null: nullpx
Papás y Mamás

Aminorar la marcha durante las festividades: 6 maneras de lograrlo

29 Nov 2013 – 11:47 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Muchas personas no se dieron cuenta de que este año hay una semana menos entre el Día de Dar Gracias y la Navidad, por lo tanto, es comprensible que muchos de nosotros estemos estresados tratando de hacer todo lo necesario. Pero, ¿tiene que ser de esa manera? ¿Las festividades no debieran ser la época para ser caritativo, estar con la familia y dar gracias? Bueno, si tú sientes que esta época del año te mantiene corriendo y cansado, a continuación te explico seis maneras de simplemente aminorar la marcha durante las festividades y dedicarle tiempo a la familia y a los amigos.

  1. Lo hecho en casa es lo mejor
    Hacer un regalo que sale del corazón se ha convertido en el mejor regalo cuando muchos intentan recuperar el sentido de las festividades. Con sitios como Pinterest y Tumblr, encontrarás una plétora de ideas para hacer regalos tan únicos como las personas queridas que los van a recibir. Y qué gran lección para los muchachos: ¡los mejores regalos vienen del corazón y están hechos con las manos!

  2. Una buena planificación evita el pobre desempeño
    Ten un plan bien pensado para las festividades, pero como en cualquier buen proyecto, como es bien sabido, es importante que tu plan te deje algún espacio para relajarte. Es decir, cuando se está planeando cualquier cosa para estas festividades, asegúrate de tener alguna bebida relajante, tómate un descanso con la familia, o simplemente siéntate en silencio—cualquier cosa que te permita tener tiempo para recargar energía y… ¡terminar con ganas!
  3. Comando centralizado, ejecución descentralizada
    Conocido también como “delegación”. No hay algo escrito diciendo que tú lo tienes que hacer todo solo. Organiza tu grupo y asígnales tareas de acuerdo a sus capacidades. Por ejemplo, no quisieras darle a tu pareja la lista de regalos si él se distrae fácilmente con los objetos brillantes. En lugar de eso, si cocinar es perfecto de acuerdo a sus habilidades e intereses, ¡qué lo haga!
  4. Simplemente di “no”
    Entre las fiestas, las tareas a realizar y las reuniones sociales, el calendario está lleno. Determina dónde es más necesaria tu presencia, y la de tu familia. Si es muy difícil decidir, involucra a la familia para que te ayuden a tomar estas decisiones difíciles—ellos agradecerán el haber sido incluidos en la toma de decisiones y cualquier cosa que hagas tendrá más significado porque lo decidieron en familia.
  5. No puedes complacer a todos
    Igual que en las bodas, es imposible complacer a todos. Mientras más pronto aceptes que es así, más relajado te vas a sentir. Aquellos a quienes amas y aquellos que te aman entienden esto y te agradecen a ti y a tu familia más que cualquier cosa que les compres.
  6. Contrata a alguien para que se encargue de las tareas fuera de la casa
    Si no eres hábil con las tareas manuales, eres fatal para planear, no puedes delegar, eres demasiado popular y sientes la necesidad de complacer a todo el mundo y si tienes un poco de dinero extra, considera contratar a un asistente personal. Algunas empresas cuentan con trabajadores temporales o estudiantes universitarios que desean contar con dinero adicional para las festividades. Vas a ahorrar tiempo y aminorar tu carga, mientras ayudas a otros a ganar un dinero extra. ¡Todos ganan!

¿Cómo te las arreglas para aminorar la marcha durante las festividades?
 

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásFamilia
Publicidad