null: nullpx
Contenido Patrocinado

Habla con tu doctor

Una buena comunicación entre médico y paciente mejora la eficacia de los diagnósticos y tratamientos. Si padeces de diabetes, esto es lo que –sin excepción– debes hablar con tu doctor.
12 Dic 2018 – 3:18 PM EST

Bien dicen que la comunicación es básica para que nos entendamos entre seres humanos, y en el caso médico/paciente no es menos real, sobre todo cuando se está lidiando con una enfermedad considerada crónica, como la diabetes.

La diabetes es una enfermedad con la que se puede tener una calidad de vida casi normal si se siguen todas las indicaciones, tratamientos y recomendaciones del especialista.

Pero para que todos estén, como se dice, “en la misma página”, es necesario que de ambos lados haya honestidad. De tu parte estará comunicarle lo más claramente posible tus dolencias, síntomas, hábitos (buenos y malos), dudas y expectativas a corto, mediano y largo plazo acerca de la enfermedad. Por eso…

Prepárate con antelación para tener una excelente visita a tu médico

Cuando le das a tu médico toda la información que necesita, realmente te estás ayudando a ti mismo/a.

Cuando le cuentas con la mayor fidelidad datos para completar tu historia clínica, él/ella podrá hacerte las recomendaciones necesarias para tu caso específico, y recetarte los medicamentos que mejor te ayuden a controlar tu diabetes.

Sigue estos consejos para que vayas bien preparado/a a tu cita médica:

1. Lleva una lista de preguntas: cuando te tomas el tiempo de anotar cada cuestionamiento que se te venga a la cabeza en torno a tu enfermedad, estarás ahorrando tiempo valioso, pues no tendrás que regresar una y otra vez a que te aclaren tus dudas.

2. Lleva también una lista de medicamentos: aquí nos referimos a los que tomas actualmente y a los que has tomado en el pasado relacionados a la diabetes o a otras condiciones de salud física o mental. Esto le ayudará a tu médico a conocer aún mejor tu estado de salud general.

3. Si ya te diagnosticaron: aprovecha el gran conocimiento del especialista para preguntarle qué tipo de tratamiento te sirve más, si te gusta más tomar un tipo de medicina o tal vez prefieras una inyectable. La frecuencia en que la tengas que tomar también es importante.

4. Pregunta acerca de los efectos secundarios: puesto que una medicina surte efectos en el cuerpo, puede ser que en casos específicos se presenten síntomas adyacentes molestos. Es imperativo que despejes estos interrogantes con la mayor anticipación para saber qué hacer y cómo reaccionar ante ellos.

5. Permite que un familiar o alguien de confianza te acompañe: recibir un diagnóstico que confirme que se padece de diabetes, ya sea de tipo 1, tipo 2, o diabetes gestacional (que afecta a las embarazadas) puede también causar efectos desmoralizadores. Es aquí cuando contar con el apoyo emocional de un ser querido hace la diferencia.

Una vez hayas salido de tu consulta y tengas claro qué tratamiento has de seguir, toma en cuenta que:

  • Debes comprometerte contigo mismo/a a seguir el tratamiento al pie de la letra.
  • Si te lo ordenó tu médico, debes cuidar más de tu alimentación, evitando lo que ya sabes que es nocivo para ti y puede empeorar tu condición.
  • Debes adoptar hábitos de vida que mejoren tu estado general de salud, como por ejemplo, hacer ejercicio regularmente.
  • Debes comunicarle a tu médico de cabecera o a alguien de su equipo si notas cambios no esperados, para que juntos puedan tomar las medidas necesarias y buscar una pronta mejoría.

En conclusión, de la buena comunicación que tengas con tus proveedores de servicios de salud dependerá en gran medida tu recuperación. Recuerda que ellos se han preparado por muchos años para ayudarle a la gente como tú a vivir una vida más sana. Pero para lograrlo, necesitan de tu colaboración.

RELACIONADOS:Contenido Patrocinado