¡Ahora la enferma soy yo! Tips para cuidarte sin dejar de cuidarlos y evitar contagios

Cuando estás enferma pero no tienes hijos, puedes darte el lujo de quedarte en cama, sentirte mal y esperar que tu pareja/familia/amigos te cuiden. Pero cuando eres una mamá, estar enferma no es opción, o si te enfermas entonces tienes que seguir con el mismo ritmo de vida siendo tú la que sigue cuidando de …
Univision
5 May | 3:37 PM EDT

Cuando estás enferma pero no tienes hijos, puedes darte el lujo de quedarte en cama, sentirte mal y esperar que tu pareja/familia/amigos te cuiden. Pero cuando eres una mamá, estar enferma no es opción, o si te enfermas entonces tienes que seguir con el mismo ritmo de vida siendo tú la que sigue cuidando de tu familia. Aquí te comparto algunos tips que te servirán para cuidar de ti y de tus hijos mientras te recuperas al mismo tiempo que evitas contagios:

  • Vitamina C: Un hábito que debes incluir en tu rutina desde que empieza la temporada de las gripes es la de consumir vitamina C de forma regular. Además de fortalecer el sistema inmune también es muy útil para acelerar una recuperación, yo utilicé este método para curarme cuando estaba amamantando a mi bebé y fue de mucha ayuda.
  • Aromaterapia: Existen muchas marcas con productos de aromaterapia que puedes usar como spray para la almohada o durante el baño, la medicina naturista no tiene por qué ser menospreciada, muchas veces nos ayuda a salir adelante y a sentirnos mejor más rápido.
  • No compartir vasos y cubiertos: Suena obvio, ¿no? Pero la verdad es que—yo por lo menos—siempre acabo dando a mi bebé de comer con la misma cuchara que uso yo para la fruta en el desayuno. Si estás enferma o crees que alguno de tus hijos lo está, lo mejor probablemente sea que hagas un esfuerzo por no usar el mismo vaso o cubiertos.
  • No vayas al trabajo si tienes una enfermedad y no mandes a tus hijos a la escuela si ellos están enfermos: Muchas veces por querer ser muy responsable he ido enferma a trabajar, y paradójicamente es lo más irresponsable que alguien puede hacer—además de no ayudar a recuperarme más rápido, pongo en riesgo a todos los demás. Lo mismo con los hijos, al mandarlos enfermos estamos reforzando un ciclo de enfermedades en las escuelas.
  • Busca apoyo en familiares y amigos: Es más importante pedirle a tus padres o amigos que cuiden una tarde de tus hijos para poder dormir unas horas cuando estás enferma, que cuando vas a salir a cenar. No tengas miedo de pedir ayuda cuando la necesitas, no podemos tener super poderes todo el tiempo.

  • Aprende cómo y dónde estornudar: Para evitar contagios debes evitar tocarte los ojos, nariz y boca. Además, cuando estornudes trata de hacerlo en un pañuelo desechable que tires a la basura o si no tienes uno a la mano, puedes hacerlo en la parte interior del brazo a la altura del codo (así evitas que las manos lleven a más contagios). Siempre que tosas o estornudes lávate las manos lo más pronto posible con agua y jabón.

  • ¿Qué pasa si estás amamantando? En la mayoría de los casos es posible seguir amamantando cuando se tiene una gripe, incluso con algo de fiebre. Cuando hay que tener cuidado es con los medicamentos, asegúrate de comentarle a tu médico que estás amamantando para que te recete un medicamento compatible con la lactancia.

  • ¡Ve al médico! Las mamás somos expertas en poner nuestras necesidades en último lugar—si nuestros hijos estornudan corremos al médico, pero podemos dejar pasar mucho tiempo antes de ir nosotras cuando tenemos fiebre y malestar. Cuidar de ti misma también le dará un ejemplo positivo a tus hijos.

¿Tienes algún tip que te haya ayudado a ti? ¡Compártelo!