null: nullpx
Tiroteo en El Paso

"Él incitó a todo esto": muchos no quieren a Trump en El Paso tras el tiroteo

El presidente visitará este miércoles el lugar de la masacre en un Walmart, investigada como un crimen de odio contra los latinos, a quienes desde que lanzó su campaña presidencial, Trump ha denigrado. Por eso, en El Paso lo tienen claro: en este momento de dolor, su retórica y su presencia no son bienvenidas.
7 Ago 2019 – 12:15 AM EDT

EL PASO, Texas.- El presidente Donald Trump visitará este miércoles el lugar donde ocurrió uno de los crímenes de odio más mortíferos contra los hispanos en Estados Unidos. En otras circunstancias y con otros presidentes, sería una visita protocolar al lugar de una profunda tragedia.

Pero ahora el presidente es Trump. Un presidente que ha basado tanto su campaña como su gobierno en demonizar a los latinos en sus discursos, en sus tuits, en sus políticas, en sus promesas de un muro. Por eso, en El Paso muchos lo tienen claro: en este momento de dolor, su presencia no es bienvenida.

"En realidad a nosotros no… no se nos hace justo que él venga aquí por algo que él mismo estuvo incitando", le dijo Perla Reyes a Univision Noticias. "No directamente, pero con tantas palabras, tantos hechos, incitó a todo esto".

"Tenemos muchos sentimientos sobre lo que está pasando ahorita", dijo llorando Reyes, quien viajó con su familia desde Ciudad Juárez para apoyar a las familias de quienes eran de esa ciudad y murieron en el tiroteo.

" Estamos dólidos por lo que está pasando, sin entender el odio que hay en este mundo ahorita", dijo. "Somos familia, ya sea por sangre o por nación".

Como Reyes, Ana Bonilla viajó a El Paso para a rendir homenaje a las víctimas, que, según los últimos reportes, sumaban 22 fallecidos y hasta 20 heridos.

Bonilla vive y trabaja desde hace 4 años en un Walmart de Phoenix, en Arizona, pero nació en Ciudad Juárez y se crió en El Paso. Un testamento al rico intercambio entre las dos ciudades.

Ella estuvo este martes en el estacionamiento de este Walmart, a minutos de la frontera con México, con su uniforme de trabajo.

"Tengo muchos sentimientos encontrados" sobre la visita de Trump, "tengo mucho que decir de él, pero prefiero guardármelo”, dijo.

Trump ya había venido a El Paso en febrero de este año y la experiencia dejó roces.

Vino justamente a difundir su mensaje, su marca: que los inmigrantes son peligrosos y deben ser detenidos, ya sea con un muro, o con leyes que son desafiadas en las cortes constantemente, acusadas de ser inconstitucionales.

De aquella visita, el presidente todavía le debe unos 500,000 dólares a la ciudad por costos de seguridad.

"Que se respete"

Antes de que Trump usara a El Paso en sus discursos o como escenario para sus mitines, "nadie sabía de El Paso", le dijo a Univision Noticias Noemí Valles, quien nació y creció en la ciudad.

Sin embargo esa imagen que Trump ha proyectado de este lugar no la comparten muchos de sus ciudadanos. Valles dice que El Paso es un lugar tranquilo y tradicional, de familias, donde hace años cruzar la frontera era tan sencillo como irse a almozar a Ciudad Juárez y volver por la tarde.

"Me preocupa que venga (Trump)", dijo Valles, quien con su esposo y sus tres hijos adolescentes regalaban paletas a quienes pasan sed y calor en el altar del Walmart. (Desde el lunes, se han desmayado por lo menos cuatro personas).

"Ahora todo el mundo nos conoce como una ciudad hispana y estas otras personas que piensan como el pistolero van a querer venir también", dijo.

Si tuviera al presidente al frente, Valles le diría "que se respete, que respete a la oficina" de la presidencia. Se preguntó qué le habrá pasado a Trump, en su infancia, en su familia, para hablar como habla y ser como es.


Es difícil pedirle respeto a Trump, dice Valles, "porque si alguien no tiene algo para sí, ¿cómo va a poder darlo a otros?"

"Tenemos miedo de salir"

Los mensajes fríos a Trump vienen también de políticos locales. Tanto de republicanos como el alcalde Dee Margo, o demócratas como la representante Verónica Escobar y el precandidato Beto O'Rourke.

El alcalde dijo en una conferencia de prensa que "no permitiremos que nadie retrate a El Paso de una manera que no sea consistente con nuestra historia y valores".

"Me niego a unirme sin un diálogo sobre el dolor que sus palabras y acciones racistas y llenas de odio han causado a nuestra comunidad y país", tuiteó Escobar.

"No debería venir... estamos sanando. No tiene ningún lugar aquí", dijo O'Rourke por su lado.

También el presidente de LULAC (Liga de Ciudadanos Latinos Estadounidenses Preocupados), Domingo García, rechazó la visita de Trump como "una afrenta para los sobrevivientes, las víctimas y sus familias, y para todos los habitantes de El Paso, cuyas vidas han cambiado para siempre".

"De hecho, es una afrenta a toda la comunidad latina con la que se comporta como un demagogo, inspirando violencia y odio contra nosotros. Sus palabras fueron utilizadas como inspiración por el asesino. Si quiere mostrar liderazgo, puede comenzar disculpándose con las víctimas por su lenguaje abusivo e intolerante".

También desde el altar a las víctimas le han enviado mensajes al presidente.

Una pancarta instaba a la mobilización política: "La solución la tenemos todo el pueblo. Necesitamos poner a gobernantes que no sean racistas".

Otra era más directa.


"Sr. Trump: Ya no más actos de racismo, actos de odio, actos de terrorismo, somos un país 'hispano' y no se vale tanto odio para los 'mexicanos'. Somos 3 niñas ciudadanas americanas, nuestros padres son mexicanos y ya tenemos miedo de salir. Esperamos lea este sentir. Dios lo bendiga".

Dolor, rechazo a las armas y protestas contra Trump en El Paso, Dayton y otras ciudades (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés