Hábitos infantiles y cómo lidiar con ellos: del chupete a los dedos en la nariz

Mis hijas nunca estuvieron apegadas a frazadas o muñecos para dormirse o viajar. Tampoco tuve que lidiar mucho para que dejaran el chupete o chupón o para que dejaran los pañales. Hubo una fase corta en la que la más pequeña reclamaba su chupete (“bibi” como le llamaba) cuando le daba sueño y sin él …
Univision
22 Ene | 2:22 PM EST

Mis hijas nunca estuvieron apegadas a frazadas o muñecos para dormirse o viajar. Tampoco tuve que lidiar mucho para que dejaran el chupete o chupón o para que dejaran los pañales. Hubo una fase corta en la que la más pequeña reclamaba su chupete (“bibi” como le llamaba) cuando le daba sueño y sin él no se dormía, de manera que yo me aseguraba siempre tener uno a la mano para evitar una desvelada familiar.

De todos los hábitos infantiles, el único que ahora tengo que resolver es el hecho de que mis hijas no se duermen si no estoy en el cuarto con ellas, y muchas veces si no estoy dormida en su cama se despiertan y me van a buscar a la mía.

Asumo toda la responsabilidad por esta situación, porque siempre me gustó dormir con ellas y hacerles cosquillitas para que se durmieran, como a ellas les gusta. Pero claro, este hábito ha creado conflictos porque hay noches en las que quiero ver una película o simplemente dormir en mi cama y no es tan fácil como quisiera que ellas se duerman solas en su cuarto.

Si eres uno de esos padres que ahora está intentando quitarle el chupete (pacifier) a tu hijo, o queriendo que se desprenda de su blanket o que aprenda a dormir solo, aquí comparto consejos en cuanto a los hábitos infantiles y técnicas de expertos y de otros padres que aseguran que tuvieron éxito con ellas:

1- Chupetes: Hay diversidad de opiniones en cuanto a qué edad el bebé o infante debe dejar el chupete. Algunos consideran que pasado el primer año de vida ya es tiempo, pero hay casos en los que los chicos usan el chupete hasta los 3 años. Cualquiera sea el caso, cuando llega la hora de sacarlo, hay que armarse de paciencia y tener un plan. Algunos padres aseguran que la mejor forma es hacerlo gradualmente y limitar el uso del chupete primero sólo en la casa, después sólo para dormir y ya luego no usarlo más. Otra técnica es la de decretar el día del niño más grande y explicarle a nuestro infante que como llega ese día, es tiempo de dejar el chupete y pasárselo a un bebé que lo necesita. Se requiere determinación, porque habrá lágrimas y gritos de reclamo por días y eso no es algo fácil para nadie.

2- Dormir solos: Los niños necesitan sentirse seguros para dormir solos, o en sus cuartos. Una forma es decirles que regresarás al rato y cumplirles para que vean que no les mientes. Leerles cada noche es una forma de ayudar a crear una rutina para el sueño. Y es vital no tener televisores o tabletas prendidas para no que no distraigan. En mi caso, celebro con mucho entusiasmo cada noche que mis hijas duermen solas. Muchas veces les comento que porque ya duermen solas, ya podemos ir a hacer ciertas cosas que sólo son para “chicos más grandes”.

3- El juguete favorito: No hay nada de malo en que los chicos tengan un juguete favorito si es que no interrumpe sus tareas diarias y no es una condición para hacer cosas. Si tu hijo no quiere ir a dormir a la casa de la abuela o viajar o salir de paseo sin su juguete o su frazada, entonces es tiempo de empezar un plan para cambiar eso. Una forma, al igual que con el chupete, es limitar su uso a ciertos lugares (sólo en la casa, o sólo en el carro). También es una buena idea sugerirle otros juguetes o juegos para que se distraiga y deje de lado su favorito y vea que aún puede divertirse o sentirse tranquilo sin él.

4- Chuparse el dedo: Afortunadamente, la mayoría de los chicos dejan de hacerlo solos, antes de comenzar su etapa escolar, pero aún así, si crees que tu hijo debe dejar de chuparse el dedo, mira exactamente por qué lo hace—si es que tiene sueño, o está aburrido o se siente asustado. En base a ello, ayúdalo a buscar otras opciones.

5- Meterse el dedo en la nariz: De todos los hábitos infantiles, éste puede ser el más desagradable pero no es grave ni preocupante. Leí por ahí que más de un 70 por ciento de los chicos aprenden a meterse el dedo en la nariz de sus padres. Así que una forma de evitar que esto ocurra es no hacerlo, y si tu hijo tiene la costumbre de quitarse los mocos con los dedos, intenta siempre tener a la mano papel o pañuelos para ayudarlo y para que vea que se puede quitar lo que le molesta de la nariz sin necesidad de usar sus dedos.