null: nullpx
bajar de peso

¿Estás a dieta, pero no has podido bajar de peso? Puede ser por una de estas razones inesperadas

Publicado 5 Jul 2019 – 12:31 PM EDT | Actualizado 5 Jul 2019 – 12:34 PM EDT
Reacciona
Comparte

Entre el sin fin de dietas para adelgazar que existen, rutinas de ejercicio e incluso dispositivos que te dan descargas cada vez que rompes la dieta, pareciera que estar en tu peso ideal no es una misión tan complicada... pero no siempre es así.

Aún con todo lo que tenemos al alcance para una vida fit, nos encontramos insatisfechos con los resultados en nuestra figura. Existen ciertas acciones que tal vez estás haciendo y que en vez de ayudarte con tu propósito de bajar de peso te alejan de él. Mira cuáles son para que las evites.

#1 Creer que todos los carbohidratos son malos

Un error frecuente es creer que los carbohidratos son el enemigo número uno y el responsable de esos terribles gorditos en el abdomen. No obstante, estos alimentos son la principal fuente de energía de tu cuerpo, por lo que es importante que sean parte de tu dieta.

A largo plazo, eliminar todos los carbohidratos de tu dieta puede tener efectos secundarios en tu salud como problemas cardíacos, osteoporosis y un mayor riesgo de padecer cáncer.

El punto es comer carbohidratos complejos con alto contenido de fibra y nutrientes, como cereales de granos enteros o arroz integral. Lo mejor que puedes hacer es consultar a un especialista en nutrición, así tendrás la información correcta sobre la cantidad de proteínas, grasas y carbohidratos que tu cuerpo necesita.

#2 Pensar que los productos bajos en grasa o sin grasa tienen menos calorías

'Menos grasa' no significa lo mismo que 'menos calorías'. El problema con los alimentos bajos en grasa es que normalmente se les agrega más azúcar para que tengan el mismo sabor que los productos regulares. Esto te hace consumir casi el mismo número de calorías o incluso más que las del producto normal.

En lugar de ingerir estos productos, mejor fíjate en qué tipo de grasas consumes. Las grasas saturadas y trans son conocidas como grasas malas. Pero también existen grasas buenas que le hacen bien a tu cuerpo, como los ácidos grasos omega-3 que se encuentran principalmente en pescados como el salmón.

#3 Realizar programas detox

En fechas recientes, la práctica de consumir sólo aguas, infusiones, jugos o batidos se impuso como la mejor opción para desintoxicarte y bajar de peso. Sin embargo, este tipo de programas pueden dañarte más que beneficiarte, ya que carecen de proteínas, ácidos grasos y otros nutrientes esenciales que necesita tu cuerpo.

Lo peor es que muchos de estos jugos realmente no son 'jugos de frutas', sino sólo químicos que saben a frutas, lo cual hace que lo que estás bebiendo sea básicamente agua con azúcar sabor toronja, fresa, etc.

Incluso si estás 100% seguro que el jugo que consumes es realmente de fruta, continua siendo una mala idea. Estos jugos no cuentan con las cosas buenas de las frutas como lo es la fibra, por lo que normalmente lo único que queda de la fruta real es el azúcar.

#4 Enfocarte únicamente en realizar 'cardio'

Si crees que 'sudar la grasa' en cardio es lo único que necesitas para bajar de peso, estás haciendo mal tu rutina de ejercicio. Levantar pesas y realizar ejercicios de resistencia es súper importante para la pérdida de peso.

Levantar pesas es una de las mejores actividades para ganar músculo y aumentar la tasa metabólica. Además, mejora la composición corporal y aumenta la pérdida de grasa del vientre. Lo ideal es que tu rutina de entrenamiento y acondicionamiento físico combine ejercicio aeróbico y levantamiento de pesas.

#5 Saltarse comidas

Evitar una comida al día te puede parecer lógico al principio, pues piensas que si reduces tu consumo de calorías saltándote la cena o el desayuno perderás peso más rápido.

Sin embargo, es de las peores cosas que puedes hacer. Con esto no sólo haces más lento tu metabolismo, sino también aumentas la posibilidad de comer más snacks o porciones mucho más grandes en las otras comidas que haces.

#6 Fijarse sólo en el número calorías

Es un hecho que requieres un déficit de calorías para perder peso. Es decir, necesitas quemar más calorías de las que consumes. Por ello, es lógico que te enfoques en contar las calorías que comes y realmente eso es válido. No obstante, el punto aquí es que las calorías que ingieras sean buenas calorías.

Por ejemplo, una barra de chocolate o dos tazas de vegetales verdes pueden aportarte el mismo número de calorías. Evidentemente, la barra de chocolate no le estará haciendo el mismo favor a tu cuerpo que las verduras. En lugar de enfocarte únicamente en el contenido calórico, presta atención en lo saludable que es el alimento.

Recuerda que una dieta balanceada, una ingesta adecuada de líquidos, ejercicio constante, sueño y descanso suficiente, así como evitar consumir alimentos sumamente refinados y con grasas trans, son buenas medidas para mantener un cuerpo sano.

Ya que llegaste hasta el final, también te puede interesar:

Reacciona
Comparte