null: nullpx
Arg-local

Cómo ejercitarte según tu ciclo menstrual: es hora de conocer tu cuerpo

Publicado 16 Nov 2018 – 03:02 PM EST | Actualizado 16 Nov 2018 – 03:12 PM EST
Reacciona
Comparte

Las hormonas son las responsables de tu ciclo menstrual, pero también influyen en tu rendimiento deportivo. Es por esta razón, que, dependiendo el día del ciclo en que te encuentres, existen ciertos ejercicios que son más recomendables que otros.

Esto significa que por más que la menstruación genere cólicos, cansancio y fatiga, estos cambios hormonales (a veces tan molestos) en realidad, pueden beneficiar tu rendimiento, motivo por el cual es importante adaptar tu entrenamiento a las fases de tu ciclo menstrual.

Adapta tu entrenamiento de acuerdo a tu ciclo menstrual

Primero, es importante aclarar que el ciclo menstrual está dividido en dos fases: fase folicular y fase lútea, y las diferencias en estas dos, a nivel rendimiento y resultados, son abismales. Conozcamos qué sucede en cada etapa.

Fase folicular (días 0 a 14)

Es la primera fase del ciclo, que comienza con la menstruación y finaliza con la ovulación. Durante esta etapa, aumenta la hormona folículoestimulante (FSH) en el cuerpo, lo que hace que los folículos maduren y que más adelante, un folículo libere un óvulo.

Durante esta fase, los estrógenos y la progesterona están al mínimo durante la menstruación, pero van aumentado poco a poco hasta alcanzar el pico en la ovulación.

Y de acuerdo a un estudio publicado en la Biblioteca de Medicina de EE.UU. durante esta etapa del ciclo, existe mayor tolerancia al dolor. También aumenta progresivamente la capacidad para ejercer fuerza y la resistencia.

Esto significa que en las dos primeras semanas del ciclo es cuando la fuerza y la resistencia son mayores, por lo que es la etapa ideal para ganar músculo y debes aprovechar para optimizar el entrenamiento.

Fase lútea (días 15 a 28)

Comienza justo después de la ovulación y va hasta el día antes de que el siguiente período menstrual llegue. Durante esta etapa sube progresivamente la progesterona y comienzan a descender los estrógenos. Si no hay implantación del óvulo, el endometrio empieza a degradarse.

El declive hormonal de los estrógenos, produce mayor retención de líquidos, aumento de la temperatura corporal, antojos, ansiedad, fatiga y menos energía.

Gianluca Del Mastro, personal trainer profesional, recomienda durante esta fase entrenar regulando la intensidad e intentar que dicho período corresponda a una semana de descarga y de reposición de energía. Incluso, resulta una buena idea realizar actividades como yoga o meditación.

Ya lo sabes, conocer mejor tu cuerpo, te ayudará a sacar el máximo provecho a tu entrenamiento. ¡Toma nota!

Más sobre menstruación:

Reacciona
Comparte