Un imán y su acompañante fueron asesinados a balazos al salir de una mezquita en Nueva York

Testigos aseguraron que el agresor se fue del lugar caminando.
13 Ago 2016 – 6:43 PM EDT

Un imán musulmán y su acompañante murieron baleados cuando ambos regresaban a casa tras orar por la tarde en una mezquita del distrito de Queens en la ciudad de Nueva York.

Ambas víctimas, según la web del Daily News de Nueva York, vestían atuendos musulmanes. El atacante, por su parte, huyó del lugar a pie, empuñando el arma homicida.

El imán Maulama Akonjee, de 55 años, y su colaborador Tharam Uddin, de 64, fueron atacados cuando salían de la mezquita Al-Furqan Jame Masjid, en Queens, poco antes de las 2:00 de la tarde, a plena luz del día.


Akonjee murió en el lugar de los hechos, mientras su ayudante falleció en el hospital.

Henry Sautner, inspector adjunto de la comisaría de Queens, dijo que los dos hombres recibieron disparos en la cabeza y a quemarropa. El agresor no medió palabra con ellos y les atacó por la espalda.

Los videos de seguridad de la zona, así como las descripciones de algunos testigos, indican que el sospechoso es un varón de piel morena, que vestía pantalones cortos y una camisa tipo polo.


“Hasta ahora, no hay elementos en la investigación que vinculen el crimen con la fe de los hombres”, añadió Sautner.

"Monitoreamos de cerca la tragedia e investigacion (..) aún es muy temprano para saber que motivó los asesinatos", añadió al respecto la Oficina del Alcalde Bill de Blasio.

Sarah Sayeed, integrante del equipo del alcalde, funge como enlace con las comunidades musulmanas. Sayeed asistió a la manifestación y dijo que "entiendo el temor porque lo siento yo misma. Comprendo la indignación. Pero es muy importante que se efectúe una investigación a fondo".

Manifestación exige justicia

Este mismo sábado, más tarde, las inmediaciones de la mezquita que da servicio a una comunidad de inmigrantes de Bangladesh, se llenaron de alrededor de un centenar de manifestantes exigiendo justicia tras el doble crimen.

Citado por The New York Times, Misba Abdin, que asiste a la mezquita, señaló que Akonjee vivía en ese barrio y lo describió como una persona muy religiosa y que no tenía enemigos.

Por otro lado, Shahin Chowdhury, creyente que acude a la mezquita, dijo a The Associated Press que últimamente ha habido personas que proferían insultos cuando pasaban por el lugar, por lo que él le había recomendado a los miembros de su comunidad que anduvieran con cuidado en la calle, sobre todo al vestir sus ropas tradicionales.

Khaled Rahman, que también asistió a la protesta, dijo creer que los asesinatos fueron un ataque " contra nuestra religión" y propuso que la policía aumente la seguridad alrededor de las mezquitas.

RELACIONADOS:TiroteosReligiónMusulmanesEEUU

Más contenido de tu interés