Alienta a tu hijo para que siga cumpliendo sus sueños cuando crezca

“Mamá, cuando crezca quiero ser maestra, dibujante, cantante y escritora”. Y es que desde bien pequeña tuve claro que de mayor sería todas aquellas cosas que me hacían feliz. Mis juegos de infancia siempre giraron en torno a maravillosos libros de cuentos que todavía guardo conmigo, ceras de colores, música y cuadernos de notas. Jugaba …
Univision
25 May | 2:16 PM EDT

“Mamá, cuando crezca quiero ser maestra, dibujante, cantante y escritora”. Y es que desde bien pequeña tuve claro que de mayor sería todas aquellas cosas que me hacían feliz.

Mis juegos de infancia siempre giraron en torno a maravillosos libros de cuentos que todavía guardo conmigo, ceras de colores, música y cuadernos de notas. Jugaba a ser maestra y colocaba sobre el sofá a todos mis “alumnos-muñecos” para que me “escucharan” mientras les enseñaba a contar con mi ábaco. También disfrutaba dibujando frente al televisor los personajes animados que iban apareciendo en pantalla. Dar “conciertos” era otra actividad que formaba parte de mi repertorio de juegos preferidos, así como inventarme historietas que a mi manera reflejaba por escrito sobre un papel y que después contaba a todos con mucha ilusión.

Mis padres siempre me apoyaron en mis aficiones y me animaron a participar en actividades y concursos relacionados con la pintura y la escritura. Gracias a ellos y a mi esfuerzo personal, hoy puedo afirmar que soy una mamá feliz que cumplió todos sus sueños profesionales de infancia al hacer realidad uno: trabajar como maestra. En mi aula disfruto inspirando valores y enseñando a mis veinticinco alumnos de tres añitos. Y aunque a veces me dan la lata porque son bastante inquietos, lo pasamos genial aprendiendo los unos de los otros cada vez que cantamos, jugamos, pintamos, bailamos o soñamos con cuentos extraordinarios que nutren nuestra imaginación.

En casa ahora son mis hijos los que me manifiestan sus inquietudes profesionales que van variando a la par de sus juegos. Todavía no tienen claramente definidas sus preferencias, pero sí muestran más interés por unas profesiones que por otras.

Mi hijo mayor una vez me dijo, “Mamá, cuando crezca quiero ser maestro como tú”, pero desde que vio un programa de cocina para niños decidió que quería ser cocinero. Ahora se pasa los ratos en la cocina haciendo experimentos culinarios junto a su hermano.

Independientemente de lo que decidan ser cuando sean mayores, a esta edad lo fundamental es que nuestros hijos hagan volar su imaginación para soñar a lo grande y alimenten con nuestro apoyo incondicional esas ilusiones que los motivan a esforzarse día tras día para hacer realidad sus más anhelados deseos.

No me preocupa que mis hijos no decidan seguir mis pasos profesionales o los de su padre. Mi verdadera y real preocupación es que mis niños sean felices con lo que sientan, piensen y hagan hoy y mañana. Con su felicidad tengo ya asegurada la mía.

Comparto contigo algunas ideas para que juegues con tus hijos a las profesiones (adapta los contenidos y método de juego al nivel madurativo de tu hijo):

  • Dale a conocer un abanico amplio de profesiones que harán que la diversión no tenga fin durante sus juegos. Puedes enfocarte en una profesión diferente cada semana. Imagínate que un lunes tocó ser jardineros, pues durante la semana buscan juntos adivinanzas, canciones, cuentos, videos etc. sobre el mundo de la jardinería. Disfrácense también y realicen juegos simbólicos imitando las tareas propias del jardinero. Lo pasarán genial.
  • Si estás buscando un cuento sobre motivación personal y profesiones, te animo a que leas a tus pequeños “Santiago el soñador entre las estrellas” de Ricky Martin. Es un maravilloso cuento educativo en el que su pequeño protagonista, Santiago, es un soñador nato que se esfuerza por cumplir sus sueños. En sus páginas aparecen múltiples profesiones (astronauta, maestro, doctor, paleontólogo, etc.) que pueden trabajar en familia a través de juegos divertidos que se les ocurran. Es un libro que les encanta a mis hijos y a mis alumnos.
  • Es importante que fomentes en tu hijo el respeto hacia todas las profesiones porque todos los trabajos son dignos y útiles para la sociedad en la que vivimos. Hazle preguntas que le hagan reflexionar: ¿Qué pasaría si nadie barriera las calles?, ¿Por qué es importante que existan policías?, etc.
  • Hazle ver que no hay profesiones exclusivas para hombres ni para mujeres. Acabemos con los estereotipos sexistas educando a nuestros hijos en la igualdad de derechos y oportunidades. Puedes hacer reflexionar a tus hijos con este video de Manos Unidas titulado “Súper Pepo: ¿Qué quieres ser de mayor?”.
  • Promueve en tu hijo el sentido de la responsabilidad y el esfuerzo personal. Sea cual sea la profesión que ejerza cuando crezca, deberá esforzarse y estudiar para atesorar un bagaje cultural imprescindible para su crecimiento personal y profesional.
  • Motívalo y apóyalo en todos sus sueños y nunca le hagas sentir mal si no muestra interés en seguir tus pasos profesionales. Dale libertad y autonomía para que vaya decidiendo sus preferencias y sea feliz. Refuerza su autoestima haciéndole ver que es capaz de hacer lo que se proponga.

 
Y tú, ¿cómo das alas a los sueños de tus hijos? Comparte con nosotros tus ideas.