Moda

Beyoncé: "Las marcas no querían vestir a chicas negras con curvas"

La artista es la última ganadora del premio CFDA Fashion Icon. En su discurso ha recordado las dificultades que enfrentó para encontrar ropa de su estilo al principio de su carrera.
7 Jun 2016 – 6:20 PM EDT

Con el premio CFDA a Icono de Moda concedido a Beyoncé ayer en Nueva York, la industria se ha rendido al poder de la artista y su mensaje de empoderamiento a la mujer. ¿Se abrirán por fin las pasarelas a otros ideales de belleza? ¿Veremos más diversidad?

El reconocimiento confirma lo que ya todos sabíamos: que Beyoncé es un icono. No sólo en la música, sino también para millones de personas que se identifican con sus valores y con su independencia.

Beyoncé ha dedicado su discurso de aceptación a la importancia que el vestuario ha tenido a lo largo de su carrera, para bien y para mal. "Desde que puedo recordar, la moda ha sido parte de mi vida". Vestida en un traje de corte masculino de Givenchy y un enorme y elegante sombrero, la artista ha rememorado algunos momentos claves de su vida y su relación con la moda.



Creció entre costuras. Su abuela, modista, confeccionaba los uniformes de las monjas y los curas del colegio católico al que asistía su madre a cambio de pagar la matrícula. Ella pasó este talento a su madre y le enseñó a coser.

"Esto para mí es el verdadero poder y el potencial de la moda. Es una herramienta para encontrar tu propia identidad. Trasciende el estilo, es una cápsula del tiempo de nuestros logros más grandes. Gracias a mi madre, a mi abuela, a mi tío. Gracias por enseñarme que tener presencia es más que la ropa que llevas o tu belleza física. Gracias por enseñarme cómo afrontar riesgos, trabajar duro y vivir la vida según mis propios términos."

La siguiente experiencia llegó con Destiny's Child, grupo con el que se encontró con las primeras dificultades para elaborar su vestuario. "Las marcas no querían vestir a cuatro chicas negras con curvas, y no nos podíamos permitir los vestidos de diseñador ni de alta costura", relató Beyoncé en su discurso.


"Tenemos la oportunidad de contribuir a una sociedad en la que cualquier chica mire una valla publicitaria o la portada de una revista y se vea reflejada. El alma no tiene color o forma. Al igual que todo su trabajo, va más allá de lo que el ojo puede ver. Tienen la oportunidad de cambiar la percepción, de inspirar y de empoderar, y de enseñar a la gente a abrazar sus dificultades, a ver sus defectos y la verdadera fortaleza que habitan dentro de todos nosotros."

A su madre la rechazaron de todos los showrooms de Nueva York que visitó en busca de vestuario. De nuevo, tuvieron que utilizar sus propios recursos para salir adelante. Los primeros vestidos fueron elaborados por su madre y su tío, cosiendo los cientos de cristales y perlas.

"Cuando me ponía estos vestidos me sentía como Khaleesi. Era como si llevara un traje de armadura. Era algo mucho más valioso que cualquier marca de moda," contó tras recoger el premio, para luego concluir: "Quiero dar las gracias a todos los diseñadores que trabajan sin descanso para lograr que la gente escriba su propia historia. Son hadas madrinas, magos, escultores, a veces incluso nuestros psicólogos. Los animo a que no olviden este poder que tienen y a que no lo tomen a la ligera".

Los Fashion Awards dejaron claras dos alternativas: o vas en vestido de olanes o en pantalones formales

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés