Estimular la comprensión de lectura con juegos motivadores

El mundo que nos rodea está repleto de mensajes escritos: en periódicos, libros, etiquetas de envases de productos, prospectos de medicamentos, instrucciones de electrodomésticos, carteles de anuncios publicitarios, información disponible en internet, mensajes en las redes sociales, etcétera. Para acceder al conocimiento de toda esta realidad, los niños primero deben aprender a leer con el …
Univision
14 Nov | 1:36 PM EST

El mundo que nos rodea está repleto de mensajes escritos: en periódicos, libros, etiquetas de envases de productos, prospectos de medicamentos, instrucciones de electrodomésticos, carteles de anuncios publicitarios, información disponible en internet, mensajes en las redes sociales, etcétera.

Para acceder al conocimiento de toda esta realidad, los niños primero deben aprender a leer con el fin de que desarrollen su capacidad para comprender el significado de un texto. Esta habilidad les permitirá acceder a todo tipo de aprendizajes.

Diferencias entre lectura y comprensión de lectura. Relación entre conceptos.

Llegados a este punto me gustaría aclarar estos conceptos y su relación:

  1. La lectura es el proceso por el cual el niño interactúa con el texto valiéndose de su pensamiento y el lenguaje. Está claro que para que el niño aprenda a leer, es imprescindible que domine el lenguaje hablado. En este proceso lector el pequeño debe ser capaz de:
  • Reconocer las letras
  • Saber cómo suenan
  • Enlazar las letras de acuerdo a la dirección adecuada (de izquierda a derecha) para poder pronunciar la palabra
  • Relacionar las palabras y así identificar las frases que forman

2. La comprensión de lectura es el proceso por el cual el niño es capaz de entender el significado de lo que lee (las palabras y el sentido y significado global del texto en su totalidad).

Está clara la relación entre ambos conceptos: para que el niño desarrolle su capacidad de comprensión lectora (comprender el significado de un texto), primero debe saber leer (reconocer letras, palabras, relaciones entre palabras…).


¿Por qué es tan importante que los niños sepan leer y estén motivados para ello?

La lectura es la base y el instrumento fundamental para aprender en la escuela, puesto que muchos de los contenidos de enseñanza están en textos escritos. A su vez, una adecuada competencia en comprensión de lectura abrirá a los niños el camino hacia las demás áreas de aprendizaje.

Y aquí juega un papel importante la motivación. Un niño que no está motivado por la lectura manifiesta desinterés y desidia por esta actividad; es por ello que comienzan las dificultades a la hora de comprender los textos, puesto que su apatía le impide prestar atención a los contenidos que lee.

Los padres aquí jugamos un papel muy importante en la motivación de nuestros hijos para que tengan ilusión por la aventura de leer. También es fundamental que sepamos escoger los libros que mejor se adecuan a su edad e intereses.

Juegos motivadores para estimular la comprensión de lectura

  1. “Buscamos el tesoro”. Se pueden disfrazar tú y tu hijo de piratas y encontrar el tesoro que está oculto en la casa (un libro para regalar a tu hijo). Para ello tu niño tendrá que ir leyendo las pistas que encuentre por el piso, el sofá… y que le indicarán poco a poco la ubicación del tesoro: “Mira detrás de las cortinas y coge la siguiente pista. Estás cerca…”
  2. “Soy el chef”/ “Soy un inventor”. Da a elegir a tu hijo una serie de sobres decorados (en unos estarán escritas las instrucciones para crear una manualidad sencilla y en otros, las recetas de algunos de sus postres preferidos). Debe escoger uno, leer el contenido y ponerse manos a la obra (ponle un delantal si hace de chef o unas grandes y divertidas gafas sin lentes si hace de inventor). Si le tocó construir una manualidad, cuando la termine pueden jugar juntos con su invento. Si le tocó hacer un postre, ¡que aproveche!
  3. “3, 2, 1… ¡Acción!”. Este juego consiste en que tu hijo se va a convertir en su personaje de cuento o de dibujos animados preferido. Ten preparado un baúl repleto de prendas de vestir y complementos. Entre varios sobres a elegir pídele que escoja uno. En él aparecerán escritos los pasos para transformarse en el personaje así como la escena que ha de interpretar. Ejemplo: “Ponte la camiseta azul y la capa roja. Estira el brazo como si fueras a volar. ¿Quién eres?”
  4. Detectives artistas”. Este juego consiste en que tu hijo cree un dibujo siguiendo las instrucciones que ha de leer en la tarjeta que ha elegido entre varias ubicadas en distintas cajas. Debe adivinar de qué se trata. Ejemplo: “Dibuja un sol en la esquina del papel. Abajo el mar y la arena. Dibuja dos sombrillas… ¿Dónde estás?”
  5. “¿Qué harías si…?”. Da a elegir a tu hijo una serie de sobres en los que se encuentran escritas situaciones diversas: “Caminando por la calle te encuentras un perrito abandonado”, “Vas a comprar el pan pero te faltan unas monedas”… Cuando lea la tarjeta que le ha tocado, pregúntale qué haría en esa situación.


Pon en marcha tu creatividad y estimula la capacidad de comprensión de lectura de tus hijos. ¿Qué juegos se te ocurren? Comparte con nosotros tus ingeniosas ideas.