Terremotos

La desesperada misión de buscar vida debajo de los escombros en Italia

Los socorristas piden continuamente silencio para poder escuchar los lamentos, gritos y señales de personas atrapadas bajo las ruinas.
25 Ago 2016 – 3:26 AM EDT

En siete años, Martina Turco ha logrado esquivar la muerte en dos terremotos en Italia. En 2009 sobrevivió al potente sismo en la ciudad de L'Aquila, que dejó más de 300 muertos. Tras aquella terrible experiencia se mudó a una ciudad cercana, Arquata del Tronto, que este miércoles fue sacudida por un movimiento telúrico que cobró la vida de 241 personas, con al menos 368 heridos.

Suerte, destino o mera casualidad, Martina Turco es una de las contadas personas que han podido salir con vida del sismo que también remeció los pueblos de Amatrice, Accumoli y Norcia. Inclusive, su hija de 18 meses falleció cuando dormía en su cama en la casa que la familia tiene para vacacionar.

La mujer está recibiendo tratamiento en un hospital, al tiempo que la familia lamenta la muerte de la niña.

El trabajo de los equipos de rescate y voluntarios, horas después del incidente, es extenuante a pesar de que las esperanzas se borran con el pasar del tiempo.

"Desafortunadamente 90% de los que sacamos están muertos, pero algunos logran sobrevivir, por eso estamos aquí", dijo Christian Bianchetti, un voluntario de la ciudad de Rieti que estaba trabajando en la devastada Amatrice.

Durante toda la jornada del miércoles residentes y voluntarios de los pueblos arrasados por sismo excavaron entre nubes de polvo e inclusive con las propias manos las montañas de piedras y pedazos de edificios y casas reventadas en búsqueda de sobrevivientes.

Los socorristas piden continuamente silencio para poder escuchar los lamentos, gritos y señales, para luego poder ponerse a escarbar y hurgar.

Perros expertos en rastrear personas y los teléfonos móviles han servido para ubicar personas entre los escombros.


Un total de 1,200 personas han pasado la noche en tiendas y lugares habilitados por las autoridades, informó Protección Civil.

Los peligros de derrumbes aún continúan. Además, desde que se produjo el terremoto se han producido más de 470 réplicas. Este jueves se produjo una de 4.3 grados que produjo nuevos edificios en Ametrice cayeran. Entre los nuevos destrozos, está el palacio de deportes que hasta ahora estaba siendo utilizado para almacenar productos de primera necesidad y también para distribuir comida.

Las autoridades habilitaron para los damnificados un total de 3,400 camas en diversas instalaciones en la zona, según explicó en conferencia de prensa en Roma la jefa de emergencias de la Protección Civil, Immacolata Postiglione.

Muchas de las personas afectadas han preferido refugiarse en casas de allegados, pero también son familias enteras las que han pasado la noche en sus coches por miedo a nuevos temblores y por no querer alejarse de sus pueblos, explicó Postiglione.

Mientras, sigue la búsqueda de sobrevivientes y cuerpos.

"Me salvé de milagro. Diez segundos fueron suficientes para destruir todo", contó Marco, habitante de Amatrice, al diario La Repubblica.

También fue rescatada de las ruinas una niña de 8 años en Pescara del Tronto, uno de tres poblados más afectados por el movimiento.

Poco después de caer la noche del miércoles, dos mujeres la vieron y gritaron: "¡Está viva! ¡Está viva!"

El jefe de bomberos Danilo Dionesei confirmó que la niña fue rescatada y fue llevada a un hospital cercano.

En Amatrice ocurrió algo similar. Después de 17 horas de excavación, los bomberos lograron sacar con vida a una niña de 10 años, Georgia, entre los aplausos de los que participaban en la operación, cuenta el diario La Repubblica.

La alegría fue momentánea. Un poco más tarde, de los mismos escombros donde rescataron a Georgia extrajo el cadáver de otra persona, tal vez el hermano de la pequeña.


Potente terremoto estremece el centro de Italia y Roma

Loading
Cargando galería

La fiesta del espagueti

Numerosos turistas se encontraban en la región para participar en las fiestas que cada año Amatrice organiza con ocasión de la creación de una célebre receta de espagueti.

"Los hoteles estaban todos llenos", explicó el alcalde de Accumoli, Sergio Pirozzi, quien afirma que tres cuartas partes del pueblo “ya no existe”.

Es el caso del hotel Roma, que sufrió grandes daños.

Funcionarios dijeron inicialmente que había aproximadamente 70 personas alojadas, cuando ocurrió el sismo.

Pero un funcionario de la agencia de Protección Civil, Luigi d'Angelo, dijo al canal de noticias Sky TG24 que había registrados en el hotel 35 clientes, y que la mayoría había logrado salir.

Carlo Cardinali, un funcionario de bomberos local que participa en los esfuerzos de búsqueda en el hotel, calculó al están desaparecidos alrededor de 10 huéspedes.

Han sido retirados cinco cadáveres de entre los escombros del edificio. Entre los muertos estaba un niño de 11 años que había dado señales de vida.

Los trabajadores habían sido forzados a suspender su búsqueda en el hotel, aunque continuaban las búsquedas de sobrevivientes durante la noche en otros sitios.

Un socorrista dijo a la AP alrededor de las 10 de la noche que estaba demasiado oscuro para continuar. Habló bajo la condición de no ser identificado por no estar autorizado a informar a la prensa. Un fotógrafo en el lugar vio que la oscuridad era total.

En otros lugares de Italia central continuaba la búsqueda de sobrevivientes o cadáveres.

El primer ministro, Matteo Renzi, visitó la zona el miércoles por la tarde, donde saludó a equipos de rescate y sobrevivientes y prometió que "ninguna familia, ninguna ciudad, ninguna aldea quedará sola".


Lea también:


RELACIONADOS:TerremotosItaliaMundo
Publicidad