null: nullpx
Terremotos

Dos fuertes sismos sacuden el noroeste de Ecuador

Los temblores, que no causaron ni víctimas ni daños, fueron sentidos en Guayaquil, Riobamba y Quito, donde muchos de sus vecinos salieron a las calles por temor a nuevas réplicas.
11 Jul 2016 – 11:11 PM EDT

Ecuador sufrió dos fuertes sismos con epicentro en la zona costera que fue azotada a mediados del pasado abril por un potente terremoto, aunque la sacudida de este domingo se sintió en ciudades distantes como la portuaria de Guayaquil y las andinas de Quito y Riobamba.

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional informó en su cuenta de Twitter que, de manera preliminar, sujeto a revisión, el primer terremoto ocurrió a las 21:01, alcanzó los 5.9 grados de magnitud y se originó a unos 4.97 millas (8 kilómetros) de profundidad.


Este sismo se localizó a unas 9 millas (15 kilómetros) de la población de Muisne, en el sur de la provincia de Esmeraldas, una de las zonas mayormente afectadas por el terremoto de 7.8 grados de magnitud, del pasado 16 de abril, en el que muerieron más de 600 personas.

Diez minutos más tarde, un segundo terremoto de 6.2 grados se registró en la misma zona de Muisne, a una profundidad de 6 millas (10 kilómetros), precisó el IG en sus cuentas de las redes sociales.

Los temblores fueron sentidos en varias ciudades, algunas distantes como Guayaquil, Riobamba y Quito, donde muchos de sus vecinos salieron a las calles por temor a nuevas réplicas.

El terremoto del pasado 16 de abril, que devastó la provincia costera de Manabí y el sur de su vecina de Esmeraldas, dejó 668 muertos, decenas de miles de damnificados y multimillonarias pérdidas materiales, según datos oficiales que cifran en 3,344 millones de dólares el coste de la reconstrucción de las zonas afectadas.

Se tienen reportes de la suspensión del suministro eléctrico en localidades como Muisne, Súa, Atacames, Same y Tonsupa, en la provincia de Esmeraldas, según indicó a la Agencia EFE la directora del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, Alexandra Alvarado, quien señaló que es probable que hayan sido afectadas algunas viviendas que ya fueron dañadas durante el terremoto de abril.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que llama a mantener la calma.

El mandatario señaló en un mensaje posterior que en Esmeraldas operaba el 70% de la energia y el 90% del servicio telefónico y en Manabí "sin mayores novedades", aunque algunas personas fueron atentidas por crisis nerviosas.

No obstante, el gobierno decidió suspender las clases en las escuelas de ambas provincias por precacución, hasta que se evalúen los daños en los edificios.

El presidente Correa confirmó al canal de televisión pública que no se generó ninguna alerta de tsunami y que, de momento, tampoco se han reportado daños materiales ni personales.

Según indicó, se ha activado el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) en la Esmeraldas para atender la situación y afirmó que varias poblaciones del sur de esa provincia han sufrido cortes de energía, sobre lo que ya trabajan las instituciones respectivas para restablecer el servicio.

Tras las primeras evaluaciones "una persona ha presentado una fractura producto de las réplicas", señaló mediante videoconferencia el ministro Coordinador de Seguridad, César Navas.

Agregó que hay "viviendas o infraestructuras que han presentado ciertas fisuras".

El ministro aseguró que el aeropuerto, la Refinería de Esmeraldas y el puerto de la provincia no han sufrido daños.

Lea también:


RELACIONADOS:TerremotosEcuador
Publicidad