null: nullpx
Papás y Mamás

¿Cuándo es tiempo de que los niños usen anteojos?

19 Jun 2014 – 01:22 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Hace un par de semanas llevé a mi hija mayor al oculista y le recetaron anteojos. Las primeras horas de uso fueron bárbaras, porque estaba feliz con su nueva adquisición, pero después se le cayeron, nos olvidamos de ponérselos y hasta los perdimos por unas horas. Pero ella los necesita y de a poco nos vamos acostumbrando a esta nueva forma de vida.

Durante la visita al centro de ojos le pregunté a la doctora a qué edad se recomienda que los pequeños hagan su primer examen de vista y me explicó que la Academia Americana de Oftalmólogos sugiere que los bebés tengan su primer examen comprensivo de la visión a los seis meses y que luego tengan otro a los tres años y otro más antes de entrar a kínder, a los cinco años.

Si bien a los pequeños les cuesta quedarse quietos y seguir las indicaciones de los médicos de mirar arriba, abajo, leer las letras y más, es necesario hacer la consulta médica porque cerca de un 10 por ciento de los chicos preescolares, y un 25 por ciento de los pequeños en edad escolar tienen problemas de visión.

Como en todas las enfermedades y condiciones, cuanto antes se diagnostiquen, más son las posibilidades de corregirlas o curarlas.

Para los infantes y niños que son diagnosticados con problemas de visión, los médicos asignarán fechas para hacer seguimiento y hacer decisiones basadas en resultados.

La cita con el oculista

Si vas a hacer una cita con el médico de la visión para tu hijo o hija, asegúrate de hacerla para un horario en el que tu pequeño esté despierto y de buen humor, ya que el examen de los ojos toma tiempo y hay que ser muy pacientes. En mi caso estuve tres horas y media en el lugar.

También hay que tener a mano la historia médica familiar y la del embarazo, para saber qué factores pueden influir en los problemas de visión de los hijos.

Es importante que el médico sepa si has tenido historia de parto prematuro, si tu pequeño tiene retraso motor, si se refriega los ojos seguido, si no puede mantener contacto de ojo a ojo con otra persona, si tiene problemas para reconocer objetos o si manifiesta dolores de cabeza frecuentes. Es muy raro que los chicos digan directamente que tienen problemas para ver, por eso hay que tener en cuenta lo anterior para tener un indicativo de que la visión necesita ser corregida.

La aceptación de los anteojos

Me causó una agradable sorpresa saber que mi hija estaba feliz con sus anteojos. De hecho lloró tanto cuando le dijeron que tenía que esperar una semana para usarlos, que los ópticos decidieron hacérselos antes y los tuvieron listos en 24 horas.

Si ese no es el caso de tu hijo, hay que armarse de paciencia e intentar hacerles entender que esos anteojos son una herramienta que les permite jugar con sus amigos, ver sus películas favoritas, leer sus cuentos y ser buen alumno en la escuela.

Cada vez veo más pequeños usándolos, por lo que creo que los chicos de ahora no se deben sentir tan extraños, ya que siempre hay alguno otro compañerito de clases que usa lentes; o espero que así sea.

¿Tienes hijos con anteojos? ¿Cómo ha sido tu experiencia?

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásNiños
Publicidad