Grandes hitos: lo más importante, difícil y gratificante de la crianza

Gracias a los medios sociales, todos hemos capturado y compartido fotos de momentos perfectos. Y nos demos cuenta o no, estas fotos crean expectativas en nuestras vidas—especialmente cuando se trata de los grandes hitos o momentos especiales en el desarrollo de nuestros hijos. Existen fotos de los hijos de nuestros amigos, adorables y felices, celebrando …
Univision
10 Feb | 6:16 AM EST

Gracias a los medios sociales, todos hemos capturado y compartido fotos de momentos perfectos. Y nos demos cuenta o no, estas fotos crean expectativas en nuestras vidas—especialmente cuando se trata de los grandes hitos o momentos especiales en el desarrollo de nuestros hijos. Existen fotos de los hijos de nuestros amigos, adorables y felices, celebrando ese primer día o acontecimiento importante en sus vidas. El regreso a clases este año fue un ejemplo de esto.

El aluvión de fotos del primer día de escuela mantuvo a mis amigos pidiendo fotos de mis hijos—después de todo, estaban comenzando la pre-primaria. Claro, era uno de los grandes acontecimientos en la crianza de mis hijos. Y yo sabía cuáles eran las imágenes emblemáticas que estaban esperando: una foto idílica de dos niños sonriendo y listos para comenzar su educación formal. Y estoy de acuerdo que una foto como ésa hubiera sido muy buena. Pero, ésa, definitivamente no era nuestra realidad.

La escuela había decidido separar a los dos muchachos en dos clases diferentes. En teoría, yo apoyaba la decisión. Yo quiero que sean unidos, y es asombroso pensar que ellos siempre van a tener ese vínculo especial con el cual otras personas no se pueden identificar, pero yo también deseo que sean personas únicas independientemente de su relación de hermanos gemelos. Sí, el hecho de que estuvieran en aulas separadas tenía sentido—en teoría. Hasta que llegó el primer día de clases y comenzaron los lagrimones.

Ahora ya han pasado dos meses desde ese primer día de clases y, por supuesto, las cosas han mejorado. (Justo como, desde septiembre, yo sabía que ocurriría, pero era sólo un pequeño consuelo, ya que yo notaba que los muchachos sufrían de ansiedad de separación.) En el presente, todavía tienen sus momentos, pero, en general, se están ajustando como les sucede a todos los muchachos. Los nervios del primer día de clases era sólo uno de los muchos pasos a seguir y una experiencia de aprendizaje, tanto para ellos, como para mí.

¿Cuántos más de esos momentos desgarradores nos esperan, durante los cuales debo aparentar ser fuerte y razonable, por fuera, cuando, en realidad por dentro estoy hecho una gelatina? ¿Cuántas veces más ellos se recuperarán emocionalmente mucho más rápidamente que yo? Seguramente que muchas más. De eso estoy convencido. Estamos solamente comenzando.

Pero junto a las cicatrices emocionales, también existe motivo de orgullo. Algo que para ellos parecía ser completamente abrumador unas pocas semanas atrás, ya casi se ha superado magistralmente ¿No te parece genial? Ellos son mucho más fuertes de lo que se imaginan. ¡Esperemos que como papá yo lo sea también! Porque aunque tendremos cantidad de fotografías de momentos perfectos, sé que también habrá más lágrimas, más temor y más crecimiento en el futuro.

¿Cuáles de los grandes hitos en la vida de tus hijos han sido los más emotivos para ti?