Adquirir artículos de segunda mano para bebés

Los artículos de segunda mano son una buena opción para mantener a los bebés bien dotados en cuanto a ropa, juguetes, asientos, cochecitos y otras cosas. Los padres aprovechamos el tiempo al máximo porque los hijos crecen demasiado rápido y si se trata de bebés, sus necesidades van cambiando semana a semana. Tal vez podemos …
Univision
17 Dic | 10:00 AM EST

Los artículos de segunda mano son una buena opción para mantener a los bebés bien dotados en cuanto a ropa, juguetes, asientos, cochecitos y otras cosas. Los padres aprovechamos el tiempo al máximo porque los hijos crecen demasiado rápido y si se trata de bebés, sus necesidades van cambiando semana a semana. Tal vez podemos asumir que es mejor tener todo nuevo, pero tampoco es necesario ni indispensable que sea 100% de esta forma.

Por ejemplo, una silla para el carro (hasta 20 libras) dura máximo un año pero el promedio de uso es de 9 meses. Algunos niños alcanzan la talla y peso antes y toca pasar a una silla convertible. O sea, se invierten más de $100 dólares en un artículo que debes cambiar en poco tiempo. Se pueden comprar las sillas convertibles desde recién nacidos, pero no se puede transportar con facilidad al bebé o adaptar al cochecito, así que tiene sus desventajas. Lo que hay que tener en cuenta es que no esté vencida (pues vencen a los seis años de haber sido construidas) y asegurarse que no haya estado en accidentes.

Si se trata de la ropa o los zapatos, ya sabemos que los utilizan pocas semanas. ¿Por qué no pensar en artículos de segunda mano en buen estado y mucho más económicos? Todo eso se puede lavar, limpiar y reutilizar. Se consiguen cunas, corrales, sillas para comer, asientos, sillas para saltar, pijamas, ropa para las distintas estaciones y hasta biberones. Las opciones son muchas y los precios variados pero siempre más bajos.

Los artículos de segunda mano se consiguen en tiendas físicas o en línea. Pueden ser tipo thrift shop, donde venden objetos usados, especialmente ropa que son para el beneficio de alguna organización de caridad. Otra opción son las tiendas de consignación, en las que las personas dejan los artículos que quieren vender y quien administra se queda con un porcentaje. Piensa que si los dejas en buen estado, lo que compres lo puedes vender después de la misma forma. Pero también se pueden conseguir objetos de segunda mano en las ventas de garaje o hasta en los mercados de pulgas. O mejor aún, adquirirlos de nuestras amistades o vecinos que nos regalan o dan a buen precio.

¿Has usado artículos de segunda mano para tus hijos? ¿De qué tipo? ¿O no te atreves? Cuéntanos lo que piensas.