null: nullpx
Papás y Mamás

El rol de padre involucrado: nunca es suficiente

30 Dic 2013 – 05:03 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Tengo que admitir que cuando mi hija nació en 2001, yo no era el papá más involucrado. Temía asumir el rol de padre, básicamente porque tenía 21 años, pero también tenía temor de la devastadora responsabilidad. El nacimiento de un hijo es un acontecimiento feliz la mayoría de las veces, pero siempre existe la idea subyacente de que a partir de ese momento todo cambiará.

Hace poco más de un año, un amigo, más o menos de mi misma edad, se convirtió en papá por primera vez. Él estaba determinado a involucrarse y jugar su rol de padre, pero el hecho de que al niño lo estaban amamantando, lo hacía sentir fuera de lugar. La madre de Madison y yo atravesamos por una lucha similar, y recuerdo la sensación de sentirme incapacitado por no poder tomar parte en la tarea de alimentar a mi bebé. En el caso de mi amigo, él paseaba a su hija cuando ella no paraba de llorar después de haber sido amamantada y se resistía a dormir y él lloriqueaba a la par de ella.

Es sumamente importante asegurarse de que los padres trabajen en conjunto durante la infancia de los niños. Mi amigo y su esposa se alternaban el horario del sueño para asegurarse de que uno de ellos siempre estuviera descansado y disponible para su deber como padre. En mi caso, la mamá de Madison y yo muchas veces nos enfadábamos cuando no estábamos en la presencia de mi hijo o nos criticábamos mutuamente por el estilo de crianza de cada uno. La clave para involucrar a los papás es que ellos apoyen, en vez de retar a la mamá en cuanto a la crianza. Ese debe ser el rol del padre.

A medida que los niños crecen y pasan de ser bebés a niños menores y mayores, los papás tienden a involucrarse con sus hijos de maneras muy diferentes a las madres. No existe una regla que defina claramente el rol de padre, entonces los papás tenemos que hacer el rol de padre de acuerdo a nuestros puntos fuertes. En el ejemplo anterior, mi amigo se involucró en lo único que podía hacer en ese momento, que, básicamente, era darle un respiro a su esposa. Ese fue su rol de padre. Cuando los niños crecen, en lugar de enfocarnos en “actividades específicas como papá”, hay que enfocarse en las necesidades generales del niño.

De cualquier forma, eso toma trabajo. Los padres deben colaborar en una estrategia conjunta de criar en lugar de estar debatiendo los estilos individuales de crianza. Los dos deben comunicarse entre ellos y con el hijo, según vaya creciendo.

Cuando su hijo se convierta en un adulto joven, el estar involucrado también significa no juzgar y dejar que su hijo cometa sus propios errores. Esto no quiere decir que usted se mantenga alejado. El papá y la mamá que se involucran, usualmente, se dan cuenta de esos errores que aparecen poco a poco y van a estar ahí para intervenir y poder ayudar a su hijo cuando él los necesite.

¿Alguna vez has sentido que no estás suficientemente involucrado en la vida de tus hijos? Más abajo, nos puedes dejar tus comentarios.

 

 

Reacciona
Comparte
Publicidad