publicidad
El hombre se acerca a los inmigrantes y a quienes no pueden demostrar que tienen un estatus de permanencia legal, les cobra 150 dólares para no denunciarlos ante las autoridades para que los deporten de Estados Unidos.
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad