null: nullpx
Papás y Mamás

Científicos concuerdan que la inteligencia se hereda de las madres

Queda 'comprobado' que si bien la genética no es el factor más determinante en cuanto al desarrollo de la inteligencia, la influencia de la madre sí es predominante. Así que madres, ¡a sonreir!
21 Sep 2016 – 3:35 PM EDT

Un reciente post de Psychology Spot recoge lo que varios estudios han proclamado durante años: la inteligencia se hereda de las madres. Son varios los reportajes que hablan de la influencia de la madre en el desarrollo de la inteligencia en sus hijos, pero la relación genética entre uno y otro también es comprobada.

La sicóloga Jennifer Delgado ha publicado un artículo que ha sido motivo de debate esta semana, y no es para menos. Su publicación en Psychology Spot habla sobre el vínculo que existe entre una madre y la inteligencia de sus hijos. Ella explica que a pesar de que el coeficiente intelectual con el que se nace no determina definitivamente la inteligencia de un niño, la inteligencia de la madre sí podría hacerlo. El vínculo parece existir tanto en términos de crianza y desarrollo como en términos genéticos.


Todo niño recibe de sus padres un cromosoma, ya sea este X en el caso de la madre o Y en el caso del padre. Si el bebé recibe dos cromosomas X (uno de su madre y otro de su padre) será niña. Por el contrario, si el bebé recibe un cromosoma X de su madre, y un cromosoma Y de su padre, este será niño. Los genes de la madre terminan mayoritariamente en la corteza cerebral, mientras que los del padre terminan en el sistema límbico. La corteza cerebral es la que alberga materia gris y donde se pueden ubicar los cuatro lóbulos del cerebro. Se la asocia con funciones cerebrales superiores. El sistema límbico, en cambio, se relaciona con la porción emocional del cerebro. Este hallazgo derriba todo argumento sobre las 'mujeres emocionales y los hombres racionales'.

Por si esto fuera poco, hay aún más pruebas de la contribución de las madres a la inteligencia de sus bebés. El cromosoma X alberga alrededor de 1200 genes, enorme diferencia con los 100 genes aproximadamente del cromosoma Y. Ninguno de los genes del cromosoma Y tiene relación con la cognición, sin embargo, al menos 150 genes del cromosoma X están directamente relacionados con la inteligencia. Dentro de la inteligencia heredada directamente de las madres está la porción verbal que el menor desarrollará a futuro. No que no se pueda trabajar en desarrollar un buen vocabulario posteriormente, pero los cimientos y aptitudes para hacerlo vienen heredados directamente de la madre.


Adicionalmente, estudios como el de la Universidad de Minnesota echan luz sobre la relación entre las madres y sus hijos durante las etapas tempranas de su desarrollo. Científicos de la Universidad de Minnesota determinan que los bebés que desarrollan fuertes vínculos con sus madres en los primeros años de vida pueden jugar y resolver juegos simbólicos más complejos más temprano que otros niños.

Por otra parte, científicos de la Universidad de Washington en St. Louis determinaron que los niños con madres atentas y comprensivas terminan desarrollando hipocampos más grandes. Es decir, combaten la genética, desarrollando la parte del sistema límbico dedicada al aprendizaje y a la respuesta ante el estrés y la frustración.

La Dra. Joan Luby, experta en desarrollo infantil y directora del Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Washington en St. Louis cree que este vínculo entre la crianza materna y el desarrollo debe ser bien comprendido por educadores y legisladores. Al ser el desarrollo infantil un tema con repercusiones a futuro, afecta desde el aparataje legal, hasta a la salud pública y con consecuencias a largo plazo.


Queda 'comprobado' que si bien la genética no es el factor más determinante en cuanto al desarrollo de la inteligencia, la influencia de la madre sí es predominante. Así que madres, ¡a sonreir! El niño se parece a ti, más de lo que crees.


Más contenido de tu interés