Ir a una fiesta: ¿Es prudente llevar a los niños?

En esta temporada de fiesta y muchas celebraciones, es posible que te pongas a pensar en todas las actividades que tienes en familia, en la escuela o iglesia, además de los cierres de año en las oficinas. Seguro que tienes varias invitaciones pendientes y debes asegurarte de confirmar con tiempo y prepararte para ello. La …
Univision
6 Dic | 3:07 PM EST

En esta temporada de fiesta y muchas celebraciones, es posible que te pongas a pensar en todas las actividades que tienes en familia, en la escuela o iglesia, además de los cierres de año en las oficinas. Seguro que tienes varias invitaciones pendientes y debes asegurarte de confirmar con tiempo y prepararte para ello.

La preparación para ir a eventos o fiestas, va más allá de confirmar la asistencia, tener a la mano la ropa adecuada, cocinar un plato para compartir o conseguir un regalo si es que debes llevarlo. También hay que pensar si se puede o no llevar a los niños.

¿Cuándo es prudente o no llevar a los niños a una fiesta?

Pues si se trata de una fiesta infantil no hay mucho en qué pensar, son para ellos, las disfrutan al máximo y regularmente cuando los invitan, la mayoría de los amigos tienen la misma edad.

Cuando es un matrimonio, dependiendo de la hora, el lugar de la ceremonia y recepción y cómo será el festejo, es probable que no sea adecuada para ellos. En ocasiones hay parejas que no desean que lleven niños a sus bodas porque se aburrirían, ya que seguramente sólo habrá uno o dos en la ceremonia o tienen música y baile hasta altas horas de la noche y no sería aconsejable.

Si se trata de una celebración de la oficina, la mayoría empieza con una reunión social o una cena, pero luego podrían seguir la fiesta en otro sitio, y si llevas a los niños es probable que te pierdas del resto porque hay que llevarlos a casa.

En cambio, si es un evento de Navidad o año nuevo, debes pensar en pasar el mejor y mayor tiempo de calidad con ellos. Pero si vas a una fiesta, lo mejor es que ellos hagan parte y se sientan cómodos y en familia, si no va a ser así, es mejor no llevarlos o dejar de ir.

Lo importante es que puedas pensar con tiempo y no tener situaciones incómodas con tus pequeños. Puede que ellos se porten muy bien, pero también podrían portarse mal, o que hagan mucho ruido jugando. Piensa que ellos podrían estar bien por un buen rato, pero luego quieran descansar y no haya dónde hacerlo, quieran dormir y no puedan, quieran correr y la situación no se preste. Entonces el llanto, la desesperación y las malas caras abundan. Cambia todo y pasarás un mal rato.

Algunos Consejos

Pregunta con tiempo si otras personas llevarán a sus niños o si habrá alguien pendiente de los pequeños. Fíjate si tienen algún salón o lugar acondicionado para ellos, si tendrán actividades o juegos, juguetes o hasta si tendrán disponible un buen sofá para descansar. Si es posible, lleva juguetes para distraerlos y hasta una merienda. Habla con los pequeños y diles que la idea es pasar buenos momentos, que deseas que disfruten tanto como tú. Elógialos cuando se porten bien y verás resultados. Así tendrás todo bajo control.