null: nullpx
A Bordo

Prueba: Ford Mustang Shelby GT500 2020, domando al caballo más salvaje

Sin duda, el Ford Mustang Shelby GT500 fue el carro más esperado del año, desde que fue anunciado oficialmente durante el Auto Show Internacional de Norte América en el 2019. Por ello, no pude rechazar la oportunidad de participar en el primer evento de prensa que se llevó a cabo en Las Vegas, Nevada.
30 Dic 2019 – 10:50 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

A través de los años hemos sido testigos de la evolución de los ‘muscle cars’ y el Ford Mustang no ha sido la excepción. Por el contrario, uno de los ‘pony cars’ originales (siguiendo al Plymouth Barracuda) fue el pionero en la tendencia de resurrección de este tipo de carros con un toque moderno.

El primer Mustang Shelby GT500 apareció en 1967 con ‘solo’ 355hp. Tras 50 años, además de duplicar su potencia, el GT500 mejoró exponencialmente sus habilidades.

Por otro lado, el volumen de producción (Flat Rock, Michigan) y ventas también incrementó significativamente. Solo en 2018 aparecieron 113,000 nuevos dueños de Mustang y ahora ofrecen 9 variantes (+CobraJet).



Por el Frente:
Cuenta con un ancho total de 81.9” (208 centímetros) y 53.7” (136.5 cm) de altura.

Su capo es fabricado utilizando un compuesto llamado ‘SMC’ que se viene usando en la industria automotriz hace más de una década. Es básicamente resina, y gracias a él han conseguido un capo liviano con un gran domo donde se aloja el enorme extractor de 6.03 pies cuadrados.

Además, han conseguido una integración genial de sus curvas y líneas con las de la parrilla y los guardafangos, los cuales también han sido fabricados usando el mismo compuesto.

El desempeño aerodinámico de este vehículo fue otra de las prioridades durante su desarrollo. Por eso encontramos detalles como el capo sobrepuesto en los faros. Esto no solo otorga una mirada agresiva, pero mejora el flujo del aire.

El diseño de sus faros es indiscutiblemente “Mustang” pero ahora integran un espacio en sus flacos exteriores, definiendo una línea vertical que cae hasta las tomas de aire en sus esquinas bajas.
Sus faros rectangulares ámbar se alojan sobre una barra negra. Ésta se alinea con el paragolpes donde tiene grabado su nombre “GT500” en el lado derecho.

Tuve la oportunidad de conversar con el diseñador de este vehículo y señaló a la integración de las líneas que componen el frente del carro, contándome que la inspiración para esta continuidad fueron los circuitos de carrera con diferentes configuraciones.

También me contó que el incremento del espesor de estas líneas (sobre todo la que esta sobre la parrilla) fue un factor crucial para mantener un desempeño aerodinámico aceptable y una presencia robusta.

Visualmente sus parrillas (la superior e inferior) se integran muy bien gracias al paragolpes negro. En la superior encontremos alojada a la cobra más grande en toda la historia de Shelby, y claro, no podían dejar de integrar el apellido del gran Caroll sobre el spoiler delantero bajo.

Su sistema de iluminación es automático. Al frente cuenta con tecnología de descarga de alta intensidad (HID) y con LEDs para las luces 3 luces diagonales que son un detalle por los que reconocemos a la nueva generación del Mustang.

Motor:
Su motor es un V8 de 5.2 litros supercargado capaz de producir hasta 760 hp (@7,300rpm) y 625lb-pie (@5,000). Emplea el mismo block de aluminio del Mustang Shelby GT350 pero reforzado.

Su supercargador de 2.65 litros fue diseñado y fabricado por Eaton. Para esta unidad, la prioridad fue bajar el centro de gravedad lo máximo posible. Para lograrlo, invirtieron la posición de su rotor (ahora 15% más largo) ubicándolo en la parte baja.

Por otro lado, la única transmisión disponible es una a utomática de doble embrague de 7 velocidades (DCT) diseñada y fabricada por TREMEC. Esta puede realizar los cambios de marcha en 80 milisegundos.

La transmisión de la potencia hacia el eje posterior es responsabilidad de un eje cardan fabricado en fibra de carbono. Esto ayuda a que el Shelby GT500 pueda acelerar hasta las 60 millas por hora en 3.3 segundos; ¼ millas 10.7 segundos y alcanzar su velocidad máxima limitada a 180 mph (288 km/h).

Loading
Cargando galería

Por el Lado:
Por el lado, su largo total es de 189.5” (481 cm) y la distancia entre ejes 107.1” (272 cm).

Un detalle curioso que destaca rápidamente en las esquinas de su spoiler delantero es que implementaron 3 niveles, cada uno con diferentes materiales…donde el más resistente es el más bajo. Encontramos también las afiladas alas verticales que colaboran incrementando la presión sobre el eje delantero.

Sus ruedas de fibra de carbono son de 20”. Estas han sido diseñadas y son fabricadas por la empresa australiana ‘ Carbon Revolution’. Son básicamente las mismas que encontramos en el Mustang Shelby 350R, pero debido a que el GT500 es más pesado, estas han tenido que ser modificadas principalmente en su diseño para cumplir con los requerimientos. Algo curioso es que el centro de las 4 ruedas son los únicos lugares en este carro donde encontramos el logo clásico de Ford.

