null: nullpx
Univision Contigo

Este caribeño ha ganado ya más de 800,000 dólares con un invento para cortarse uno mismo el pelo

Joshua Esnard, que vive en Carolina del Norte pero es originario de la Isla de Santa Lucía, en el Caribe, sacó todo el dinero de sus tarjetas de crédito para invertir en una plantilla para rasurar el cabello que se le ocurrió de adolescente.
24 May 2017 – 2:42 PM EDT

La primera vez que Joshua Esnard decidió cortarse el pelo a sí mismo se dejó la cabeza llena de huecos. Tenía 13 años de edad y por semanas no pudo salir de su casa sin usar una gorra de béisbol. "Lo peor es que tardó en crecer una eternidad", cuenta a Univision Noticias. "Fue realmente vergonzoso", reconoce.

Ahora vende en internet por 14.99 dólares la herramienta que inventó para tratar de solucionar ese problema, la cual envía a 68 países y le ha generado más de 800,000 dólares en ganancias en un año y cuatro meses de su lanzamiento.

Su papá siempre había sido quien lo rasuraba, pero el estilo era demasiado clásico y "anticuado" para los gustos de Esnard. "Quería algo más cool", recuerda. En ese entonces vivían en Ithaca, Nueva York, y todos los barberos eran costosos o quedaban demasiado lejos para el muchacho que aún no tenía licencia para conducir.

Un año después de sus primeros intentos, Esnard logró finalmente hacerse un mejor corte. Para lograrlo usó un pedazo de plástico que presionó contra su piel, ganando más control sobre dónde pasaba la afeitadora. "Wow", es lo que recuerda haber pensado al verse al espejo. Los resultados fueron tan buenos que en clases los compañeros le preguntaron cuál era el nombre de su barbería.

" Un buen corte de pelo te da confianza: confianza para ir a entrevistas de trabajo, para invitar a una muchacha a salir, eres una persona nueva. Es la primera impresión de ti que se lleva una persona", dice Esnard, quien nació en la Isla de Santa Lucía, en el Caribe, y llegó con sus padres a Estados Unidos a los tres años de edad. Lo que separa un buen corte de uno extraordinario, añade, es muy subjetivo. Pero el primer indicador es que "te sientes bien, sientes que puedes conquistar el mundo".

El producto

Desde entonces Esnard usó esa misma plantilla, que fue mejorando con el tiempo. Hasta que un día, casi 15 años después de inventarla, decidió registrarla en la oficina de patentes y empezar a venderla con el nombre de Cut Buddy.

Empezó el negocio con 15,000 dólares, casi en su totalidad provenientes de sus tarjetas de crédito. Contactó a una fábrica en China y ordenó un centenar de cajas que llegaron a su casa, que ocupaban gran parte de su garage en Fort Lauderdale, Florida. " Gasté hasta mi último dólar. No sabía en lo que me había metido", comenta. En ese momento Esnard, quien estudió finanzas, trabajaba a tiempo completo en Broward College.

Empezó a venderlas sin mucha suerte en enero de 2016, usando videos caseros de sí mismo cortándose el pelo que subía a youtube. Pero todo cambió cuando encargó a varios youtubers que hicieran una reseña de ellos usando el producto a cambio de una comisión en las ventas: 360WaveProcess, Nick Wavy, Brdgng y Wezstyles.

Era el 6 de marzo cuando el primer video se volvió viral, ganando más de 5 millones de vistas en una hora. Ese día vendió más de 4,000 Cut Buddy. " Oh my god! Casi me dio un infarto", recuerda. "Mi teléfono sonaba tin tin tin tin tin con todas las órdenes", añade.

El éxito fue tan abrupto que PayPal congeló su cuenta ante la sospecha de que algo fraudulento estaba pasando. También se quedó sin inventario y hubo personas que tuvieron que esperar hasta dos meses para recibir su producto, el tiempo que tardó el fabricante en producir el siguiente lote. "Con esos clientes acordé mandarles el doble de lo que habían ordenado, para compensar por la espera", explica.


Joshua Esnard inventó una herramienta cuando era adolescente y ahora está cerca de volverse millonario

Loading
Cargando galería

Lo que viene

Esnard renunció a su trabajo en la universidad para dedicarse de lleno a su empresa. Ahora tiene dos socios minoritarios en el negocio y vende en Ebay, Amazon y otros portales.

Además de continuar con los videos, usa un poco de publicidad en Facebook para promocionarse y está trabajando para que academias de barbería y salones de belleza usen su producto. También está en negociaciones con Walmart, Target y Sally Beauty para que lo tengan en sus anaqueles, algo que podría pasar en los próximos meses.

El emprendedor está desarrollando el Cut Buddy 2.0 del cual obtuvo la patente esta semana. Lo ayudó en el segundo diseño el papá de su prometida, un ingeniero que hace dibujos para la NASA y el ejército. Es similar, pero en vez de una sola pieza va a funcionar como una navaja Suiza. Lo más probable, acota, es que lance esa versión la primera semana de 2018.

Aunque sacar patentes puede llegar a ser un proceso costoso y lento, le recomienda a otros hacerlo. Desde que lanzó su negocio, señala, más de 700 veces han tratado de copiar su idea del Cut Buddy, pero debido a la patente ha logrado que desistan. Incluso hay empresas que han utilizado su rostro para promover las falsificaciones.

Esnard se considera a sí mismo un inventor y está trabajando en algunos otros prototipos de adminículos para el hogar. En este momento está en Carolina del Norte buscando unas tierras para cosechar trufas, porque "el clima y el suelo es ideal".

También ha regresado varias veces a la Isla de Santa Lucía y allí quiere, junto a un tío, crear un fondo para estimular a los jóvenes para que desarrollen sus inventos.

Esta historia fue producida en colaboración con Univision Contigo: el equipo de responsabilidad social de Univision.

Publicidad