Meghan Markle ya tiene sus trucos para que nadie la reconozca en Londres

La boda de la actriz y el príncipe Harry está a la vuelta de la esquina y, ante el interés mundial, ella ha encontrado múltiples formas de despistar a la prensa y a los paparazzi.

Meghan Markle vivía en Toronto, Canadá, antes de que su compromiso con el príncipe Harry se hiciera público. Tras su mudanza a Londres y su inminente boda, la actriz de 36 años aparece continuamente en los diarios, sus fotos son publicadas en las redes sociales y pasearse libremente por las calles no es una alternativa.

¿Cómo hace entonces para no vivir enclaustrada? La exestrella de la serie ‘Suits’ ha logrado pasar desapercibida gracias a que usa disfraces. “Meghan y el príncipe Harry han llevado su privacidad a otro nivel. Además, ellos cambian de carro todo el tiempo”, reveló una fuente de entero crédito a la cadena E! Entertaiment.

Un reportero que regularmente sigue los pasos de la futura cuñada del príncipe William, dijo que la estadounidense se ha hecho una experta a la hora de pasar inadvertida. “Hay seis entradas y salidas (en el palacio Kensington). Ella ha logrado entrar y salir cuando necesita, y lo está haciendo muy bien”, reveló.


Por el momento, el único negocio en el cual Meghan Markle y el príncipe Harry pueden disfrutar en pareja, sin ser molestados, es en el ‘ Dean Street Townhouse’, cerca del palacio de Buckingham. Este club privado tiene un restaurante donde pueden cenar sin ser acosados.