null: nullpx

Trump evita hablar sobre el control de armas durante su visita a las víctimas de la masacre en Las Vegas

"No hablaremos hoy sobre la violencia de las armas. Esto fue obra de una persona enferma y demente", indicó el mandatario en un breve encuentro con los medios de comunicación.
4 Oct 2017 – 7:46 PM EDT

El presidente Donald Trump viajó este miércoles a Las Vegas para reunirse con las víctimas del mayor tiroteo en la historia de Estados Unidos que causó la muerte de 59 personas y dejó más de 500 heridos, sin embargo, el mandatario optó por no hablar sobre el control de armas.

Trump dijo durante su visita al University Medical Center, donde están internados la mayoría de los heridos del tiroteo, que no hablará por el momento de "la violencia de las armas".

" No hablaremos hoy sobre la violencia de las armas. Esto fue obra de una persona enferma y demente", indicó el presidente en un breve encuentro con los medios de comunicación tras finalizar su visita al centro médico, acompañado por la primera dama, Melania Trump.

"Estaremos hablando de leyes sobre armas a medida que pase el tiempo", fue lo poco que dijo al respecto de un tema que ha vuelto a encender el debate y del que muchos esperaban oir.

Trump declinó discutir estas medidas incluso cuando un proyecto de ley fue introducido en Washington DC para prohibir el tipo de equipo que fue utilizado por el atacante para acelerar sus capacidades de disparo.


"Luchamos por las palabras para explicar a nuestros hijos cómo puede existir tal maldad, cómo puede haber tal crueldad y sufrimiento", señaló en un discurso el jueves por la tarde. "Pero no podemos definirnos por el mal que nos amenaza o la violencia que insinúa tal terror".

El lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que los primeros días después del tiroteo no eran el momento para un "debate político", pero varios legisladores y críticos del gobierno argumentaron que la acción en este asunto debía darse de inmediato.

Asimismo, este miércoles, los principales republicanos del Congreso, quienes durante décadas se han resistido a las restricciones legislativas sobre las armas, señalaron que estarían abiertos a prohibir accesorios como las que el atacante de Las Vegas usó en sus armas de fuego para trasformarlas en automáticas.

Durante su visita a Las Vegas, Trump lo que hizo fue destacar el trabajo de los profesionales que han tratado a las víctimas y señaló que han hecho una labor indescriptible. El presidente calificó a los médicos y el resto del personal del hospital como "algunas de las personas más increíbles" que ha conocido.

"He estado con víctimas terriblemente heridas. Lo que he visto aquí es un tributo increíble a la profesionalidad de todo el personal. Es increíble la valentía de la Policía y de toda la gente que ayudó a los heridos. Me hace sentir orgulloso", apuntó.


Tras la visita al University Medical Center, Trump acudió a la sede principal de la Policía de Las Vegas, donde se reunió con las fuerzas de seguridad y servicios de emergencia que respondieron al ataque.

Allí, compareció de nuevo ante los medios y no aceptó preguntas tras dar un discurso en el que aseguró que "Estados Unidos es una nación que está de luto" en estos momentos y que la ciudad de Las Vegas ha mostrado su "verdadero coraje y personalidad".

Tras la masacre, el mandatario ha evitado en todo momento hablar sobre el control de las armas de fuego en el país, aunque este martes reconoció a bordo del Air Force One que "quizá" ese debate se abra "en algún momento".

Durante la campaña electoral de 2016, Trump recibió el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el mayor grupo de presión contrario al control de armas de fuego en EEUU y que destina millones de dólares a proteger la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a portar armas.

El domingo, desde la ventana de su habitación en el piso 32 del hotel Mandalay Bay, Stephen Paddock, un jubilado de 64 años, disparó contra una multitud que asistía a un festival de música country durante un intervalo de entre 9 y 11 minutos con rifles semiautomáticos que había modificado para que dispararan más rápido.

En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés