Papás y Mamás

Cápsulas de detergente que parecen caramelos siguen poniendo a nuestros hijos en serio peligro

En lo que va del 2016, la Asociación Americana de Control de Envenenamiento reportó 6,843 casos (de Enero a Julio) de niños de 5 años y menores que fueron expuestos a los efectos nocivos de estas cápsulas.
9 Ago 2016 – 11:05 AM EDT

Desde que comenzó el 2016 más de 6.800 niños menores de cinco años protagonizaron accidentes con cápsulas de detergente que confundieron con ‘candy’. Pese a las recomendaciones de organizaciones de consumidores y de los pediatras, los números de incidentes no se reducen, ni tampoco la fabricación y venta de este tipo de envase.

Una ida al supermercado basta para ver la variedad de cápsulas de detergente llenas de color. Estas cápsulas están empacadas y diseñadas para que al contacto con agua, el envase explote, esparciendo el detergente sobre todo lo que necesita ser lavado.

Atractivas con contenido en gel de distintos colores, estos ‘pods’ son increíblemente peligrosos ya que terminan por llamar la atención no sólo del comprador sino también de pequeños “consumidores” con resultados terroríficos.

Desde el 2012, año en que se lanzaron al mercado, estas cápsulas de detergente han sido ingeridas por miles niños alrededor del mundo que las confunden por caramelos.

En lo que va del 2016, la Asociación Americana de Control de Envenenamiento reportó 6,843 casos (de Enero a Julio) de niños de 5 años y menores que fueron expuestos a los efectos nocivos de estas cápsulas.


Coloridas y muy peligrosas

Un año después de su salida al mercado, la madre de un bebé de siete meses en Florida vivió la peor tragedia de su vida después de encontrar a su bebé chupando cápsulas de detergente que ella había dejado en el canasto de ropa sucia encima de la cama mientras el niño dormía. El pequeño falleció poco después de ser llevado al hospital.
Durante años se han manejado campañas para prevenir la ingesta de detergentes por parte de menores de edad pero en el caso de las cápsulas la prevención es aún más urgente.

La ingesta de detergentes comunes causa severos dolores estomacales y de garganta con irritación y vómito. En el caso de las cápsulas los efectos son mucho más preocupantes porque a pesar de que todavía no se conocen exactamente las causas, el detergente en las cápsulas suele ser mucho más concentrado por lo que la ingesta resulta tóxica y nociva. Entre los efectos reportados por ingerir las cápsulas se encuentran:

  • Dificultad para respirar
  • Vómito sostenido
  • Tos
  • Flema
  • Sueño
  • Edema pulmonar
  • Paro cardiaco
  • Coma
  • Muerte

Los síntomas de ingesta sólo se van conociendo y confirmando a medida que aumentan los reportes oficiales de accidentes, algo realmente preocupante ya que se estima que la ingesta accidental de cápsulas se encuentra entre los accidentes menos reportados. Los riesgos son tan serios que médicos y especialistas no dejan de recomendar que en la casa se use detergente común (el envasado en paquetes grandes) hasta que los niños cumplan al menos seis años.

Las cápsulas se parecen tanto a dulces que la organización Consumer Reports directamente dejó de incluirlas en sus lista de recomendación de los mejores detergentes por considerarlas demasiado peligrosas.

¿Soluciones a la vista?

Europa ha tomado medidas para evitar nuevos accidentes con niños, pero en Estados Unidos, y pese a esfuerzos de organizaciones y representantes del Congreso, se sigue comercializando las cápsulas sin muchos cambios.

En los últimos meses, tanto legisladores, como consumidores y padres de niños que terminaron hospitalizados por ingerir detergentes han solicitado cambios drásticos en la forma de envasar estos químicos y lo han hecho a través de proyectos de ley y demandas civiles.

En febrero del 2015, la congresista Jackie Speier presentó un proyecto de ley para proteger a los niños de los peligros nocivos de las cápsulas de detergente incrementando los estándares de seguridad del producto, pero la aprobación fue postergada luego de que algunas compañías fabricantes hayan acordado cambios en su empaque.

¿Qué hacer para evitar accidentes?

Sólo toma un segundo de distracción, así que al igual que con los detergentes y productos de limpieza comunes, los expertos recomiendan guardar todo producto peligroso bajo llave y fuera del alcance de niños. Y en especial, no comprar estas cápsulas si hay chicos menores de seis años en la casa.

La doctora Rais Vohra, MD, Directora Médica Asociada del Centro de Control de Envenenamiento de California asegura que los accidentes en las áreas de ‘laundry’ van más allá de las cápsulas y por eso hay que tomar medidas de seguridad, siempre y tener una llave para el área de lavado, si es que tienen una en casa.

Otras recomendaciones incluyen:

  • Nunca utilizar envases de comestibles para guardar productos de limpieza ya que sólo llaman más la atención de los niños.
  • Todo cuarto donde se realiza limpieza debe encontrarse bajo llave, hasta los lugares más comunes pueden parecer sitios mágicos para jugar al escondite en los ojos de los más pequeños y los químicos de limpieza, los ingredientes perfectos para un “experimento”.
  • Tener siempre el teléfono de su centro de envenenamiento local a la mano 1-800-222-1222 y llamar inmediatamente si tiene dudas, preguntas o sospecha que tu hijo ha ingerido algún producto.

Más contenido de tu interés