null: nullpx
Papás y Mamás

Cambios efectivos en la escuela: 5 maneras de hacer la diferencia

6 Dic 2013 – 02:09 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Los niños pasan la mayor parte del tiempo en la escuela durante la semana. Los padres esperan que estén en un ambiente seguro y recibiendo una educación que les permitan desarrollarse académica, emocional y físicamente. Es importante para los padres y sus cuidadores que puedan supervisar la escuela para asegurarse que las necesidades de sus hijos estén siendo cubiertas. Cuando no es así, es el momento de cambios efectivos en la escuela.

Estos cambios no tienen que comenzar con la administración. Los padres pueden hacer una inmensa diferencia. Pensar cuándo y cómo empezar, algunas veces puede ser intimidante.

A continuación, cinco maneras de hacer que los cambios en la escuela sean efectivos.

1. Involúcrate. Los maestros, directores y otros empleados son más propensos a escuchar a alguien con quien tienen una relación que con un padre que sólo aparece para quejarse. Hazte voluntario en el aula de tu hijo, lleva a la familia a eventos patrocinados por la escuela y forma parte del PTA. Ser una parte activa en la comunidad escolar te coloca en una posición clave para ver cuáles son los cambios que deben hacerse y ayudar a crear un plan para que se lleven a cabo.

2. Utiliza tus puntos fuertes. Analiza tus habilidades. Quizás sobresales en organizar, hornear, hablar en público, escribir o recaudar fondos. Usa estas cualidades para abordar el problema.

3. Coopera. Una vez que hayas identificado tus habilidades y cómo puedes ser parte de la solución del problema, es el momento de reunir a otras personas que puedan aportar diferentes habilidades. Recluta maestros, padres y miembros de la comunidad.

4. Mantente positivo. ¿Alguna vez has oído la frase, “puedes atrapar más moscas con la miel que con el vinagre”? Lo mismo aplica en esta situación. En vez de estar constantemente señalando las fallas, alaba lo que la escuela está haciendo bien. Llévales una gran canasta con muffins con una nota de agradecimiento para los empleados reunidos en la sala del personal.

5. Pide refuerzos cuando sea necesario. Algunas veces los cambios simplemente no son implementados, no importa cuán fuerte los padres hayan tratado de trabajar con la administración de la escuela. En estos casos, es necesario contactar al distrito escolar, al superintendente o a un abogado especializado en leyes de educación. Ve directamente a este paso si la situación se vuelve peligrosa o negligente.

Las investigaciones han demostrado que los estudiantes son más exitosos cuando los padres se involucran en lo que sucede en su escuela. Ayudar a implementar cambios efectivos en la escuela beneficia a todos los estudiantes, no solamente a tu hijo.

Reacciona
Comparte
Publicidad