null: nullpx
Papás y Mamás

Cómo aplicar el feng shui al cuarto de tu hijo

15 Abr 2014 – 01:21 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Según los expertos, el feng shui es el conjunto de acciones que producen poderosos y armoniosos resultados. Este sistema ancestral, propone técnicas de distribución y decoración para los diferentes espacios de nuestro hogar, con el propósito de ayudar a sentirnos a gusto cada día.

Es importante aplicarlo en el cuarto de tu hijo para ayudar a mejorar su calidad de vida, siempre teniendo en cuenta las preferencias de él.

Aquí compartimos algunas recomendaciones de este arte milenario chino:

  1. Mantener el orden: Limitar los objetos que se encuentran en la habitación es fundamental para que la energía fluya libremente. Mantener prolijidad en los armarios y cajones del lugar le va a generar facilidad para encontrar sus cosas y evitará que se irrite al no encontrar algo que busca. Aquí el orden que tengamos en nuestro dormitorio será modelo a seguir para ellos.
  2. La ventilación: Es importante ventilar unos 30 minutos por día para que la energía fluya libremente y pueda entrar la luz del sol proporcionando claridad y calidez en cada ambiente.
  3. Elegir materiales naturales: Se deben usar preferentemente maderas, fibras naturales y pinturas de agua, dejando a un lado los materiales sintéticos.
  4. Elección del color: Los colores en feng shui poseen diferentes niveles de energía. Por esto algunos son convenientes y otros no tanto. Es mejor seleccionar tonos claros que no alteren y brinden serenidad para el momento de descanso. No recomiendan usar los colores negro, gris y rojo.
  5. No tener televisor en el cuarto: El uso de aparatos eléctricos es desfavorable para la circulación de la energía. Además, en la rutina diaria puede provocar insomnio alterando el proceso de sueño del pequeño.
  6. Posición de la cama: No hay que colocarla directamente atrás de la puerta, sino buscar la “posición de rey” que consiste en ver desde la cama hacia la puerta y hacia un panorama completo de toda la habitación.
  7. Evitar la presencia de agua: El agua está en movimiento constante lo cual puede generar distracción e intervenir en el descanso tranquilo de tu hijo.

Éstas son sólo sugerencias generales del feng shui. No olvides contratar a un experto que te asesore porque cada hogar tiene características propias.
Y tú, ¿cómo has aplicado este arte milenario en el cuarto de tu hijo?

Reacciona
Comparte
Publicidad