Aunque mi hija sea la “niñita de papá”, quiero ayudarla a ser una mujer independiente

  Mi hija es definitivamente “la niñita de papá”, pero eso no significa que yo no esté consciente de que ella va a crecer. Nunca he entendido por qué los hombres parecen preferir tener hijos varones en vez de hijas. Yo no. Mi prima, que es como una hermana para mí, tiene cuatro hijos varones …
Univision
25 Nov | 3:32 PM EST

 

Mi hija es definitivamente “la niñita de papá”, pero eso no significa que yo no esté consciente de que ella va a crecer. Nunca he entendido por qué los hombres parecen preferir tener hijos varones en vez de hijas. Yo no. Mi prima, que es como una hermana para mí, tiene cuatro hijos varones y cada uno de ellos te agotan. Son maravillosos y me encantan, pero cuando descubrí que mi hijo iba a ser una niña, tuve un suspiro de alivio. Sin embargo la mayoría de los otros hombres que conozco que están esperando a su primer hijo están desesperados porque sea varón.

Pero por qué? Fuera del contexto histórico y las leyes asociadas con la herencia, que se le dejaba todo al primogénito, ¿por qué un padre prefiere los hijos a las hijas? Francamente, creo que la razón es obvia: sexo.

Cada vez que mostraba fotos de mi hija a cualquier edad, invariablemente la respuesta que recibía de mis amigos era algo así como: “oh, vas a odiar cuando comience a salir con muchachos” o “mejor te buscas una escopeta”. ¿Acaso es que, sólo porque es la “niñita de papá”, no debo desear que crezca y se convierta en una mujer saludable y feliz?

Lo que menos me preocupa, como la mayoría de las personas implican, es que algún día comenzará a salir con muchachos. Yo deseo que mi hija tenga una adolescencia feliz y sana y sostenga relaciones satisfactorias. En todo caso, lo que sí me preocupa es que ella tenga sentimientos de soledad y rechazo cuando estudie preparatoria sin un amigo o amiga.

No, mi preocupación en cuanto a esa parte de la vida de mi hija está enfocada en cómo prepararla para esa situación. Mi familia católica era muy estricta y tenía la política de nunca discutir sobre esas situaciones. Mi abuela quería que yo fuera sacerdote, aunque sabía desde muy temprana edad que ése no era el destino que yo deseaba. Cualquier complejo que yo pudiera tener cuando converse con mi hija sobre las citas con muchachos y el sexo es producto de mi propia experiencia. Quiero ser capaz de obviar esa situación para que mi hija se sienta cómoda hablando conmigo sobre cualquier inquietud.

Creo que lo vivido por nuestra generación es más difícil que lo que vivieron nuestros padres. Cuando yo era joven, mi madre no tenía que hablarme sobre las redes sociales y los textos por teléfonos celulares. No existía la posibilidad de que cometiera una falta inocente que pudiera perseguirme para el resto de mi vida, como puede suceder en esta época. En la actualidad, cuando mi hija comience su adolescencia, en lugar de comprar un rifle, probablemente tenga que aprender a estar al tanto sobre el contenido de sus mensajes de texto y en las redes sociales.

Sí, mi hija es “la niñita de papá”, pero eso no significa que ella deba sentirse que tiene que ocultarme algo. Deseo que me considere como una fuente confiable y simplemente, quiero ser comprensivo durante las situaciones difíciles. Estoy emocionado por la adultez eventual de mi hija. Ella es una chica increíble y va a ser una mujer aún más impresionante.