null: nullpx
Contenido Patrocinado

Diabetes y medicación

Bien se puede decir que la medicina está "del lado" de los diabéticos, pues cada día mejoran sus opciones de tratamiento, aunque no a todos les sirve lo mismo.
21 Nov 2018 – 1:54 PM EST

Cada ser humano es diferente y esto mismo aplica a las alternativas de tratamiento para distintas condiciones y/o enfermedades, como la que nos concierne ahora: la diabetes.

Hay muchos factores a considerar al elegir el medicamento adecuado.
La decisión que tome tu médico se basará en tus necesidades personales, el tipo de diabetes que padezcas - ya sea diabetes tipo 1, diabetes tipo 2, o diabetes gestacional -, y tus condiciones físicas individuales, entre otras cosas.

Abundemos en los puntos claves que determinarán cuál es el mejor plan de tratamiento para ti.
1. Tu sexo: las hormonas, que regulan muchas funciones en el organismo - como el metabolismo entre otras cosas -, funcionan distinto en hombres y en mujeres. Los cambios hormonales están fuertemente ligados a la potencialidad de sufrir de algún tipo de diabetes. Es que cuando se desajusta algo tan importante como el sistema endocrino, las consecuencias no se hacen esperar.

2. Tu edad: a medida que los años llegan, con ellos las posibilidades de desarrollar enfermedades como esta. En las mujeres, sin embargo, la menopausia exaspera ese riesgo. El aumento de peso que comúnmente ocurre durante esta transición se ha asociado con alteraciones en la sensibilidad a la insulina y el metabolismo de la glucosa. Por su parte, en los hombres, podría causar disfunción eréctil, entre otras cosas.

3. Tus hábitos alimenticios: la relación entre lo que comes y el riesgo de desarrollar diabetes es muy cercana. Llevar una dieta alta en bebidas azucaradas, grasas saturadas y comida chatarra en general, es como abrir las puertas de par en par y decirle a la diabetes: “ven, entra y quédate como si esta fuera tu casa”. Por eso es tan necesario aumentar el consumo de verduras crudas y cocidas, frutas bajas en azúcares.

4. Lo que te gusta: claro, a nadie le gusta tomar medicamentos, pero cuando toca, toca. En el caso específico de la diabetes tipo 1, donde en la gran mayoría de los casos hay que aplicarse insulina, puedes elegir entre aplicarla por medio de una inyección o utilizar una bomba que la administre de a poco durante todo el día. Así mismo, tu médico podrá explicarte las distintas opciones para ti.

Sin embargo, aparte de las medicinas, debe ser tu compromiso el de mantenerte activo/a física y mentalmente. Por eso debes buscar ocupaciones, hobbies, deportes, etc., que te hagan vibrar de gusto y te permitan mejorar los niveles de azúcar en la sangre para mantener a raya los – a veces – difíciles síntomas y efectos secundarios que produce la enfermedad.

Comprende cómo funciona tu seguro médico y cómo debes pagar por tus medicamentos
Todo tratamiento para la diabetes es recetado por un médico especialista, y él puede serte de gran ayuda a la hora de elegir tus medicamentos de bajo costo. Digamos que él o ella podrían ser tus primeros aliados en la tarea de buscar un tratamiento que puedas pagar más cómodamente.

El otro gran aliado será, sin duda, el asesor de tu plan de seguro médico. Con él/ella podrás averiguar qué costos serán cubiertos en parte o totalidad por tu póliza y qué opciones hay a tu alcance para lograr un balance entre costo y tratamiento.

Pregunta por los programas de asistencia para prescripciones
Repasa, además, la sección de cobertura de medicamentos de tu plan de seguros. Así podrás comprender mejor cómo varían los costos dependiendo de la marca, la farmacia donde los adquieras, etc.

¿De marca o genéricas? Las medicinas que te convienen son…
Esta es una duda fácil de aclarar si se la preguntas a tu equipo médico: hay medicamentos para la diabetes que en su forma genérica cuestan muchísimo menos y funcionan igual que los que produce algún laboratorio reconocido. Puede ser que tu seguro médico cubra casi en un 100% los fármacos en su forma genérica, haciéndolos más convenientes para tu bolsillo.

Ten en mente que cuando tu seguro de salud no cubre la receta de alguna marca, puede ser que pague por las versiones genéricas. Aquí la recomendación aquí es que trabajes con el consultorio de tu médico y/o farmacéutico junto con la compañía de seguros para comprender todas las opciones de cobertura. Ellos siempre están bien informados y te ayudarán sin dudarlo.

Habla con tu médico acerca de tu receta y cómo puedes evitar múltiples copagos mensuales.

Busca en Internet (o pídele a alguien de confianza) que identifique posibles cupones o programas de descuento en medicinas para personas de bajos recursos y/o de la tercera edad. Hay organizaciones dedicadas a prestar este tipo de ayuda a quienes califican. Además, muchos fabricantes ofrecen asistencia financiera si no puedes pagar tu receta. Si lo prefieres, puedes llamarlos directamente para obtener ayuda.

Ahora sabes que la diabetes, aunque es una enfermedad seria, tiene opciones de tratamiento adecuados para cada tipo de persona. Ten confianza con tu médico y pídele su guía para saber qué es lo que te conviene y puedas mejorar tus condiciones de salud, al tiempo que cuidas tu bolsillo.

RELACIONADOS:Contenido Patrocinado
Publicidad