null: nullpx
Papás y Mamás

Amistades a distancia: ¿cómo conservarlas?

22 Mar 2015 – 12:26 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Cuando tenía más o menos 7 años, Bárbara—mi mejor amiga de entonces—se mudó a Italia. Por muchos años, cada Navidad y cumpleaños nos escribíamos, y así fue que cuando ella iba a visitarme a Argentina, nuestra amistad seguía intacta. Hasta el día de hoy, pese a que hace años que no nos vemos, la sigo considerando una buena amiga. Bárbara fue mi primera prueba de que las amistades a distancia son posibles.

Con el correr de los años fui haciendo muchos amigos y claro, el destino nos fue llevando a todos por distintos caminos pero eso no significó nunca perderlos. A mí la vida me trajo a Estados Unidos. Fue muy triste venirme y sentir que dejaba a mis amigos allá, en mi Argentina querida. Sin embargo, siempre supe que no los perdería. Hemos sido testigos mutuos de demasiados momentos importantes de nuestras vidas como para que unos cuantos miles de kilómetros nos separen. Y cuando una amistad es fuerte, ni siquiera estar en el otro extremo del mundo hará sentir su ausencia.

¿Cómo conservar las amistades a distancia? Pues no hay una receta, pero déjame decirte que si la amistad es sincera, el hecho de estar físicamente lejos o cerca no importará mucho. ¡Sí! Extraño horrores tomar algo juntos y dejar pasar el tiempo charlando. Extraño también las carcajadas espontáneas, auténticas, esas que son difíciles de cortar y que surgen explosivamente al recordar una vieja anécdota o al hacer un comentario tonto. Extraño no tener que retener las lágrimas cuando estoy triste porque sus brazos amigos me abrazan y me consuelan sin medidas. Sin embargo, y pese a lo que extraño, sé que están y que estarán ante mi primer grito de ayuda o para compartir alguna gran alegría.

Seguimos juntos. Los tiempos ya no son los de antes, por lo que ya no tenemos que limitarnos a cartas de papel para eventos especiales. Quien sea que haya creado el dicho “el mundo es un pañuelo” definitivamente estaba en lo cierto sobre todo gracias a las nuevas tecnologías. A mis amistades a distancia las tengo agrupadas en WhatsApp, que me devuelve de manera mágica el poder tener conversaciones grupales y en tiempo real de a muchos. Les cantan a mis hijos, intercambiamos fotos, nos hacemos consultas y cada tanto—de manera muy frecuente—hacemos terapia juntos.

Están también las redes sociales como Facebook que, si bien cada uno lo usa de distintas maneras (está el que sube cada detalle de su vida y también el que sólo pone algún “me gusta” cada tanto), es un buen canal de encuentro y brinda un update sobre la vida del otro si es que no nos hemos hablado mucho últimamente (luego, cuando hablamos, arrancamos con un “vi que pusiste en Facebook tal cosa, ¿qué te pasó?”).

Si nos organizamos un poquito y podemos acordar un día y una hora en especial (cosa a veces difícil, sobre todo por los distintos horarios) hacemos un encuentro por Skype. Hacemos tours virtuales de nuestras casas, de nuestros barrios y hasta tomamos mates juntos mientras miramos el mismo canal). Por último también nos mandamos e-mails: son menos frecuentes porque usamos más las otras vías de comunicación, pero recibir un e-mail significa que hay algo importante que contar en detalle.

Gracias a las nuevas tecnologías yo no sufro mucho el desarraigo. ¿Tú tienes amigos lejos? ¿Cómo mantienes fuerte la amistad entre ustedes?

Reacciona
Comparte
Publicidad