null: nullpx
Papás y Mamás

Empezando a ir al preescolar

22 Sep 2014 – 10:34 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Cuando uno está en casa cuidando de sus hijos, la idea de que empiecen a ir al preescolar trae muchos sentimientos a flote. Pero hay que pensar en lo que es mejor para ellos.

Tal vez enseguida te cuestionas lo siguiente:

  • Está creciendo muy rápido.

  • Yo estoy en casa y puedo enseñarle lo básico.

  • Está muy pequeño o pequeña todavía.

  • Esto va a traer más gastos (mensualidad, transporte, cuotas, etc).

  • Va a socializar con otros, pero también se puede enfermar con gripe o virus que otros niños tengan.

Todo lo anterior es cierto, pero ellos necesitan socializar y si es un niño bilingüe, has ido despertando en él la curiosidad de saber cómo se expresa cada cosa en los dos idiomas que está aprendiendo, y necesita hablar y hablar con otros para poder desarrollarse mejor.
Cómo elegí el preescolar

Me siento bendecida porque encontré un bonito lugar donde llevar a mi pequeña. Lo conseguí con muchos meses de anticipación porque los mejores lugares siempre se llenan y tienen lista de espera. Aceptan niños desde los dos años, tienen todos los permisos y credenciales, enseñan con amor, es todo muy limpio y organizado, es un sitio seguro, las maestras y el personal administrativo son muy cordiales, la mensualidad es cómoda de pagar y queda cerca a mi casa. Como por ahora se trata de una adaptación para la escuela, sólo irá tres días a la semana y sólo cuatro horas cada día.

Tiempo para mamá

Puedes empezar a organizar tus actividades, conseguir un empleo de medio tiempo y/o también ocuparte de lo que te gusta hacer y puedes visualizarlo como negocio.

También habrá tiempo para poder cuidarte y lucir más bella, arreglar tus uñas, tu cabello, hacerte un masaje, tomar un largo baño o ir de compras, pero todo con más calma.

Lo otro es que cuando el niño o niña no están, puedes limpiar, acomodar, cocinar más rápido y relajado, pues sólo te ocupas de una cosa a la vez. Tu pequeño explorador estará también ocupado aprendiendo y jugando, mientras tú puedes adelantar muchas tareas en casa.

Acomodar horarios

Es necesario organizarse mejor en cuanto a los horarios, planes y citas. No hay que planear nada en lo que tengas que ir con tu hijo o pueda extenderse algún compromiso porque hay que llevarlo y recogerlo.

Toca dormir más temprano y despertarse a tiempo para arreglarse y tener todo listo para “la escuela”. Lo bueno es que sólo necesitarán estar vestidos con ropa y zapatos cómodos para jugar. Nada de libros por ahora.

Desprenderse un poco

No te preocupes tanto. Todo va a estar bien. Ir al preescolar les va dando autonomía a los niños, aprenden a compartir, a ser más sociables y en la medida que van y los escuchas y ves todo lo que aprenden, sabes que vale la pena.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásNiños
Publicidad