Terrorismo

EEUU reconoce que ha matado hasta 116 civiles en operaciones de contraterrorismo con Obama

Los datos ofrecidos no incluyen los ataques lanzados contra zonas de guerra, como Irak, Siria y Afganistán. Estas cifras son mucho menores que las ofrecidas por asociaciones independientes de derechos humanos.
1 Jul 2016 – 2:06 PM EDT

La Casa Blanca anunció que durante sus ataques selectivos en los años que Barack Obama ha estado en la Casa Blanca han muerto entre 64 y 116 civiles. Los fallecimientos se produjeron en los 473 ataques lanzados entre 2009 y 2015 en Pakistán, Yemen, Somalia y Libia. La mayoría de estas muertes se debieron a operaciones con drones aunque un número pequeño se produjo por ataques realizados con misiles desde aviones o barcos.

Los datos de estas muertes no intencionadas no incluyen los ataques lanzados contra zonas de guerra, como Irak, Siria y Afganistán, según informó la Oficina del Director Nacional de Inteligencia.

Estas cifras son mucho más bajas que las denunciadas por asociaciones independientes de derechos humanos.

La inteligencia estadounidense también mató entre 2,372 y 2,581 "combatientes" en las 473 operaciones realizadas entre el 20 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2015.

La publicación se enmarca, según la Casa Blanca, en el deseo de dar una mayor transparencia sobre el uso que hace el gobierno estadounidense de drones en sus operaciones para acabar con supuestos terroristas. Sin embargo, la información no ofrece el lugar exacto de los ataques.

A la vez que se publicó la información, el presidente Obama firmó una orden ejecutiva para convertir en una prioridad la protección de los civiles. Asimismo, obligará al gobierno a publicar cada año la muerte de civiles en ataques estadounidenses. Esta medida, sin embargo, puede ser anulada cuando otro mandatario llegue a la Casa Blanca.

La orden ejecutiva especifica que "las muertes civiles son una trágica y a veces insalvable consecuencia del uso de la fuerza en situaciones de conflicto armado o en el ejercicio del derecho inherente de un estado a la autodefensa". Por eso, el texto desarrolla el protocolo necesario para reducir la posibilidad de muertes y qué hacer cuando se producen.

Con estas iniciativas, el presidente pretende hacer frente a las críticas contra su gobierno por las muertes de civiles. El pasado mes de abril, Obama reconoció que existían "críticas legítimas" a los ataques realizados con drones.

Cifras divergentes

Pese a que la información es el "resultado de procesos que incluyen revisiones realizadas con cuidado de todos los ataques", el informe hecho público reconoce que existen "discrepancias" entre los datos que recoge y los de las organizaciones no gubernamentales.

New America Foundation calcula que Estados Unidos mató a 250 civiles desde el 2009. La Oficina de Periodismo de investigación eleva esa cifra hasta los 358. Otros grupos sostienen que los fallecidos pueden llegar incluso alrededor de 1,000, informó EFE.

Las diferencias se deben, según explica el documento, a que el "gobierno de Estados Unidos puede desarrollar análisis para distinguir combatientes de no combatientes, realizar evaluaciones detalladas de los daños, y distinguir las informaciones de la propaganda terrorista o de medios que se basan en información no precisa".


Publicidad