En cuanto a sus neumáticos, Michelin desarrolló unos especiales para este carro. Los de serie son los Pilot Sport 4S mientras que los opcionales con los que contaba mi unidad de pruebas son los Cup 2 ($1,600). En el eje delantero calza 305/30 y en el posterior 315/30.

Su sistema de frenos fue desarrollado por Brembo, consiguiendo aumentar la absorción térmica en 25%. Al frente, usa rotores de 16.5” (420mm) con cálipers de 6 pistones y por detras aplica 14.6” (370mm) y cálipers con 4.

Han mantenido el emblema de la cobra sobre los guardafangos laterales, una de las ubicaciones clásicas.

Su spoiler lateral cumple doble función: Por un lado, estabiliza el aire y por otro protege la pintura de daños que pueden producir piedras y escombros pisados y proyectados por los neumáticos delanteros.

Por Detrás:
Su parte posterior tenemos que empezar por su enorme alerón que es 100% funcional. Este es fabricado en fibra de carbono y es regulable. Ofrece 2 posiciones que pueden ser ajustadas fácilmente para adaptarse a las condiciones o tipos de pistas que se enfrentaran.

Un dato impresionante es que este carro puede generar hasta 550 libras (250 kilos) de ‘downforce’ mientras anda a 180 mph (290 km/h).

Algo más que me comentó su diseñador fue que para el GT500 no usaron los faros más recientes. Decidieron por los anteriores porque estos mantenían consistencia con el criterio de inspiración del circuito ‘multi-trazado’.

Sus tubos de escape son de acero inoxidable de 2.75” con terminales pulidos. Estos se alojan entre compuestos que han tenido que ser actualizados con uno más resistente al calor generado por el sistema del GT500.

Encontramos unas líneas que apuntan a la cobra en el centro de la compuerta donde, por primera vez, se aloja directamente sobre la compuerta y no sobre una chapa redonda. Su espacio de carga es de respetables 13.5 pies cúbicos (382 litros) pero su limitante -como siempre- es la apertura hacia este espacio. Por otro lado, el GT500 no trae rueda de repuesto.

En cuanto a su deflector, en este destacan formas trapezoidales, triangulares y en el centro encontramos la luz de reversa.

Manejo:
Otra de las personas ‘relevantes’ que tuve oportunidad de conocer y conversar fue uno de los pilotos que participó en el desarrollo y calibración del vehículo. Me contó que, durante su desarrollo, habían acumulado más de 10,000 millas (16,000 kilómetros) sobre circuitos y que el objetivo principal fue maximizar su velocidad.

Uno de los ajustes más importantes y efectivos para este carro fue el de su suspensión ‘Magnaride’. Esta hace un trabajo increíble copiando las imperfecciones en cualquiera de sus modos.
En mi experiencia con este carro me impresionó de sobremanera en la sección de frenado al final de la recta principal del circuito. En esta parte uno debe pisar el pedal del freno hasta encontrar el limite (activar el ABS), para luego disminuir la presión y empezar a girar el volante en dirección de la curva.

Lo interesante fue que justo en esa área de máxima intensidad de frenado encontrábamos imperfecciones “baches” que normalmente alterarían el balance del carro y reduciría su capacidad de frenado. En el Shelby GT500 esto no ocurrió ni en mis vueltas más rápidas donde excedí el límite de frenando.

Otro sistema importante de mencionar es el de ‘Launch Control’. Me recordó mucho al complicado sistema de operar que trae el Dodge Challenger Demon, el cual ha sido diseñado y programado para carreras de ¼ de milla. Esto queda demostrado por su modo ‘burnout’, crucial para hacer un trabajo decente en estas carreras.

No puedo dejar de mencionar su sistema de tubos de escape con válvulas controladas electrónicamente. El sonido de este carro es rabioso y perfecto. Pero lo mejor de este sistema es que permite ‘bajarle a la bulla’ cuando es necesario simplemente presionando un botón.

Precio:
El precio sugerido al público por el fabricante para el Ford Mustang GT500 2020 es $73,995.

Paquetes/Opciones:
‘Carbon Fiber Track Package’ $18,500
- Ruedas de fibra de carbono expuesta de 20”
- Neumáticos Michelin Pilot Cup Sport 2
- Elimina la banca posterior
- Panel de instrumentos en fibra de carbono
- Alerón posterior GT4 en fibra de carbono expuesta
- Base ajustable para la barra de torsión superior
- Butacas deportivas RECARO de cuero
- Las pequeñas alas verticales en los extremos del alerón delantero
- Pernos de seguridad para las ruedas
*En mi opinión, este paquete vale lo que cuesta, ya que este no solo agrega detalles estéticos en el material por el que lleva su nombre, pero elementos funcionales.

‘Handling Package’ $1,500
- Flap Gurney
- Las pequeñas alas verticales en los extremos del alerón delantero

‘Technology Package’ $3,000
- Sistema de sonido Bang & Olufsen con 11 altavoces, subwoofer, reproductor de CDs y radio de alta definición.
- Sistema de monitoreo de puntos ciegos (BLIS) con alerta de tráfico cruzado posterior
- Espejos exteriores con calefacción, direccionales integrados y luces para charcos en LED con proyección de Cobra.
- Sistema de navegación con reconocimiento de comandos de voz y con capacidad para ser operados vía pantalla táctil.
- 3 memorias y 6 variables para ajustar la posición del asiento del piloto y

Racing Stripes $1,000

Cargando Video...
Primer Vistazo : Ford Mustang Shelby GT500 2020 | A Bordo
Reacciona
Comparte
Publicidad