null: nullpx
Papás y Mamás

10 cosas que todo papá debe saber de su hija en la adolescencia

20 Abr 2015 – 03:25 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

La adolescencia no es una etapa sencilla, tanto para los padres, como para los hijos. Es una etapa en la que se debe lograr la independencia y la madurez que le permitirá a tu hija convertirse en la mujer adulta capaz de valerse por si misma. Aquí te comparto 10 cosas que te servirán para poder acompañar a tu hija en esta importantísima faceta:

1. Si a ti te duele que ha dejado de ser una niña, a ella también le cuesta trabajo despedirse de su infancia: En parte, los cambios de humor típicos en la adolescencia, son porque les duele perder la seguridad de su infancia. Todo cambia—su cuerpo, sus responsabilidades, sus emociones, sus deseos, sus amigas, y hasta sus padres no pueden ser los héroes de antes, convirtiéndose en seres humanos de la noche a la mañana. Sienten que no tienen control, y eso les duele.

2. Necesitan límites: Una adolescente siempre buscará llegar hasta el límite. Es el trabajo de los padres ayudarla a ser independiente, sin demasiada libertad, pero tampoco sofocándola. Criar adolescentes es como volar una cometa, si no le das suficiente hilo entonces nunca volará, pero si le sueltas todo el hilo de una sola vez acabará cayendo; es un balance muy delicado.

3. Es su trabajo rebelarse: Si la meta más importante de la adolescencia es conseguir independencia e identidad, entonces hace completo sentido que tu hija adolescente se rebele ante los adultos. Necesita alejarse de su primera identidad y buscar una para ella, aquí es importante que como su papá te mantengas cerca emocionalmente, pues el que se rebele no quiere decir que no necesite del cariño de sus padres.

4. Su relación contigo probablemente le sirva como patrón en sus relaciones futuras: Todos nosotros aprendemos por observación, tú eres el ejemplo más importante que ella tiene para aprender lo que quiere decir ser hombre, si tú la tratas con respeto y amor, respetas sus decisiones, ayudas a empoderarla y eres el primero en romper con estereotipos de género, entonces tu hija tendrá expectativas positivas de los hombres y buscará relaciones positivas con otros hombres.

5. Necesita sentirse en control de su vida y decisiones: Puede ser muy frustrarte saber que como padre tienes la experiencia y el conocimiento que tu hija no, y aún así no quiere escucharte. Resiste la tentación de imponer tu voluntad y cuando sea posible ayúdale a tomar decisiones en lugar de tomarlas por ella, eso la convertirá en una mujer más responsable y comprometida en la adultez.

6. Dale oportunidades de demostrar responsabilidad: No es posible esperar que tu hija se comporte como adulto si no le das oportunidades para actuar como tal. Dale responsabilidades adecuadas a su edad dentro de la casa. Por ejemplo, si ha empezado a conducir, no sólo le prestes el auto para salir con sus amigas, también puedes asignarle una responsabilidad como recoger a su hermana de la clase de piano, o hacer la compra en el supermercado.

7. Sus problemas son muy importantes y serios, aunque a veces te parezcan insignificantes: Cuando una adolescente nos cuenta sobre alguna pelea que tuvo con sus amigas, es fácil restarle importancia a sus experiencias cuando las medimos desde nuestros ojos adultos, pero para ellas son peleas importantes, con las que sufren y para las que necesitan consejos empáticos. Hacerla sentir escuchada es el primer paso.

8. Pierde la concepción del tiempo y el espacio: Todo se desorganiza durante la adolescencia, debemos ayudarles a medir los tiempos de forma realista. Hay veces que las urgencias parecen absurdas, por ejemplo, es común que una adolescente explote cuando le dices que no pueden ir hoy por el vestido de la fiesta que será dentro de un mes; pero por otro lado son capaces de postergar algunas cosas de forma indefinida, como cuando les preguntas un jueves a las diez de la noche si ya estudiaron para su examen que es a primera hora al día siguiente y responden mientras ven televisión: “En un rato empiezo…”

9. No entiende que hay consecuencias: En la adolescencia todos creen tener las tres “III” (inmortales, infértiles, infalibles) y les cuesta trabajo controlar sus impulsos. Esto se debe, en parte, a que su corteza pre-frontal (la encargada de anticipar consecuencias y del pensamiento racional) en el cerebro, no acaba de desarrollarse sino hasta cerca de los 21 años de edad. Una buena forma de ayudarle a tu hija a desarrollar esta habilidad es el dejar que viva las pequeñas consecuencias de sus errores, no apelar por ella en la escuela cuando es castigada o reprueba una materia, y ayudarla a reflexionar sobre lo que podría pasar o pudo haber pasado.

10. ¡Es sólo una etapa! Ya pasará y tendrás una mujer adulta con la que podrás relacionarte de una forma increíble.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Papás y MamásAdolescentes
Publicidad