null: nullpx
Salud Mental

Alcohol, drogas y ataques de pánico: las confesiones del príncipe Harry en una serie sobre salud mental

En la serie 'The me you can't see' (El 'yo' que no puedes ver), junto a Oprah Winfrey, las confesiones del príncipe Harry sirven de hilo conductor de otras historias, tanto de personas desconocidas para el público como de famosos de la talla de Lady Gaga, Glenn Close o DeMar DeRozan, que cuentan los problemas de salud mental que han tenido y tienen que enfrentar.
21 May 2021 – 09:52 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

En una amplia entrevista para una serie documental sobre salud mental que ha estrenado Apple TV+ este viernes, el príncipe Harry confesó a Oprah Winfrey que durante algunos años de su vida abusó del alcohol y consumió drogas, además de padecer ataques de pánico y ansiedad.

En la serie, que el propio príncipe Harry creó junto a Oprah para dar visibilidad al tema de la salud mental, el duque de Sussex también habló del i mpacto que tuvo en su vida la muerte de su madre cuando él solo tenía 12 años y cómo se sintió "muy enojado por lo que le pasó". En los años siguientes a la muerte de Diana, contó Harry, pocas personas a su alrededor hablaron de su muerte.

Pero fue entre los 28 y los 32 años que el estado emocional de Harry tocó fondo, confesó el nieto de la Reina Isabel II. En esa época, que calificó como "de pesadilla", bebía mucho. "Probablemente bebía el equivalente a una semana en un día, un viernes o un sábado por la noche", contó Harry. "Bebía no porque lo disfrutara, sino porque estaba tratando de ocultar algo", dijo Harry a Oprah, con quien ya se sinceró antes en una entrevista junto a su esposa Meghan que causó revuelo al destapar presuntos pasajes de racismo entre la monarquía británica.

"Estaba dispuesto a beber, estaba dispuesto a tomar drogas. Estaba dispuesto a intentar hacer las cosas que me hacían sentir menos como me sentía", confesó Harry, cuyas revelaciones sobre sus problemas personales y la opresiva vida dentro de la realeza lo han puesto recientemente en el centro de la opinión pública.

Con la serie 'The me you can't see' (El yo que no puedes ver), en la que Harry también figura como productor ejecutivo, las confesiones del hijo del príncipe Charles, heredero del trono británico, sirven de hilo conductor de otras historias, también íntimas y dolorosas, tanto de personas desconocidas para el público como de famosos de la talla de Lady Gaga, Glenn Close o el jugador de la NBA, DeMar DeRozan, quienes cuentan los problemas de salud mental que han tenido y tienen que enfrentar.


La cuidada realización de la serie estuvo a cargo de los cineastas Asif Kapadia y Dawn Porter. Los cinco episodios duran aproximadamente una hora.

En el segundo capítulo, Harry confiesa que su esposa Meghan le sugirió que fuera a terapia y que se dio cuenta de que si no acudía a un especialista podría perder su matrimonio con la actriz estadounidense, con quien se casó en 2018 y quien también contó sobre pensamientos suicidas y otros problemas de salud mental en la reciente entrevista con Oprah, si bien no aparece en esta serie.

De esta forma, Harry cuenta sobre su experiencia con la terapia EMDR (Reprocesamiento y desensibilización del movimiento ocular), que ha empleado para abordar la incomodidad que siente cuando vuela a Londres, lo cual le hace evocar la pérdida de su madre. Esta terapia fue creada en la década de 1980, pero se ha hecho cada vez más popular para tratar experiencias traumáticas.

En otro momento, sobre imágenes suyas junto a su hermano, ambos más jóvenes, se escucha a Harry contar: "Los miembros de la familia han dicho simplemente sigue el juego y tu vida será más fácil, "pero tengo mucho de mi madre en mí".

Estas declaraciones se producen 26 años después de que saliera al aire otra entrevista explosiva para la familia real: la que hizo el periodista Martin Bashir de la BBC a su madre, Lady Diana, en la que ella reveló importantes interioridades de su matrimonio y su vida dentro de la familia real.

La BBC pide perdón

Este jueves, la British Broadcasting Corporation, la radio y televisión públicas británicas, pidió perdón después de conocerse que el periodista que condujo la entrevista con la princesa Diana jugó sucio para lograr la primicia.

"Sin justificación, la BBC no cumplió con los altos estándares de integridad y transparencia que son su sello distintivo", concluyó en un informe de 127 páginas el antiguo juez de la Corte Suprema británica, Lord John Dyson, como parte de una investigación que solicitó en noviembre la dirección actual de la propia BBC.

Tras revelarse las conclusiones de dicha investigación, a través de la cual se supo que el periodista Bashir le había pedido a un diseñador gráfico que falsificara estractos bancarios para ganarse la confianza de Charles Spencer, el hermano de Diana, y que este lo presentara a su hermana y facilitara la entrevista, tanto la BBC como el propio Bashir han pedido disculpas.

"La BBC debería haber hecho un mayor esfuerzo para llegar al fondo de lo que sucedió en ese momento y haber sido más transparente sobre lo que sabía”, expresó Tim Davie, actual director general. "Si bien la BBC no puede hacer retroceder el tiempo después de un cuarto de siglo, podemos ofrecer una disculpa total e incondicional", añadió.

Pero las conclusiones de esta investigación provocaron serias reacciones en ambos hijos de la princesa Diana, que aseguran que la entrevista empeoró aún más las relaciones entre sus padres.

En una declaración pública, el príncipe William acusó a los empleados de la BBC de hacer "afirmaciones espeluznantes y falsas sobre la familia real, lo que jugó con sus miedos y alimentó la paranoia".

Harry, por su parte, hizo referencia a una "cultura de explotación y prácticas poco éticas" por parte de los medios de comunicación, que en otros casos lo han acosado a él y su esposa. "Nuestra madre perdió la vida debido a esto y nada ha cambiado", declaró.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés