null: nullpx
Tiroteos

"¡Me dispararon; ven, por favor!": así pidió ayuda el guatemalteco que sobrevivió a tiroteos en Atlanta

Elcías Hernández-Ortiz recibió un tiro en la frente y está en condición crítica, intubado en la unidad de ciudados intensivos. Su esposa cuenta que antes de desmayarse logró conversar brevemente con él.
18 Mar 2021 – 09:37 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Un guatemalteco de 30 años que resultó gravemente herido en el tiroteo registrado este martes en una sala de masajes del área metropolitana de Atlanta permanece hospitalizado y en condición crítica, según contó su esposa a Noticias 34, el canal local de Univision en Georgia.

Elcías Hernández-Ortiz estaba a pasos del local Young's Asian Massage en Acworth, Georgia, el martes por la noche momentos antes de que un hombre armado abriera fuego, en una cadena de ataques a tres diferentes spas de la zona de Atlanta.

El sospechoso ha sido identificado como Robert Aaron Long, de 21 años. Seis de sus víctimas eran de ascendencia asiática y siete de las personas asesinadas eran mujeres. Ha sido acusado de ocho cargos de asesinato y homicidio y de un cargo de asalto agravado, según informó la policía el miércoles.

Antes de desmayarse por el impacto de los proyectiles, Hernández-Ortiz logró llamar a su esposa por teléfono y le dijo: "¡Me dispararon; ven, por favor!".


Después de la breve llamada, Flor González, la esposa del guatemalteco, corrió al lugar de los hechos junto con su hija Yoseline, de 9 años, desde su casa cercana.

Hernández-Ortiz estaba tendido en el suelo, rodeado de policías y ambulancias. " Fue lo más horrible", contó González al diario The Washington Post al recordar el momento.

No han podido extraerle la bala

El guatemalteco trabaja como mecánico y es propietario de un taller de reparación de automóviles.

Su esposa no tiene detalles de cómo sucedió el incidente, pero cree que es posible que en el momento del tiroteo su marido estuviese yendo a una tienda próxima al spa en la que se disponía a enviar dinero a sus padres en Guatemala.

A medianoche, González pudo ver a su esposo en el hospital; tenía la cara y los ojos cubiertos con gasa y estaba intubado, según dijo al diario.

La condición médica de Hernández-Ortiz es crítica según dijo González a Noticias 34. "Recibió la bala en la frente, y luego de la frente bajó por la cara, por la garganta, pasó tocando el pulmón, y ahorita no le han sacado la bala; está a un lado del abdomen.

"Los doctores dicen que no pueden sacarle la bala porque es muy arriesgado”, agregó.

Cuando lo visitó en la unidad de ciudados intensivos del Wellstar Kennestone Hospital le tomó la mano y le recordó la tenacidad con la que, afirma, ha afrontado cualquier situación.

"Este es el momento de que me lo demuestre, es el momento de que me lo demuestre y supere esto", dijo llorando al Post.

El ataque es el sexto homicidio múltiple en lo que va del año en Estados Unidos, y el de mayor número de víctimas desde la masacre de agosto de 2019 en Dayton, Ohio, en la que murieron nueve personas, de acuerdo con una base de datos compilada por The Associated Press, USA Today y la Universidad de Northeastern.

En el último año se han registrado casi 3,800 insultos o ataques motivados por la raza contra los estadounidenses de origen asiático, estigmatizados en muchos casos por el hecho de que el coronavirus se detectara por primera vez en China, según un informe publicado este martes por la organización Stop AAPI Hate.

Aunque las autoridades en Atlanta no han llegado a una conclusión sobre si se trató de un crimen de odio, el perfil racial de las víctimas hace pensar de que hubo una alta motivación racial.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés