null: nullpx
Cargando Video...

Pasión y Poder Capítulo 78

Univision1 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

eladio: ¿otra vez?

¡así no puedo controlar nada!

si pierdo a julia,

lo voy a destruir todo.

¡todo!

psicólogo: por lo pronto,

te voy a pedir que pienses

que es importante controlarte.

estar seguro de cada palabra

que dices y cada cosa que haces.

y que puedes hacer algo

de lo que te puedes arrepentir

toda la vida.

fanny: qué suerte que cada vez

te llevas mejor con eladio.

un hombre con poder siempre

es un buen aliado.

nina: es muy reservado.

pero tampoco es el monstruo

que dicen.

¿sabes qué?

en lo personal,

me resulta encantador.

fanny: [ríe]

¿te imaginas que al final

terminaras quitándoselo a julia?

sería el colmo, ¿no?

[ríe]

nina: no había considerado

eso ni de broma.

fanny: mira, te quedarías

con parte del dinero de arturo

y con el de eladio.

que, además, es un bombón.

[ríe]

sería la venganza perfecta,

amiga.

mira, como diría mi marido:

"sería una carambola

a tres bandas".

pasión, poder y venganza.

franco: es que david me hizo

enojar y--a ver,

yo solamente estaba tratando

de hacerle entender

que si su papá buscó

a caridad es porque--

porque tú no lo amabas.

pero pues, si--si lo pensamos,

todo es consecuencia

de la situación en la que eladio

nos involucró a todos.

julia: mira, lo que eladio

hizo--no me parece que culpa sea

de eladio de lo que tú

estás haciendo.

franco: no, no.

julia: ¿por qué tú

no te haces responsable?

franco: yo solamente

estoy planteando los hechos.

mi pap--

julia: tu--

franco: mi padrino, mi padrino

es el que ha hecho todo mal.

hasta permitió

que me casara con gaby.

julia: sí. sí, sí, sí.

tienes razón, tienes razón.

de cierta manera,

los hilos del destino

los ha manejado eladio.

a su antojo y--ciertamente,

no de la mejor manera.

pero ¿por qué--por qué le dices

todavía "padrino"?

es tu padre.

es tu padre.

franco: él no me deja

que le diga papá.

y yo no pienso hacerlo

hasta que él no me reconozca

y me dé su apellido.

julia: está mal [llora]

franco: pero aunque esté mal,

eso no va a suceder jamás.

arturo: te doy la bienvenida

oficial al grupo "montenegro".

jorge: muchas gracias,

don arturo.

y quiero que sepa que voy

a cuidar de todo lo suyo

como si fuera mío, ¿eh?

arturo: sí, lo sé, lo sé.

hija, pasa, pasa.

jorge ya es el contratista

oficial de la constructora

"montenegro".

regina: muchas felicidades.

jorge: gracias.

arturo: bueno, también

aprovechemos para recordar

cuando su padre

trabajaba para mí,

cuando remodelaron la casa.

¿te acuerdas?

regina: sí, yo también tengo

recuerdos muy bonitos con jorge.

cuando mi vida era más fácil,

sólo me preocupaba por sacar

buenas calificaciones y eso.

arturo: bueno, sería bueno

que un día de estos se tomen

un tiempo para recordar juntos.

regina: sí, sí.

a mí también

me gustaría recordar.

sobre todo, cuando tenía

un padre que me hacía sentir

segura y veía siempre

por mi felicidad,

antes que otra cosa.

eladio: voy a ser

más cuidadoso con lo que digo

y con lo que hago.

pero no me diga que deje

de luchar por el amor de julia.

psicólogo: ¿y cómo

vas a hacerle?

cada vez se te agotan más

los pretextos para verla

y ella no te quiere ver.

eladio: bueno, pues,

si no me quiere ver como marido,

me puede ver como el padre

de su hijo.

claro.

eso nos va a unir siempre, ¿no?

psicólogo: ¿piensa si tanta

insistencia es el camino?

quizás, si de verdad

le diera su espacio,

las cosas cambiarían.

arturo: aunque no lo creas,

sigo siendo el papá

que conociste.

jorge: bueno, también el sufrir

es parte del crecer y madurar.

no podemos ser niños

todo el tiempo y que nos cuiden

nuestros papás.

regina: no, tú no entiendes.

jorge: no, sí, entiendo

que te sientes así por--david.

pero el mejor apoyo es seguir

contando con tu familia,

sea como sea.

y con los amigos

que te quieren bien.

franco: a ver,

¿qué haces tú aquí?

justino: pues, lo que me encaróo

david.

ahora trabajo para él.

franco: ingeniero gómez luna,

para ti, no seas igualado.

justino: pues, ¿yo qué?

así me pidió que le dijera.

franco: mira, como sea.

antes de que ocupes

tu nuevo puestito,

mañana vas a mi casa nueva.

hay muchísimas cosas

que instalar allá.

¿te parece?

justino: está bien.

así lo voy a hacer.

pero pues, antes le tengo

que avisar al ingeniero david

porque pues, al final de cuentas

él sí es mi patrón.

bueno, permiso.

julia: fue muy dura

la plática con franco.

él no se ha portado bien conmigo

pero--bueno,

finalmente es por resentimiento.

él es una víctima más

de las circunstancias, papá.

humberto: no te dejes convencer

tan fácilmente, hija.

ese tipo siempre--siempre

quiso ser como david.

está buscando conseguirlo

a como dé lugar.

[celular]

julia: papá.

humberto: sí, sí.

piénsalo.

y no te dejes convencer.

julia: sí.

eh--¿bueno?

eladio,

te pedí que me dieras tiempo.

de verdad,

no quiero hablar contigo.

eladio: no--no, no.

por favor, no me cuelgues.

solo quiero disculparme por

mi comportamiento de la mañana.

sí, sí, y lo sé:

no tengo ningún derecho

de cuestionarte.

julia: sí, no,

no tienes ningún derecho.

¿y sabes qué?

mejor vamos a olvidarnos de eso.

y ya que hablaste,

te comento que por fin hablé

con franco de lo que pasó y--

y quiere limar asperezas.

eladio: te lo agradezco.

gracias por escucharlo, julia.

julia: no, no, no.

pero no te confundas.

porque lo escuché solamente

porque gabriela me lo pidió.

porque no puedo dejar de pensar

que es precisamente franco

la prueba de tu traición

y de tu engaño.

david: perfecto.

oye, ¿te parecería bien

empezar mañana mismo con esto?

justino: claro que sí.

sí, por supuesto.

le vamos dando, ¿eh?

david: claro.

justino: y--y no

te voy a fallar.

de verdad.

muchísimas gracias

por la oportunidad.

david: no, hombre.

no tienes nada que agradecer.

es un placer para mí.

no entiendo,

no comprendo cómo llevabas

tantos años en esta empresa.

no te habían descubierto,

mi hermano.

porque eres muy talentoso

y eres muy bueno. de verdad.

justino: muchas, muchas gracias,

de verdad.

pues, a lo mejor

no era mi momento, ¿no?

como decía mi chaparrita.

y como dice clara: "todo lo malo

siempre pasa por algo bueno".

david: todo, sí, claro.

justino: pero bueno, entonces,

te dejo, no te quito el tiempo.

david: claro.

justino: examínalo y todo.

y nos vemos mañana.

david: te lo agradezco mucho,

de verdad.

justino: que estés muy bien.

david: descansa.

justino: gracias, igualmente.

david: mañana empezamos, ¿eh?

justino: claro que sí.

gracias.

david: a ti.

contestadora: hola,

estás hablando al teléfono

de regina montenegro.

deja tu mensaje.

david: regina, no vas a lograr

que deje de buscarte.

mi amor, por más que jorge

insista y tu padre

busque separarnos.

así que, si no es por teléfono,

por lo pronto te buscaré

en persona.

eladio: acepto.

acepté desde el principio

que todo es mi culpa.

y de verdad te agradezco

que hayas hablado con franco.

sé que lo haces porque

eres una mujer muy noble.

julia: una gran mujer sí,

pero no soy tonta, eladio.

y no puedo aceptar que hayas

tenido un hijo estando

casado conmigo.

y peor, que me hayas engañado

durante tantos años.

eladio: solo trata de recordar

que eso sucedió en la peor etapa

de nuestro matrimonio.

además,

estoy seguro que mi amor,

lo que te amo,

va a terminar por convencerte,

porque nunca fue mi intención

herirte.

y julia,

si soy mejor persona es por ti.

humberto: hija, ¿qué pasa?

julia: [llora]

papá, estoy muy confundida.

de verdad, no sé si ya terminar

definitivamente con eladio y--y

arturo todo el tiempo

insistiéndome.

solamente me está metiendo

en más problemas.

de verdad, no sé qué hacer.

humberto: bueno,

decidas lo que decidas,

yo te voy a apoyar, hija.

entiendo que te sientas

confundida porque los dos

me parecen los hombres

más indicados para ti.

julia: ay, papá.

no.

¿por qué me estás diciendo eso?

¿porque los dos son ricos?

humberto: no, no, hija, no.

te digo eso porque

te aman los dos.

regina: ya me puse

de acuerdo con jorge.

así que ya terminé, ya me voy.

arturo: no, no, hija--hija,

espera--espera.

dame un abrazo.

no--no quiero que sigas enojada.

regina: [suspira]

arturo: ¿sí?

regina: te voy a decir

lo que pienso.

no entiendo cómo pudiste poner

cosas a nombre de miguel

para no dárselas a mi mamá.

arturo: a ver, mi amor.

tu mami me orilló a eso.

además, te aseguro,

no soy el único que lo ha hecho.

regina: ay.

arturo: eladio está haciendo

lo mismo para proteger

su patrimonio.

regina: ¿eladio?

arturo: sí, te lo juro.

regina: mm, lo voy a comprobar

porque no lo creo.

[celular]

david: regina.

¿cómo estás?

qué--qué gusto escucharte.

regina: no--te hablo

para otra cosa.

no para lo que tú crees.

te quiero preguntar algo.

david: ¿de qué se trata?

regina: ¿tú crees que tu papá

sería capaz de poner propiedades

a tu nombre para no dárselas

a tu mamá si se divorcia?

david: pues--sí,

es justo lo que me propuso.

gracias, eso era todo.

arturo: espero que ahora

te des cuenta de la verdad.

no soy tan malo

como tú quieras verlo.

eladio

solamente finge ser un santo.

julia: [suspira] ay, papá.

es que te juro

que no sé qué hacer.

no sé,

yo quiero volver con mi esposo

pero cada vez que--que

veo a franco me siento mal.

humberto: mm.

julia: me da mucho coraje.

humberto: me imagino, hija.

julia: nunca voy a poder olvidar

lo que eladio me hizo.

humberto: ¿qué sientes

con arturo?

julia: ¿cómo que "qué siento"?

humberto: ajá.

julia: ¿sabes qué siento?

humberto: ¿qué, mi hija?

julia: que no es justo.

que david sea infeliz

por no poder estar con regina.

humberto: mm.

julia: y que su familia piense

que arturo se está divorciando

por mí.

humberto: que no te importe

lo que digan los demás, hija.

tie--tienes que pensar un poco

más en ti para ser feliz.

siempre has puesto

a todos antes que tú.

primero a mí, con mi enfermedad.

por eso te casaste con eladio.

julia: ya, papá. ya.

humberto: y--y luego, a pesar

de lo mal que se llevaban,

nunca--nunca dejaste de pensar

en el futuro de tu hijo.

no.

ahora david te juzga

duramente en lugar

de tratar de entenderte.

tú no puedes seguir

sacrificándote,

ni por él ni por mí, hija.

julia: no sabes

cómo me sorprende escucharte.

has cambiado mucho.

humberto: el tiempo

me ha abierto los ojos

y el corazón, hija.

solo quiero tu felicidad.

así es que,

si es necesario que me mandes

a una institución pública--

julia: ay, no.

humberto: no me importa, hija.

te lo juro que lo acepto.

con mucho gusto, hija.

sí, mi hijita.

arturo: así es como

te has convencido de que

no soy un empresario perverso.

sabes que no fui el peor marido.

regina: eso solamente

lo puede juzgar mi mamá.

pero sí te digo que, como papá,

estás dejando mucho que desear.

arturo: hija--

regina: antes nos decías

que todos los hermanos

tenemos que llevar bien, ¿no?

¿no decías eso?

¿cómo voy a ver ahora a miguel

si aceptó todo lo que era

de mi mamá y de nosotros?

arturo: perdón, nada de tu mamá

ni de ustedes es independiente.

[celular]

regina: [ríe] independiente.

no me vas a convencer de nada.

te dejo porque voy a contestar.

fanny: buenas tardes.

eladio: ¿cómo estás?

por favor.

gracias por venir.

fanny: permiso.

la verdad,

me extrañó tu llamada.

pero también me dio mucho gusto.

porque me caes perfecto.

[ríe]

y también sé que estás ayudando

a mi amiga nina.

eladio: así es.

lo que pasa es que quisiera

ayudarla más.

y para eso necesito que nina

me venda sus acciones.

fanny: no, no creo que acepte.

eladio: yo creo que,

si la sabes aconsejar, sí.

además, será beneficioso

porque tú te llevarías

una muy buena comisión.

nunca has hecho negocios conmigo

pero yo soy muy generoso

cuando cumplen con mis encargos.

fanny: de acuerdo.

acepto.

yo la voy a convencer.

[música]

[música]

regina: perdóname

por colgarte así, david.

pero estaba discutiendo

con mi papá.

david: pero ¿eso qué tiene

que ver con lo que yo te dije?

regina: mi papá pasó propiedades

y acciones a nombre de otros

para no dárselos a mi mamá.

nuestros padres son iguales.

primero ven por sus intereses

y luego no les importan

los sentimientos de los demás.

david; pues, me alegra mucho

que te des cuenta, regina.

porque si a ellos

no les importamos como,

¿por qué nos van a importar

a nosotros?

ya te lo dije: cásate conmigo.

regina: david, por favor,

no insistas.

mira, yo creo que era un error

hablarte.

lo hice en un impulso y perdón,

pero te voy a colgar.

eladio: me doy cuenta

que eres una mujer de negocios.

fanny: algo he aprendido

de mi marido.

y quiero que te quede claro

que te cobraré bien.

lo hago más que nada

por ayudar a mi amiga.

eladio: lo sé.

y créeme que si la convences,

obvio,

nos vamos a beneficiar todos.

fanny: bueno, si la estás

apoyando es porque quieres

destruir a arturo montenegro,

¿no?

[ríe]

eladio: después de cómo

se ha portado con nina,

creo que ella

me lo va a agradecer.

aquí lo importante

es que nina quede asegurada.

además,

no perdería ni un centavo

si me vende sus acciones.

fanny: entiendo.

eladio: hazle ver

que no vale la pena

que pierda sus mejores años

tratando de hacer negocios

con esas acciones.

lo mejor es que venda.

ahí tiene una gran,

gran fortuna para disfrutar.

mientras,

yo me encargo de demostrarle

a arturo quién es el mejor.

estoy seguro que para nina

eso también va a ser

bastante beneficioso.

nina: ahora menos que nunca

voy a ceder, rueda.

y no me importa

que se complique el divorcio.

y si arturo se pone necio

y me corta las entradas,

ya veré yo cómo las abro.

sí, gracias,

espero su respuesta.

daniela: ¿y ahora qué pasa,

mamá?

nina: que tu padre

me pone como condición para

darme las migajas que me ofrece

que le deje esta casa para él.

daniela: ¿cómo?

¿sigue necio con lo mismo?

no puede ser.

regina: hola, ma.

hola, dani.

daniela: hola.

regina: ay, ¿cómo estás?

nina: muy triste.

muy triste por todo lo que

me está haciendo tu padre.

¿sabes qué?

insiste en quitarnos la casa.

cuando me casé con él acepté

vivir aquí con mis suegros

cuando todo el mundo me decía

que le pidiera una casa.

pero la verdad fui muy tonta.

no quise que me tacharan

de aprovechada como pensaban.

pero si lo hubiera hecho,

no estaría ahora peleando

con su papá y tendríamos

nuestra propia casa,

como corresponde.

daniela: de verdad

que mi papá se pasa.

nina: encima de que me es

infiel, quiere sacarme

del lugar donde he vivido

casi toda mi vida.

agustín: tengo que advertirte

que regina se molestó mucho

cuando supo que somos

prestanombres de tu papá.

miguel: pues, sí,

me--me imagino.

pero es mejor que las cosas

estén a mi nombre

y no al de nina.

agustín: estoy de acuerdo.

miguel: nina es tremenda,

es capaz de derrochar el dinero,

dárselo a érick.

y ahí sí, todo se perdería.

y yo, pues, nunca voy a dejar

de ver por regina y por daniela.

agustín: lo sé.

yo haría lo mismo.

miguel: oye, agustín.

¿tú crees que mi papá sería

capaz de hacer algo indebido

con tal de proteger a érick?

consuelo: estoy eligiendo

qué foto del bebé

le vamos a andar hoy a miguel.

clara: ay, consuelo,

mejor no le mandes nada.

consuelo: ¿por qué no?

quedé de mandarle una a diario

y es lo que he hecho.

clara: yo sé que lo haces

en buen plan.

pero piensa que eso se puede

malinterpretar.

ay, ya. no le busques

tres pies al gato.

imagínate que érick

o tu suegra ven una foto.

vas a tener más broncas.

agustín: no sé si tu papá

hizo algo para librar

a érick de la cárcel.

la verdad,

yo no puedo asegurarte nada.

miguel: no sé. a mí se me hace

muy extraño todo lo que pasó

con el testigo de érick, ¿no?

agustín: bueno,

si lo hizo no lo juzgo.

un padre es capaz

de hacer todo por sus hijos.

miguel: sí, sí, sí.

pero hay límites.

y yo tengo mis dudas

de la inocencia de érick.

como dice consuelo: "si alguien

no se puede contener

es precisamente él".

agustín: a ver,

¿sigues en contacto con ella?

miguel: no lo puedo evitar.

agustín: mira, miguel.

entiendo que se quieran.

pero piensa

en las consecuencias.

¿cuántas veces te lo he dicho?

lo único que estás haciendo

es ayudar a érick

a que le quite su hijo.

[celular]

petra: ¿qué?

regina: ay.

sí, es david.

petra: pues, ¿no va a

contestar, señorita?

regina: no, no voy a contestar.

es que hoy le marqué en la tarde

y no debería de haberlo hecho

porque ahora va a pensar

cosas que no son.

petra: pues, lo único que puede

imaginarse, señorita,

es que usted lo quiere mucho

y no es ninguna mentira.

regina: ya sé.

david: tengo que verla,

tengo que verla.

discúlpeme.

bueno, tengo que verla.

tengo que verla.

david: te dije que si no

me contestabas tenía que venir

a buscarte en persona, regina.

petra: [suspira]

tan guapos los dos,

no lo entiendo.

david: lo único que necesito

es que me digas que me quieres

lejos, en tal caso.

o que no me amas.

regina, porque si me dices otro

motivo, no te lo voy a aceptar.

regina: da lo mismo.

ya no quiero estar contigo.

es lo único

que tienes que entender.

david: ¿no quieres

estar conmigo?

regina: no.

david: no.

[música]

[música]

david: ¿cómo le haces

para--para volverme loco?

regina: ya no insistas.

david: ¿que ya no insista?

regina, ¿por qué?

¿por qué no quieres que insista?

¿por qué tienes miedo a que--a

que te convenza

y a que regreses conmigo?

¿por eso no quieres que insista?

regina: no, porque

basta con que estemos bien

para que todo empeore.

y todos nuestros papás se peleen

y haya tanto revuelo porque--

david: regina, regina,

tienes que entender,

eso son broncas de ellos.

son peleas de esos.

regina: david.

¿te parece bien que tu papá

ponga los bienes a tu nombre

para no darle casi

nada a tu mamá?

mi papá está haciendo lo mismo,

está loco.

tú y yo--

daniela: es el colmo

con ustedes dos.

¿tú como vienes a esta casa

como si nada, david?

¿no entiendes que tu mamá

es la amante de mi padre?

david: daniela, no te metas.

por favor.

daniela: regina,

¿y qué onda contigo?

¿no que ya habían terminado?

david: a ver, daniela,

esto es entre ella y yo. ¿sí?

por más que haya problemas

con nuestros papás,

ella y yo vamos a estar juntos.

vamos a terminar juntos.

tenlo muy claro.

regina: no, david.

no va a ser así.

daniela tiene razón,

es mejor que te vayas.

daniela: ¿ya ves?

te quedaste sin regina y sin mí.

regina: [suspira]

david: pues, yo voy a seguir

insistiendo, ¿eh?

regina, porque, con el beso

que me acabas de dar me dijiste

de nuevo todo lo que me amas.

piénsalo.

daniela: ¿sabes qué, regina?

aunque sea por consideración

a mi mamá, deberías de decirle

que no vuelva a esta casa.

y si no quieres complicar

más las cosas es mejor

que te olvides de david.

regina: ay.

franco: te quiero agradecer

por apoyarme con lo de érick.

el callao: si no le dije

a don eladio que tuviste que

ver en el accidente de érick,

no fue por ti.

sino para quitarle

una angustia más a mi patrón

que ya tenía bastantes.

franco: como sea.

este cheque

es por una buena cantidad.

para demostrarte de verdad

mi agradecimiento.

tú siempre has apoyado a eladio.

por eso, como mayor razón,

aprovecha esta gratificación

del hijo de tu patrón.

david: [llama a la puerta]

mamá.

me dijo simona que estabas aquí.

julia: david.

¿está todo bien, hijo?

david: yo creo que sobra

tu pregunta, ¿no crees?

bueno, lo único que vengo, mamá,

es--es venir a decirte

que mi papá me propuso

darme más acciones.

no las acepté.

julia: en otras circunstancias

sabes que te insistiría

que las aceptaras,

pero ya aprendí.

yo tengo que aceptar

tus decisiones.

incluso la decisión

de alejarte de mí.

david: mira, mamá,

yo--yo te aseguro que esto

es lo mejor para todos.

¿sí?

y también quería avisarte

que no me interesa

lo que pase entre mi papá y tú.

o lo que pase entre arturo--

julia: ay, no.

david: no. sí, mamá.

yo voy a seguir insistiendo

para regresar

y estar con el amor de mi vida.

julia: no, es que, haces bien.

haces bien.

yo quiero que seas feliz.

y espero que recapacites

y--y me comprendas

que--que yo soy tu madre.

no puedo estar alejada de ti.

te extraño mucho.

david: date cuenta, por favor.

lo mejor es que cada quién

se concentre

y se enfoque en hacer su vida.

lo único que estoy haciendo

es venir a advertirte

lo que está haciendo mi papá.

julia: bueno, él puede hacer

lo que quiera con su dinero.

david: no, es que--perdóname,

no lo estás entendiendo, mamá.

no me estás escuchando.

es obvio que él quería

poner esas acciones a mi nombre

para no darte a ti

lo que te corresponde en caso

de que te divorcies de él.

julia: ¿tu papá

está haciendo eso?

david: claro que está haciendo.

y que no te extrañe, mamá,

que el día de mañana ponga algo

a nombre de franco o ponga más

cosas a nombre de gabriela.

va a depender

de ti si te importa o no.

con permiso.

arturo: espero que regina

ya no se porte así conmigo.

después de lo que le dijo david,

ya vio que eladio también está

cuidando, resguardando su dinero

por si se divorcia de julia.

y espero que sea pronto.

agustín: eso lo dudo.

arturo: no, pues no.

antier la sentí diferente.

la besé, en la boca.

y no me rechazó.

solamente debo esperar

a que pierda el miedo.

porque eso es lo que tiene:

miedo.

pero me ama.

de eso no tengo duda, me ama.

agustín: pues, de verdad,

espero que todo esto salga

como quieres, arturo.

porque--si no,

no sé si tantas complicaciones

valgan la pena.

arturo: por supuesto.

así va a ser.

así va a ser.

claro que me ama.

nina: buenos días.

eladio: adelante, por favor.

toma asiento.

gracias por venir, nina.

estuve pensando

en lo que hablamos.

nina: ¿sobre las acciones

o sobre julia?

eladio: hablemos

solo de negocios.

yo sé que piensas que para mí

es ventajoso que yo quiera

comprar tus acciones.

lo que pasa es que no te has

dado cuenta el trabajo

que implica manejarlas.

nina: me estás subestimando.

eladio: no, no se trata de eso.

lo que te propongo es darte

una asesoría para manejar

bien tus acciones.

y en el momento que veas

los resultados, ya tú decides

si quieres vender o no.

nina: bueno,

eso suena mucho mejor.

pero si recibo tus consejos,

tú corres el riesgo de que yo

me entere de tus negocios.

y tú de los de arturo y míos.

eladio: [ríe]

obvio, pero no quiero prepararte

como tu competidor, porque eso,

claro que lo seguiría siendo.

sino como el presidente

como asociación de empresarios.

nina: suena muy bien.

¿y qué me vas a pedir a cambio?

eladio: nada,

si tienes acciones,

estás en tu derecho

de pedir una asesoría.

y esa, yo te la voy a dar.

así de sencillo.

caridad: gracias, gaby,

pero no era necesario

que te molestaras en traerme

a un lugar así.

gabriela: en realidad

fue idea de franco.

caridad: ¿de verdad?

gabriela: y me da mucho gusto

que quiera hacerte sentir bien.

consintiéndote un poco.

caridad: franco se está portando

muy bien conmigo.

gabriela: y no solo quiere

que te traiga a la estética.

también, me dijo

que te comprara algo de ropa.

caridad: ay, no, no, no.

no es necesario.

gabriela: pero a franco sí.

quiere verte hermosa.

dice que te mereces eso y más.

nina: bueno,

entonces ya quedamos.

haré hoy mismo la solicitud

para la asesoría.

eladio: encantado, nina.

julia: vaya, otra vez aquí.

como que se está haciendo

costumbre visitar a mi marido.

nina: si tanto te interesa,

no lo hubieras corrido

de tu casa ni de tu cama.

[música]

[música]

gabriela: cada día me cuesta más

estar en la fundación y ver

a mi tía enojada con franco.

caridad: ¿no se puede intentar

hablar con ella de nuevo?

para que todo su rencor

sea para mí y no para mi hijo.

gabriela: franco fue a buscarla

y habló con ella.

pero ni así entiende que él

no tiene la culpa de nada.

[celular]

caridad: bueno.

marintia: hola, caridad,

¿cómo estás?

caridad: bien, bien,

muy bien, ¿y tú?

marintia: yo bien,

pero te quería

platicar de tu nieto.

gabriela: ¿estás bien, caridad?

¿por qué estás así?

julia: ¿puedo saber qué tanto

viene nina a hacer aquí?

eladio: me vino a pedir

una asesoría.

julia: ajá.

eladio: y yo como presidente

de la asociación

se la tengo que dar.

julia: bueno, pero, a ver,

no entiendo por qué a ti.

bueno, cierto,

eres el presidente, pero

¿qué no le puedes asignar

a alguien más?

eladio: bueno, es parte

de mis responsabilidades.

julia: pues a mí me parece

que esa mujer

está buscando algo más.

eladio: [ríe]

y--bueno,

¿estará buscando algo como qué?

julia: ay.

eladio.

no te hagas.

no, de verdad,

nina no es de fiar.

eladio: eso lo sé perfecto.

julia: ¿entonces?

eladio: pero ¿qué pasa aquí?

¿es mi imaginación

o te veo celosa?

julia: claro que no.

no, ¿y sabes qué?

no tengo ni por qué meterme

en tus asuntos,

de hecho no sé ni siquiera

qué hago aquí.

eladio: julia, espera,

sí tienes por qué meterte.

me estás preguntando cosas

porque tienes todo el derecho.

eres mi esposa.

julia: bueno, yo nada más vine

a decirte que puedes estar

tranquilo porque,

si llegamos a divorciarnos

no te voy a pedir ni un peso.

me voy a ir de tu vida

exactamente como llegué.

sin nada.

caridad: no, no es nada, gaby.

perdón.

perdón.

perdón.

es que estaba distraída.

marintia: ya oí que estás

con gabriela y no puedes hablar.

te llamaba para contarte

de mi hijo.

pero ahora no puedes hablar,

así que, platicamos en la noche.

gabriela: ¿estás bien?

¿qué pasó?

caridad: es que me llamó

una amiga que tiene un problema,

pero--luego le voy a hablar.

gabriela: ¿pero por qué

estás así de tensa?

¿estás bien?

caridad: es que mi amiga

está pasando por lo mismo

que yo viví.

gabriela: ah.

¿la metieron

a la cárcel también?

eladio: pero

¿de qué estás hablando?

yo no pienso divorciarme,

ya te lo he dicho.

julia: bueno, pues como sea.

de verdad, no quiero nada tuyo.

eladio: julia,

¿de verdad no te das cuenta?

lo único que quiero

es reconquistarte.

que revivamos este amor

que ya estábamos gozando.

julia: a ver, ¿entonces por qué

quisiste pasarle acciones

de nuevo a david?

¿para compartirlas?

¿para dividirlas? ¿para qué?

eladio: no, porque david

es nuestro hijo y me preocupa.

además, si de verdad

no logro conseguir tu perdón

y al final quieres terminar

con nuestro matrimonio.

creo que me conoces,

y sabes que no hay forma

que te deje desprotegida.

julia: gracias por tu intención,

pero de verdad, eladio,

ha llegado el momento

que yo aprenda a ver por mí.

ya, yo siempre he estado

a expensas de un hombre

que se haga cargo de mis gastos.

ya no quiero.

eladio: a ver, a ver,

ya te entendí.

pero hay dinero de sobra.

¿qué necesidad tienes

de pasar dificultades?

julia: sí tengo.

tengo la necesidad

de ser independiente.

porque fue un error

dejar que me mantuvieras

durante tantos años.

yo debo de salir adelante sola.

tengo que aprender.

eladio: ¿alguna vez

te has preguntado

por qué he hecho todo?

¿cuál era mi interés

en competir y hacer

tanto dinero?

no, ¿verdad?

pues, la intención

es que me admiraras.

que vieras cómo me superaba

día con día para ti.

eso es lo único

que me importaba.

y siempre me he dado cuenta que

a ti te importan otras cosas.

y necesitabas otras cosas

como pareja.

sigo luchando, de verdad,

por cambiar.

para lograr ser el hombre

que tú quieres.

créeme, julia.

franco: eh--perdón, pa--yo--

julia: bueno.

te dije ya lo que quería,

así que, nos vemos.

con permiso.

franco: ¿eh?--hasta luego,

madrina.

julia: hasta luego, franco.

eladio: ¿cuántas veces

te he dicho que no entres

a esta oficina sin anunciarte?

franco: ya, perdón.

perdón, papá.

de verdad, lo único que yo

quiero es que tú estés bien

de nuevo con mi madrina.

[música]

[música]

nina: estoy aquí

por asuntos de trabajo.

pero también aprovecho

para decirte que encontré

una solución para lo de la casa.

arturo: toma asiento, por favor.

¿vas a aceptar

que te compre otra?

nina: no, no,

pero pensé en una mejor manera

para repartir las cosas.

arturo: ¿repartirlo?

¿de qué hablar?

nina: érick tiene

el "penthouse"

de cuando se casó.

¿por qué no le das

un dinero a miguel

para que se compre otro igual?

y así puedes poner la casa a

nombre de regina y daniela y--ni

tú ni yo nos quedamos con ella.

¿qué te parece?

regina: me da mucho gusto

que vayamos a trabajar juntos.

jorge: a mí también.

regina: solo quiero

pedirte algo.

por favor,

no te metas en las broncas

que traigo con mi papá.

jorge: perdóname,

pero lo que te dije es cierto.

creo que tú estás mal.

no, no creo.

estás mal y estás triste.

debes apoyarte

en la gente que te quiere.

regina: mi papá no me quiere,

si no, no se hubiera metido

con julia.

jorge: bueno, lo que te está

pasando es muy duro

y sé que te duele mucho.

pero no te quedes estancada ahí.

¿recuerdas lo que te dije cuando

me agradeciste lo de la tortuga?

que aunque lo haga lentamente

ella avanza y camina.

y así pasará contigo.

poco a poco

llegarás a un momento

donde ni lo de tu papá

ni lo de david te va a doler.

y la tortuga y yo

estaremos a tu lado.

regina: [suspira]

gracias.

arturo: si la pongo

a nombre de nuestras hijas,

de todas formas tendrías

que salirte de ahí.

porque si quiero

la casa de mis padres

es para vivirla yo.

y seguramente ellas

se irán contigo.

nina: pues, no lo sé.

pero tal vez si tú cedes.

arturo: si tú quieres buscar

mil formas, solamente,

para quedarte con esta casa.

y lo haces para fastidiarme,

así que no.

no lo acepto.

nina: [ríe]

no puedo creer que algún día

tú y yo remodelamos esa casa

felices de compartirla.

muy enamorados.

por lo menos por eso

deberías dejar de comportarte

como un patán.

arturo: [ríe]

¿patán?

ese es el argumento

de todas las mujeres

cuando hay un divorcio.

estoy pidiéndote que entiendas

que esa casa le pertenecía

a mi familia.

nina: perfecto.

si no aceptas, entonces,

mi propuesta es firme.

quiero que la casa sea para mí.

simona: señora, ¿qué cree?

la llamaron de la boutique,

de esa que le gusta tanto.

julia: ¿qué? ¿qué dijeron?

simona: uy,

que les llegaron nuevos modelos.

que a ver si pasa a verlos.

julia: ¿eh? gracias, gracias,

pero desde ahora tengo que ser

más mesurada en mis gastos.

tienen que cambiar muchas cosas,

simona.

no me acordé

que tenía la terapia.

voy a volver a salir.

humberto: ni creas

que con su estúpido orgullo

vamos a vivir como pobretones.

[ríe]

ay.

[llaman a la puerta]

miguel: sí.

regina: tenemos que hablar.

miguel: claro, siéntate.

regina: quiero que me expliques

por qué aceptaste que mi papá

pusiera acciones y propiedades

a tu nombre.

miguel: solo quería ayudarlo.

regina: ¿ayudarlo? ¿sí?

miguel: sí.

regina: ¿fue por eso?

¿no fue porque te querías

vengar de mi mamá?

¿o tal vez tener más que érick

para poder luchar por consuelo?

nunca lo pensé de ti, miguel.

no me toques.

miguel: regina, es que--

[timbre]

érick: hola.

consuelo: no te invité a pasar.

érick: ok.

vine a llevarme a mi hijo.

quiero estar con él.

así que, dámelo.

consuelo: mi hijo

no es un objeto del que puedes

disponer cuando tú quieras.

érick: o sea,

¿me lo estás negando?

consuelo: tú puedes verlo,

pero no así

cuando se te dé la gana.

y no lo vas a sacar ahora

porque está enfermo.

érick: ¿o sea que no me lo vas

a dejar ver?

consuelo: en vez de estar

fastidiando, érick,

¿por qué no mejor no te llevas

a tus abogados

y me dejas en paz?

érick: que conste,

que yo lo único que quiero

es ver a mi bebé.

y tú no me dejas.

es más.

aquí tengo un--un testigo.

tú escuchaste, ¿verdad?

señor: claro que sí, señor.

érick: te juro que las cosas

no se van a quedar así.

linda tarde.

julia: me volví a encontrar

a nina en la oficina

de mi marido.

yo no sé qué se trae

con mi esposo.

psicólogo: ¿y está celosa?

julia: no, no.

pero no tiene nada

que hacer allí.

psicólogo: ¿está segura

que no son celos?

a mí puedes engañarme,

pero ¿qué hay de ti misma?

¿te puedes engañar?

julia: bueno.

pues, tal vez sí, es posible

que sean celos porque--ay,

la muy descarada me dijo

que yo había sido

la que había alejado

a mi marido de mi casa

y de mi cama.

psicólogo: ¿y eso te pareció

una insinuación?

julia: nina es una vulgar,

es una mujer descarada.

a ver, dígame usted,

con lo que le he platicado,

¿usted cree que esté

pretendiendo a mi marido?

psicólogo: ¿y qué es

lo que crees tú?

julia: ella me dijo

un día que mi marido le parece

un hombre muy atractivo,

muy guapo, así me lo dijo.

y ahora menciona la cama.

no sé si lo hace para molestarme

o qué pretende.

psicólogo: piensa que así

como tú eres libre para elegir

entre eladio o arturo,

tu marido también

se podría refugiar

en los brazos de otra mujer.

caridad: [suspira]

¿te gusta cómo me arreglé?

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.