null: nullpx
Bodas

Ella es Meghan Markle: lo que tienes que saber de la futura esposa del príncipe Harry

Reivindicativa, luchadora, actriz de televisión y aficionada a las redes sociales, Meghan Markle se encuentra a las puertas de dar un giro radical a su vida como esposa del hijo menor de Lady Di. La boda programada para el 19 de mayo le abrirá las puertas de la familia real británica, una institución tradicional para la que ella supone un aire fresco.
20 Abr 2018 – 07:05 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

En 2014, en el hoy desaparecido blog de estilo de vida The Tig, que ella misma creó y editaba, Meghan Markle escribió: "Nunca he querido ser una dama que asiste a almuerzos, siempre he querido ser una mujer que trabaja". Esta sentencia queda ahora desfasada y resulta extraña frente al rol que le tocará jugar a partir del mes de mayo cuando oficialmente ingrese en la familia real británica como esposa del menor de los hijos de Lady Di, el príncipe Harry. Comenzará así una vida a la sombra de su esposo, destinada a contribuir a la buena imagen pública de la monarquía.

Meghan, actriz de carrera, recorrerá el mismo camino que Kate Middleton, quien se casó con William, hermano mayor de Harry, en 2011 y quedará expuesta al intenso escrutinio de los medios de comunicación. Será también una ráfaga de viento fresco para la corona británica. Llega al palacio de Buckingham con un pasado singular no exento de polémica.

Nacida en Los Ángeles en agosto de 1981 (es tres años mayor que Harry), es hija del matrimonio interracial entre una trabajadora social y un iluminador y camarógrafo de televisión. Tiene dos medios hermanos mayores que ella, y siempre fue una niña independiente que creció con su madre tras la separación de sus padres.

En fotos: la vida de Meghan Markle, la actriz que se casará con el príncipe Harry

Loading
Cargando galería


Meghan fue una niña que siempre estuvo muy consciente de su entorno y el papel que jugaba en él. Cuando tenía 11 años, le molestó el lema de un anuncio de detergente líquido que afirmaba 'Las mujeres de todo Estados Unidos luchan con ollas y sartenes grasientas' y escribió cartas a las "personas más poderosas", que se le ocurrieron, incluida Hillary Clinton, que entonces acaba de convertirse en primera dama de la nación (1993). Su cruzada llamó la atención de la periodista Linda Ellerbee, quien la entrevistó en un noticiero de TV. Fue tal su impacto mediático, que como resultado, la compañía cambió su lema.

"Fue en ese momento que me di cuenta de la magnitud de mis acciones", dijo Markle más tarde. "A la edad de 11 años, había creado mi pequeño nivel de impacto defendiendo la igualdad. Al hacer esto, les recordamos a las niñas que sus pequeñas voces no son en absoluto pequeñas y que pueden producir cambios ".

Los matices de Meghan

El impacto que tiene en los medios Meghan y su pasado artístico hace ecos de la historia de Grace de Mónaco, con toda proporción guardada.

Grace Kelly era una estrella de cine y ganadora del Oscar, y fue ella quien puso Mónaco de moda, mientras que Meghan, aunque coprotagonista de la serie 'Suits', no tuvo tanta popularidad y exposicón. Su primer trabajo como actriz fue una breve aparición en la famosa soap opera 'General Hospital' en 2002, cuando todavía era estudiante en la Universidad Northwestern, donde se graduó en 2003 con una doble carrera en arte dramático y estudios internacionales.

El interés por la actuación, según dijo al presentador Craig Ferguson en The Late Late Show en 2013, vino por visitar a su padre en el set de la comedia 'Married with Children' que se grababa en Los Ángeles. “Durante 10 años, todos los días después del colegio estaba ahí".

Para ganarse dinero extra, mientras conseguía trabajo de actriz, según reporta People, Meghan fue calígrafa freelance, rotulando a mano invitaciones, diplomas y las trajetas de Navidad de la casa de modas Dolce y Gabbana, algo que era muy lucrativo entre audiciones y que aprendió en la iglesia católica en la que estudió de pequeña.

De acuerdo con Winnie Park, CEO de Paper Source, la compañía que empleaba sus servicios, Meghan demostró no solo profesionalismo, sino también creatividad y un aspecto muy artístico.

Antes de obtener su primer trabajo formal como la estudiante de derecho Rachel Zane en ' Suits', tuvo otras participaciones en programas diversos e incluso fue una de las 'chicas del portafolio' en el popular show de concursos 'Deal or no Deal'; pero fue la oportunidad de llevar un rol coestelar en la exitosa serie, lo que la llevó a trasladarse a la ciudad de Toronto, como lo dijo a la revista Esquire: "Soy una canadiense adoptiva".


