null: nullpx
Papás y Mamás

El aburrimiento en la infancia: 4 beneficios

23 Feb 2015 – 12:41 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Vivimos en una sociedad dominada por la tecnología, en la que estamos demasiado estimulados, constantemente afectados por las interrupciones. Entonces parecería que no podríamos tolerar la frase típica de nuestros peques “estoy aburrido”.

Sin embargo, según los expertos el aburrimiento forma parte de la infancia y es importante para el aprendizaje en la vida de un niño.

Aquí te enumeramos cuatro beneficios que trae el aceptar aburrirse:

  1. Desarrolla la motivación: En el tiempo que nos encontramos aburridos debemos buscar una meta que nos genere cierto nivel de dificultad, que suponga un reto a superar o nos invite a explorar el mundo de manera diferente, rompiendo la rutina y encendiendo el motor para comenzar la acción.
  2. Favorece la autonomía: Cuando los niños están aburridos no conviene brindarles una solución inmediata. Dejemos que puedan realizar una reflexión personal, sobre las motivaciones intrínsecas, buscando dentro de ellos mismos una actividad para llevar a cabo.

Así generaremos autonomía en la toma de decisiones, y les enseñaremos a buscar soluciones en la soledad a través del pensamiento de nuevas ideas.

  1. Ayuda a tolerar la resistencia a la frustración: Nos ayuda a cultivar nuestra paciencia y tolerancia, porque el aburrimiento no puede cambiarse de inmediato. Debemos tomar conciencia de la realidad y poder hacer algo al respecto, pero es un proceso que requiere tolerancia.
  2. Aumenta la creatividad: El aburrimiento provocaría en el niño, un escenario para que pueda buscar soluciones y salir de este momento tedioso. Parece contradictorio, pero nos provoca una señal de alarma avisando que debemos cambiar o renovar algo. Y entonces, surge la motivación para cambiar la situación. Te obliga a inventar algo diferente…

El aburrirse ¡es parte de la vida! debemos empezar a cambiar nuestra mirada, y transmitir a nuestros niños que son necesarios los momentos de aburrimiento—e incluso es bueno agendarlo—para nuestro bienestar general.
En vez de agotar el tiempo de los chicos con tantas actividades, deberíamos enseñarles a reconocer y aceptar el aburrimiento, para que encuentren nuevas motivaciones y comiencen a crear sus propias actividades.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásNiños
Publicidad