El peligro de llevar en un avión un Samsung Galaxy Note 7

La Administración Federal de Aviación de EEUU está advirtiendo a los viajeros evitar encender o recargar ese modelo mientras viajan en un avión debido a las preocupacones de que el dispositivo pueda incendiarse.
9 Sep 2016 – 2:02 PM EDT

La Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA por sus siglas en inglés) está advirtiendo a los viajeros evitar encender o recargar teléfonos celulares Samsung Galaxy Note 7 mientras viajan en un avión debido a las preocupacones de que el aparato pueda incendiarse.

La FAA también está pidiendo a los pasajeros no guardarlos en el equipaje que chequean, luego de que la empresa surcoreana ordenara el retiro del mercado de todos los teléfonos tras varios casos en que las baterías de litio se incendiaron.

"A la luz de los recientes incidentes y preocupaciones dadas a conocer por Samsung sobre sus dispositivos Galaxy Note 7, la Administración Federal de Aviación advierte a los pasajeros", dijo el comunicado este jueves.

Por otro lado, la Comisión del Consumidor para la Seguridad de los Productos está advirtiendo a los dueños del modelo de no usarlos más mientras la agencia trabaja con Samsung para formalizar el retiro del producto del mercado.

En todo caso, la empresa de celulares ya le pidió a sus dueños regresar los aparatos que comenzaron a ser vendidos desde el pasado mes de agosto. A cambio, Samsung ofrece los modelos Galaxy S7 o Galaxy S7 Edge junto a una tarjeta de 25 dólares.

Precauciones

Las líneas aéreas ya han tomado sus medidas de manera independiente. Por ejemplo, Singapore Airlines, Qantas y Virgin Australia indicaron que le están pidiendo a sus pasajeros no encenderlos o recargarlos.

El tema es que apagar el incendio provocado por una batería de litio en la cabina de un avión de pasajeros en sumamente difícil.

Las líneas aéreas en EEUU han afirmado de manera independiente que están trabajando con la FAA sobre las maneras más expeditas para hacer cumplir esta advertencia.

Se cree que unos 2.5 millones del modelo en cuestión se vendieron en 10 países, incluido Corea del Sur y EEUU.

El caso más notorio del incendio de un aparato ocurrió en St. Petersburg, Florida, cuando el dispositivo además de incendiarse, quemó el auto Jeep donde estaba.

A raíz de los problemas con el celular, las acciones de Samsung han caído. Por ejemplo, este viernes descendió su cotización 3.9% en Corea del Sur.

Publicidad