Conforme fue accediendo a un mayor nivel de fama, Meghan también se enfocó en labores humanitarias: "Mi vida oscila entre campamentos de refugiados y alfombras rojas, pero elijo ambos mundos porque pueden coexistir, y para mí, deben hacerlo", dijo en 2015 a la BBC, después de haber sido ovacionada por su discurso en el Día Internacional de la Mujer durante una audiencia de la Organización de las Naciones Unidas, en la que estaba presente el secretario general, Ban Ki-moon.

Ahora que está comprometida con un noble, por cuestiones de protocolo Meghan ha tenido que renunciar a millones de seguidores en sus cuentas de Instagram y Twitter, pero en su momento, era sumamente popular, al punto que creó su propio blog en el que recomendaba lecturas (se reveló fan de Noam Chomsky, por ejemplo) y también daba consejos sobre estilo de vida saludable.

Casi al tiempo en que inició su contrato con 'Suits', Meghan consolidó su relación con el actor y productor Trevor Engelson, con quien llevaba 7 años de romance. Se casaron en Ocho Ríos, Jamaica, el 10 de septiembre de 2011, pero se divorciaron en agosto de 2013 y ese tema fue algo controversial cuando empezó a salir con el príncipe: según People en Español, el divorcio no se debió a la incompatibilidad de caracteres, sino de agendas: ella empezaba a despuntar como actriz y él tenía mucho trabajo como productor.

La actriz y el príncipe rebelde

Fue en junio de 2016 cuando Meghan comenzó a salir con Harry, a quien conoció en una cita a ciegas organizada por una amiga mutua, Violet von Westenholz, hija de un amigo del príncipe Carlos y que conoce a Harry desde niña (su hermana menor, Victoria, fue una de sus muchas novias de adolescencia, reveló Vanity Fair) que su fama escaló y se convirtió en un rostro que aparecía en todas partes, pero al anunciarse su compromiso matrimonial en noviembre, todo se salió de proporción, imcluyendo las declaraciones de los medios hermanos de Meghan a la prensa. Thomas Markle Junior no pareció muy contento al respecto de la futura boda real y declaró al Daily Mirror que Meghan había "destrozado" a su familia.

Pobre Kate, cuando no la comparan con Lady Di lo hacen con Meghan Markle

Loading
Cargando galería


Según reportó el London Times, Markle Jr. considera que Meghan quiere convertirse en una versión moderna de Lady Diana, a la que siempre admiró, y casarse con su hijo, sería la ocasión ideal de conseguirlo: "Hay un lado completamente diferente de ella que ha comenzado a salir a la luz y es feo verlo. He leído que Meg (como él la llama) quiere ser como Diana. Todo el mundo adoraba a Diana... pero ella fue amada por las razones correctas".

Estos comentarios contribyeron a la polémica, aún no resuelta, respecto de si la familia paterna de Meghan -su padre, Thomas, vive jubilado en Rosarito, Baja California, y no ha tenido comunicación directa con ella en largo tiempo- asistirá invitada al enlace que se llevará a cabo en la capilla de St. George en el castillo de Windsor. Hasta el momento, la única que ha conocido al prometido de su hija ha sido la madre de Meghan, Doria Ragland, que no ha cambiado su vida como instructora de Yoga en Los Ángeles.


La 'princesa' interracial

Uno de los aspectos más refrescantes de la llegada de Meghan a la monarquía británica es su origen interracial. Es hija de un hombre caucásico y una madre negra. Esto ha llegado a definirla, como escribió un artículo para la revista Elle en 2015.

" Mi herencia mixta puede haber creado una zona gris en torno a mi identidad, manteniéndome con un pie en ambos lados de la cerca, pero la he aceptado para decir quién soy, para compartir de dónde soy, para expresar mi orgullo de ser una mujer fuerte y de raza mixta", dijo entonces, y no ha pasado desaparecibida la manera en que se ha integrado en el seno de una familia real que ha tenido algunos problemas en el pasado por los comentarios de algún modo racistas del príncipe Philip, duque de Edimburgo, célebre por sus salidas de tono y declaraciones impulsivas.

Meghan Markle ha conseguido establecer un balance de cercanía con el pueblo británico en poco tiempo y se ha granjeado la simpatía de la reina, algo sin duda importante para empezar con buen pie su vida en común con el príncipe Harry .

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Publicidad