Foco: crea un nuevo espacio de realidad “aquí y ahora” entre los más pequeños

Foco: lo que dirige tu atención, es lo que es. Si te concentraras en aquello que “es lo que es”, lo que “no es”, pasaría a un segundo plano, ya que no existiría en ese determinado segundo. ¿Cómo podemos redirigir nuestro foco de atención, desde el nivel de conciencia, hacia aquello que deseamos? Mejor aún, …
Univision
8 May | 2:13 PM EDT

Foco: lo que dirige tu atención, es lo que es. Si te concentraras en aquello que “es lo que es”, lo que “no es”, pasaría a un segundo plano, ya que no existiría en ese determinado segundo. ¿Cómo podemos redirigir nuestro foco de atención, desde el nivel de conciencia, hacia aquello que deseamos? Mejor aún, ¿cómo podemos enseñar a nuestros hijos a centrar su atención en el tan anhelado presente, aquí y ahora? Aunque todavía siguen los debates en torno a nuestras capacidades de poder percibir el futuro, lo que sí se ha demostrado es la importancia de construir un foco desde el presente, para generar mejores estados anímicos y para la consecución de sueños.

A continuación, te ofrezco algunas alternativas para desarrollar un nuevo foco dirigido hacia el presente en nuestros pequeños:

1. El aquí y ahora comienza en su cuarto: Como todo trabajo importante, el trabajo comienza en sus mentes y en su casa. Elimina todo aquello que ya no resulta necesario o que forma parte del pasado. Si puedes obsequiar algunos de los juguetes que ya no utiliza tu hijo o la ropa que ya no le sirve porque tu niño ha crecido, mejor. Convierte esta tarea en un ritual que aporte a otros y en donde a su vez, todos en la familia aprendan el arte del desapego. Nuestro entorno refleja lo que somos, no lo olvides. De igual manera, regálales una pequeña pizarra—o créenla en casa—y enséñales a crear una lista titulada “Hoy” en donde coloquen, todas las mañanas, las prioridades para ese día.

2. Sueños visibles por todos lados: Provoca que tus hijos sean capaces de documentar, a través de una “cartulina de sueños imposibles” o vision board todos aquellos anhelos que parten de su mente y su corazón. Este ejercicio funciona como una poderosa herramienta de visualización. No solamente resulta genial para los más pequeños, particularmente en el proceso de familiarizarlos con el proceso de soñar y alcanzar metas futuras desde el presente, sino que además, resulta perfecta para los mayores o los padres. Utilicen láminas y dibujos bien atractivos, de gran colorido y que llamen nuestra atención. La idea es que siempre tengamos en el presente nuestro norte.

3. Los cinco minutos del aquí y el ahora: Te invito a crear un ejercicio interesante; obtén cinco minutos para que tus niños se sienten cómodos, en una toalla o colchón, y que cierren sus ojos. Inspírales con una música suave, mientras les enseñas el interesante ejercicio de meditar y colocar su mente en blanco. Busca información en la internet sobre meditación para los niños. Crea espacios de la naturaleza en su mente. Hermosos lagos e imágenes vívidas que le hagan experimentar una paz increíble, con todos sus sentidos, son fundamentales para la meditación. Utiliza una voz melodiosa con tus indicaciones mientras tienen sus ojos cerrados para que sientan cada parte de su cuerpo, en el presente (sus ojos, su boca, su pecho, su corazón su respiración…) ¡Hasta el dedo meñique cuenta!

4. Crea un foco dirigido hacia el futuro, desde el presente: Genera un espacio para que tus hijos analicen cómo será su desarrollo integral, en sus distintos niveles (espiritual, mental, emocional y físico). Imagina cómo sería el mundo si todos se concentraran en esta perspectiva desde pequeños y si actuáramos desde nuestra visión? Preguntas tales como, ¿cuál es tu misión?, ¿cuál crees que es tu propósito en el planeta Tierra? y ¿qué deseas lograr, a partir de diez años? son trascendentales para que tu niño inicie un proceso de auto-observación, desde pequeño.

5. Somos… ¿lo que hablamos?: Logra que tus hijos analicen de qué hablan constantemente. Enséñales incluso a que puedan reconocer, su tono de voz, el subtexto o las palabras de uso predominante. Tomar un curso de actuación u oratoria debería estar entre las prioridades de tus hijos en algún momento de su vida, como parte de su formación personal y profesional. El proceso de ser conscientes de nuestros cambios a nivel corporal (respiración, latidos del corazón), así como de lo que hablamos y escribimos, nos permite conocer un poco más de nuestro presente y de lo que proyectamos hacia el futuro.

6. Plan de vida: Invita a que tus hijos creen un plan de vida, como un ejercicio interesante y sin apego a los resultados. Utiliza, en dicho plan, sus mayores anhelos, como vehículos para reflexionar sobre sus metas futuras. Creen pequeños objetivos que puedan ser cumplidos en corto tiempo. Sobre todo, ¡celebren los logros de cada objetivo cumplido y sean creativos al concebir el plan de sus sueños!

Dicen que solamente importa el presente: nada más valioso que ese regalo, el que nos brinda el Universo en cada soplo de vida. ¿Están listos para comenzar desde el aquí y el ahora?