publicidad
Buzos del FBI en Seccombe Lake Park.

FBI concluyó búsqueda de evidencias del ataque en San Bernardino debajo de un lago

FBI concluyó búsqueda de evidencias del ataque en San Bernardino debajo de un lago

La búsqueda comenzó el jueves, cuando las autoridades supieron que los tiradores podrían haber estado en la zona el día del ataque.

Buzos del FBI en Seccombe Lake Park.
Buzos del FBI en Seccombe Lake Park.


La búsqueda dentro de un lago del disco duro de una computadora y de cualquier otra prueba relacionada con la pareja de tiradores del  ataque que costó la vida a 14 personas en San Bernardino, en el estado de California, terminó.

La portavoz del FBI Laura Eimiller dijo que los buceadores finalizaron el sábado tres jornadas de rastreos en un pequeño lago de San Bernardino en busca de posibles pruebas abandonadas allí. Sin embargo, rechazó comentar si se había recuperado algún elemento relacionado con las pesquisas.

Un miembro del equipo de buceadores del FBI rastrea el lago Seccombe, el...
Un miembro del equipo de buceadores del FBI rastrea el lago Seccombe, el 11 de diciembre de 2015, en San Bernardino, California, en busca de pruebas relacionadas con la balacera que acabó con la vida de 14 personas una semana antes en el Inland Regional Center. (Foto AP/Jae C. Hong)

Investigadores dijeron previamente que los atacantes intentaron cubrir sus huellas destruyendo correos electrónicos, celulares y otros elementos en su casa en Redlands. Recibieron informaciones que decían que en el lago, en un parque a unas tres millas de donde tuvo lugar el tiroteo, podría estar el disco duro, según un agente con conocimiento de la investigación pero que no estaba autorizado a hablar en público sobre el caso.


La búsqueda en el lago comenzó el jueves, cuando las autoridades supieron que los tiradores, Syed Rizwan Farook de 28 años y Tashfeen Malik de 29, podrían haber estado en la zona el día del ataque, dijo David Bowdich, director de la oficina del FBI en Los Ángeles.

En el sitio, publica  Los Angeles Times, los investigadores recuperaron  varios objetos, de acuerdo a una fuente que pidió no revelar su nombre.

Nuevas evidencias desde el lago de San Bernardino Univision

El pasado 2 de diciembre, Farook, ciudadano estadounidense, y su esposa de origen pakistaní, abrieron fuego contra una comida de Navidad a la que asistían mucho de los compañeros de trabajo del hombre en el departamento de Sanidad de San Bernardino. La pareja falleció en un tiroteo con fuerzas de seguridad horas más tarde. Tenían una hija de seis meses.

Las autoridades dicen que Farook y Malik — que entró a Estados Unidos en julio de 2014 con un visado de prometida y se casó con su esposo un mes después — no eran conocidos de las fuerzas de seguridad antes del ataque. Pero desde entonces descubrieron que  la pareja hablaba sobre martirio y yihad en internet desde 2013.

El amigo de toda la vida de Farook, y pariente por matrimonio,  Enrique Marquez, compró los rifles de asalto utilizados en la balacera hace más de tres años, más o menos cuando se convirtió al islam, según el agente de las fuerzas de seguridad. Farook pidió a Marquez que comprase las armas porque estaba preocupado de no pasar los controles de antecedentes.

publicidad

Marquez, que se internó en un hospital psiquiátrico tras el ataque, contó a los investigadores que él y Farook planearon un atentado en 2012.

El senador por Idaho Jim Risch, un republicano que forma parte del Comité de Inteligencia del Senado, confirmó que  tenían un plan real, que incluía la compra de armas, pero que se pusieron nerviosos y lo dejaron en suspenso ante la actividad de los agentes y detenciones en la zona.

El director del FBI, James Comey, informó que  los autores se "radicalizaron hacia la violencia" incluso antes de conocerse y contraer matrimonio, pero aseguró que no hay pruebas de su pertenencia a una célula terrorista.


Marquez no ha sido acusado de ningún delito y ha estado cooperando con las autoridades.

Syed Rizwan Farook recientemente había tomado  un préstamo de $28,500, proveniente de un prestamista en línea. Había recibido el dinero poco antes de que él y su esposa perpetraran el letal ataque en San Bernardino, dijo una fuente al diario  USA Today.

Por su parte,  Enrique Márquez, de 25 años, es un hombre “emocionalmente inmaduro”, al que le gustaba leer libros de historietas. Así lo señaló al medio Jerry Morgan, dueño de la Taberna de Morgan para quien trabajó el hispano señalado de presuntamente haber comprado dos fusiles de asalto para los tiradores.

publicidad

Mientras, el sábado  continuaron los funerales por las víctimas de la masacre. Cientos de personas llenaron una iglesia cerca del Little Saigon del condado de Orange para recordar a Tin Nguyen, de 31 años. El servicio, oficiado en vietnamita, se celebró en la iglesia católica de Santa Bárbara, en Santa Ana.

En el sur de California se celebró un funeral por otra víctima, Isaac Amanios, de 60 años.

El viernes, un incendio sospechoso en una mezquita de California, a unos 120 kilómetros (75 millas) de San Bernardino, avivó los  temores entre los musulmanes de la zona.

Poco después del mediodía, la policía recibió un aviso de incendio en el Centro Islámico de Palm Springs, dijo Armando Munoz, portavoz del departamento de policía del condado de Riverside. Las llamas se contuvieron en el vestíbulo frontal del inmueble y nadie resultó herido.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad