null: nullpx
Papás y Mamás

Buena nota: la música y sus increíbles efectos en el aprendizaje de los chicos

Los chicos que aprenden a tocar un instrumento y que lo hacen por al menos dos años tienen grandes mejoras en su aprendizaje y desarrollo del lenguaje.
10 Nov 2014 – 11:47 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Hace un par de semanas leí en varios medios una historia sobre el impacto de la música en el aprendizaje a largo plazo e inmediatamente la compartí con mi esposo, un músico profesional y profesor de música en una escuela de New York, quien siempre insiste en que la música “le salvó la vida”.

El estudio del que les hablo revela que los chicos que aprenden a tocar un instrumento y que lo hacen por al menos dos años tienen grandes mejoras en su aprendizaje y en especial en el desarrollo del lenguaje. Es decir, la música los hace mejores alumnos, los ayuda a comunicarse mejor y los pone por encima del promedio de los demás estudiantes.

La investigación fue publicada por el Diario de Neurociencia (Journal of Neuroscience) y demuestra científicamente cómo la música afecta el cerebro y genera cambios en él, especialmente en el área del lenguaje. Y con ello, también afecta la forma en la que los niños aprenden, no sólo la música, sino en general.

Tocar un instrumento hace que los chicos tengan un aprendizaje holístico: incluye trabajo físico, un poco de lógica, de matemática, un nuevo lenguaje y una nueva forma de expresarse.

Otros estudios anteriores también destacan los beneficios de la música en los niños: los ayuda a mejorar las calificaciones, reduce el tiempo de aprendizaje, ayuda a calmar a las personas hiperactivas, mejora la creatividad, ayuda a aumentar el coeficiente intelectual y mejora la memoria.

Un cerebro que trabaja distinto

Los investigadores de los efectos de la música en los niños también aseguran que el cerebro de los músicos o niños expuestos al aprendizaje de música funciona diferente a aquellos que no son músicos. Básicamente, los pequeños que aprenden a tocar un instrumento o más, usan más partes de su cerebro.

Hijos musicales: por dónde empezar

Si quieres que tus hijos aprendan música o a tocar un instrumento pero no sabes cuál o por dónde empezar, investiga en la escuela. Quizá el maestro de música pueda orientarte. Otra forma es buscar una academia de música para niños y llevarlos a varias clases de demostración, para ver a cuál de todas inscribirlo. Pero no te apures en comprar un instrumento y en obligarlo a que lo toque porque no habrá resultados buenos.

Si hay un músico en la familia, no dudes en consultarle. Quizás no pueda enseñarle a tus hijos, pero sí pueda guiarte en la búsqueda de las clases y los instrumentos. Y recuerda que es probable que uno de tus hijos quede fascinado con su instrumento y no deje de tocarlo, mientras que otro pueda ser que lo abandone a pocas horas. Es importante ayudarlos a ser disciplinados y consistentes, porque la música, como está demostrado, hará mucho más por ellos de lo que ellos puedan ahora imaginarse.

Reacciona
Comparte
Publicidad