Introduciendo comida a nuestros bebes: segunda parte

Esta es la segunda parte de una serie de tres artículos donde te platico como le hice para introducir alimentos sólidos a mis hijos. La primera parte la puedes encontrar aquí. Como te dije en la primera parte, es súper importante que te pongas de acuerdo con tu doctor. Yo te platico mi camino como …
Univision
23 Nov | 8:00 AM EST

Esta es la segunda parte de una serie de tres artículos donde te platico como le hice para introducir alimentos sólidos a mis hijos. La primera parte la puedes encontrar aquí. Como te dije en la primera parte, es súper importante que te pongas de acuerdo con tu doctor. Yo te platico mi camino como mamá, lo que me funcionó y lo que no. Es importante que hagas un plan con tu doctor, pero acuérdate que nadie conoce mejor que tú a tu bebé. Sigue tu intuición, observa bien a tu bebé como va reaccionando con cada uno de los alimentos que le vas dando a probar. Cada niño es diferente, en mi casa Santiago devoraba todo. Él era feliz probando, explorando nuevas texturas y sabores. Sofía, le daba exactamente lo mismo, me daba la impresión que para ella comer era sólo una cosa más que hacer durante el día. Romina, lloró y lloró cuando sintió la primera papilla en su boca. A la pobre le costó mucho trabajo empezar a comer sólidos.

Como ves, los tres de mis hijos fueron totalmente diferentes, cada uno tuvo sus tiempos y sus gustos. Y siempre los respeté, les fui dando la comida sólida a su paso. Lo que sí hice con los tres fue no darles nada de azúcares refinadas. Y mira que me costó un poco ir en contra la corriente, sobre todo de las abuelas. Antes se pensaba que para que comieran  los niños había que endulzar los potajes. Lo peor de todo es que los endulzaban con una miel, según esto para bebés, que sólo esta hecha jarabe de alta fructuosa. Nada saludable ni bueno para los niños de esa edad. Como ya te platiqué en la primera parte, mi meta siempre ha sido comer lo más apegado a la naturaleza, comer comida sana y limpia de todo químico.

Por eso cuando fue el tiempo de introducir cereales, siempre busqué los integrales y los naturales. No las cajas de cereal sobreprocesadas y refinadas que nos venden. Yo empecé con avena. A la hora de cocer el avena le ponía un poco más agua de lo normal. Si la ración normal para cocer la avena es 1/3 de avena por una taza de agua, yo siempre le ponía un poco más, como 1/4 de taza mas. La idea es dejarla a fuego lento hasta que esté totalmente cocida y desbaratada. Ahora, a esta base, le puedes poner potaje de camote con un poco de canela, o ponerle manzana o pera. Y claro, cuando se me venía el tiempo encima, el desayuno super saca apuros era: un plátano machacado con dos cucharadas de avena cocida y tantita canela en polvo.

Hay muchos granos integrales que puedes ir introduciendo a la dieta de tu bebe. El amaranto es una maravilla, el arroz integral, la cebada y el mijo. Cuece todos estos granos con más agua de lo normal para que queden como potajes. Los puedes cocer junto con alguna verdura. Por ejemplo, mijo o arroz integral con bróculi o coliflor. Al final, y ya que esté todo super bien machacado ponle una mínima pizca de sal de mar.

Conforme vaya creciendo tu bebé y vaya aceptando cada vez más los cereales, frutas y verduras ve machacándolos menos. Así cuando de el salto a la siguiente etapa y el quiera empezar a comer solo se le va hacer más fácil.

De verdad vale la pena ponerle todas las ganas del mundo al primer año de la alimentación del bebe. Vale la pena sentar una buena base, educar su paladar y hacer que salten de felicidad cada vez que vean el bróculi.