Cartas al futuro: fomenta en tus hijos los planes a largo plazo

Imagina que tu hijo encuentra una caja dorada titulada “cartas al futuro”. La curiosidad es atrevida: ¿tú serías capaz de abrir esa caja mágica, para así descubrir los grandes tesoros de los pasos ulteriores de tus hijos? ¿Qué tal sería aprovechar los beneficios de este ejercicio interesante, que he denominado como la “caja del futuro”? …
Univision
12 May | 1:36 PM EDT

Imagina que tu hijo encuentra una caja dorada titulada “cartas al futuro”. La curiosidad es atrevida: ¿tú serías capaz de abrir esa caja mágica, para así descubrir los grandes tesoros de los pasos ulteriores de tus hijos? ¿Qué tal sería aprovechar los beneficios de este ejercicio interesante, que he denominado como la “caja del futuro”?

A continuación, te proveo algunas alternativas para realizar este ejercicio con tus hijos:

Te invito a leer sobre la motivación intrínseca versus la motivación extrínseca de nuestra mente. Descubre cuáles son las motivaciones que mueven a tus hijos a realizar determinadas conductas, desde su interior y con poco refuerzo externo (pasatiempos favoritos, metas recurrentes). Asimismo, descubre aquellos elementos que te permitan conocer un poco más de ellos: precisamente, el Coaching y otras técnicas relacionadas resultan adecuadas para reconocer nuestra proyección hacia el futuro. Por ejemplo, la técnica denominada como “Qué tal si”/ “What if?” se considera una gran herramienta para ello: “qué tal si… tuviera una varita mágica y pudiera transportarme, de aquí a cinco años, ¿qué hubiese logrado?” “Qué tal si…pudiera convertirme en millonario en este instante, ¿en qué invertiría todo mi tiempo?, ¿a qué me dedicaría?, ¿a qué población o entidad ayudaría?”

Descubre la diferencia entre objetivos, metas, sueños y propósito

Uno de los grandes retos consiste en que tu hijo sea capaz de visualizar hacia el futuro, mientras concreta ciertos pasos que rindan frutos a largo plazo. Todo ello está relacionado con distinguir la importancia de a) establecer pequeños pasos para lograr un objetivo mayor, versus generar un objetivo inalcanzable, b) generar fechas límites para lograrlo, versus dejarlo todo a la merced del tiempo y c) reconocer aquello que es realista, versus idealista.

El peor enemigo de las cartas al futuro: la procrastinación

Te invito a descubrir qué significa la palabra “procrastinación”, puesto que es el antagónico de los objetivos a largo plazo. ¿Qué motiva a tus hijos a “dejar todo para mañana”? Por otro lado, ¿en qué tareas tus hijos resultan ser muy cumplidores y qué les motiva a ello? Crea un justo balance entre aquellas tareas que ellos pueden realizar de forma efectiva y las que aún no pueden lograr cumplir. Invítales a reflexionar sobre ello: busquen alternativas para descubrir las recompensas a largo plazo que se generan en nuestra mente y que proveen beneficios en nuestro entorno cuando cumplimos. Provoca que las recompensas y las motivaciones se encuentren en su interior, más allá de la satisfacción de hacer sentir bien a los padres.

Cartas al futuro

Luego de haber leído sobre todos estos elementos tan interesantes y dirigidos a establecer metas a corto plazo (con grandes proyecciones a largo plazo), te aseguro que ya estarás listo para nuestro reto de hoy, denominado “cartas al futuro”. Te invito a obtener una caja dorada y a invitar a tus hijos a escribir dos cartas: una, que incluya todo lo que quieran lograr de aquí a un año, y otra con lo que habrán logrado de aquí a cinco años. Lo interesante de esta carta, es que debe estar redactada en el presente: “Hoy, yo, ___________, en pleno 2015, ya conduzco por las calles de Miami y he logrado obtener una calificación mayor a B+ en la clase de Química”. Deberán describir cómo se sienten al haberlo logrado, esto es importante: “Me siento feliz de haber conseguido graduarme de cuarto año y lo puedo saber por la manera en que todos sonreímos”. Posterior a ello, van a guardar la carta en la caja y la van a cerrar en un sobre que indique: “No abrir, hasta en un año” (o cinco, dependiendo de la carta). Te invito a hacer este ejercicio con metas a corto plazo, incluso de forma mensual. De esta forma, estarán abriendo la caja dorada cada cierto tiempo, para ver cómo van en el progreso de sus grandes anhelos. Mientras más nos acostumbremos al proceso deliberado de soñar y determinar metas y objetivos específicos para lograr nuestros sueños, mejor estaremos construyendo nuestro futuro.

Cartas cruzadas

Te invito a crear “cartas cruzadas” para tus hijos (o incluye la de ellos, para ti) en donde les felicitas por haber logrado determinadas metas o incluyes algunas proyecciones que intuyes sobre su futuro, en el tiempo que determinen.

Por último, no olvides incluir un sobre con una carta en blanco: a dicha misiva, la titularemos “la carta sorpresa”. Que sea el destino, sus ángeles y sus coincidencias los que nos sorprendan, a nosotros y a nuestros hijos, con un mar de sueños inesperados y realizados. ¡Comencemos nuestra travesía hacia el futuro, desde el presente!