null: nullpx
Terremotos

Josué y Alan, los niños que 'volvieron a nacer' entre escombros tras el terremoto en México

La historia de dos pequeños sobrevivientes de Juchitán, Oaxaca, uno de los municipios más afectados por el sismo que redujo a escombros decenas de miles de casas y dejó más de dos millones de damnificados.
11 Sep 2017 – 5:14 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.- Josué Tolentino, de 11 años, estaba dormido cuando el terremoto de magnitud 8.2 que azotó México la semana pasada comenzó a ladear su casa, ubicada en el municipio de Juchitán, Oaxaca. Se despertó e intentó salir, pero el sismo provocó el resquebrajo del techo y de las paredes que, finalmente, fueron sepultándolo.

Josué quedó atrapado bajo toneladas de destrucción, que se movían con las réplicas del sismo -que hasta este lunes no han dado tregua-. A pesar de ello, él sobrevivió.

"¡Ayuda, por aquí, estoy debajo de la pared!", gritó el niño cuando escuchó que había posibilidades de volver a ver la luz, según el relato que dio uno de los rescatistas al diario El Imparcial de Oaxaca.

De inmediato sus familiares, vecinos y luego militares y policías comenzaron a rastrearlo.


El rescate se prolongó por horas. Josué no tenía abrigo, ni agua, ni comida, lo único a lo que pudo aferrarse fue a la voz de aquellos que intentaban sacarlo y que le decían que todo estaría bien.

"Es un milagro de Dios", dijo el pequeño al portal Libertad Oaxaca. Sin embargo, el niño confesó también sentirse agradecido con las personas que asistieron su rescate y no lo dejaron morir.

La costa del sureste mexicano sigue sufriendo los estragos de esta tragedia y se mantiene en emergencia tras el terremoto de magnitud 8.2 cuya cifra de víctimas mortales subió a 96 y ha afectado a 2.5 millones de habitantes de Chiapas y Oaxaca, de acuerdo con los últimos informes de las autoridades.

El corazón que dejó de latir

Alan, de 4 años, es otro de los niños sobrevivientes en el municipio oaxaqueño de Juchitán, donde decenas de miles de casas se redujeron a escombros. Su historia también ha acaparado titulares como "un milagro".

El diario El Universal informó que durante el terremoto, Alan fue alcanzado por una viga y su cuerpo quedó semisepultado: luego sufrió un paro respiratorio.

Lorenza, la madre del niño, comenzó a gritar hasta que llegó su vecino, el médico José Vera, quien reanimó a Alan tras darle masajes cardiacos y respiración de boca a boca.

Alan fue rescatado y llevado a un hospital, el cual estaba saturado. Sin embargo, fue nuevamente atendido por su vecino José Vera. "(El corazón de Alan) dejó de latir, no estaba respirando", dijo el médico.

Gracias a los esfuezos médicos y la suerte con la que muchos creen que contó, el pequeño Alan se salvó. El periódico mexicano agregó que el niño todavía tiene las marcas de la viga en la espalda, pero se encuentra estable.


En fotos: Suman esfuerzos para ayudar a los afectados por el terremoto en México

Loading
Cargando galería


Publicidad