null: nullpx
Salud Mental

Una madre en Florida intentó estrangular a sus tres hijos: ¿un caso de psicosis postparto?

El caso de una hispana que enfrenta cargos por tratar de asfixiar a su bebé de seis meses y a sus hermanos mayores cuando intentaron rescatarla pone de relieve un problema del que poco se habla y que puede terminar en desenlaces fatales si no se trata a tiempo.
25 Feb 2020 – 05:44 PM EST

Con su bebé de seis meses en brazos, Ailenys Carmenate fue al cuarto a acostar a sus dos hijos mayores -una niña de 9 y un varón de 12 años- mientras su pareja -Randy Montano- se daba un baño. Cerró la puerta, apagó la luz y les dijo que se durmieran. Luego ambos le escucharon decir en una llamada telefónica: “Acabo de matar a una bebé de seis meses”.

Fue entonces cuando los niños dicen que la vieron presionar su codo contra el cuello de la bebé. Cuando intentaron salvarla, los atacó también a ellos. “De esa noche no quisiera ni acordarme”, dijo al Noticiero Univision Montano, que intervino al escuchar lo que estaba pasando en su residencia en Hialeah, sur de Florida, el sábado 22 de febrero.

Son algunos de los detalles que han trascendido del reporte policial y por el cual la mujer de 31 años enfrenta cargos de intento de asesinato y abuso infantil, entre otros.

Tanto Montano, padre biológico de la bebé, como la madre de la acusada dicen que Carmenate venía batallando una depresión.

“Durante el embarazo estaba bien, después del embarazo fue que cambió”, cuenta Montano a Noticiero Univision.

“Ella necesita tratamiento psicológico, ella está mal. Ella ha intentado quitarse su vida, con los bebés no”, agregó la madre de la acusada, quien en declaraciones a otros medios agregó que en varias oportunidades intentaron buscar ayuda psicológica para ella.

Quedará a decisión del jurado determinar si los actos de Carmenate pueden o no atribuirse a una enfermedad mental, pero el caso pone de relieve un problema del que poco se habla y que, de no tratarse a tiempo, puede tener un desenlace fatal: la psicosis posparto.

Más que una depresión: un quiebre con la realidad


“Tratar de matar a un bebé es psicosis, no es sólo depresión posparto”, aclara a Noticiero Univision la obstetra Jenny Schell explicando que se trata de un problema que va más allá de un simple baby blues (tristeza) o de la depresión posparto como tal.

La psicosis posparto se define como la forma más extrema de trastorno conductual postparto e implica una pérdida de conexión con la realidad.

No es común: afecta a una o dos mujeres de cada mil que dan a luz, aunque se cree que puede haber más casos no diagnosticados.

Según algunas estimaciones, 72% de las mujeres con psicosis posparto sufren de trastorno bipolar o trastorno psicoafectivo y 12% de esquizofrenia.

Aunque muchas mujeres sufren de depresión por años antes de experimentar un episodio psicótico después del parto, algunas nunca tienen antecedentes de enfermedad mental.

A veces se presenta días después del parto, pero puede aparecer hasta seis meses después.

“En olas y difícil de detectar”


“Las mujeres con psicosis posparto que he tratado con frecuencia se ven normales. Tienen esposos, trabajo, otros hijos y se ven golpeadas por esta enfermedad y hay un cambio rápido en su comportamiento”, dice Cara Angelotta, psiquiatra de la escuela de medicina de la Northwestern University en un artículo donde se explica lo complicado que es sentenciar a las perpetradoras de infanticidios diagnosticadas con esta condición.

Angelotta explica que los episodios psicóticos pueden venir “en olas”, lo que significa que estas mujeres pueden sostener una conversación perfectamente racional y alucinar horas después. Esa inconsistencia dificulta el diagnóstico de un problema mental y hace que pase desapercibido.

Por eso, es muy importante estar atento a posibles señales de alerta como:


  • Cambios de humor que van de la euforia y ansiedad hasta la depresión.
  • Alteraciones de pensamiento y el lenguaje: de hablar mucho al mutismo.
  • Perturbaciones en la percepción del tiempo.
  • Alteraciones de sueño.
  • Falta de contacto con la realidad.
  • Delirios y/o alucinaciones (comúnmente visuales y auditivas) (la madre puede pensar que el niño está muerto, que está poseído por un demonio y debería morir, o que es un salvador con una misión divina)
  • Irritabilidad y hostilidad/conducta desordenada.
  • Actos que pueden poner en riesgo la vida del hijo

Ante la primera sospecha, se debe buscar ayuda profesional de inmediato. “La psicosis posparto es temporal y tratable, pero se trata de una emergencia y es vital recibir ayuda de inmediato. Si sientes que puedes sufrir de ella, ten en cuenta que no es tu culpa y llama a la línea de emergencia”, subraya la Organización Internacional de Apoyo al Posparto en su web.

La psicosis posparto no tratada conlleva un riesgo de 4% de infanticidio y 5% de suicidio.

Dicho esto, también es cierto que muchas mujeres con psicosis posparto nunca tienen delirios violentos. “Los delirios toman muchas formas y no todos son destructivos. Muchas mujeres que experimentan psicosis posparto no se hacen daño a sí mismas o a alguien más. Sin embargo, siempre está el riesgo porque implica un juicio irracional”, advierte la organización.

Uno de los casos más sonados de psicosis posparto e infanticidio es el de Andrea Yates, madre de Texas culpada en 2001 de ahogar a sus cinco hijos en la bañera lo que -según dijo- hizo para salvar a sus hijos de los fuegos del infierno. Tras logar anular la primera sentencia donde la condenaron a la pena capital, fue declarada inocente por insanidad y desde entonces está recluida en un centro psiquiátrico.

En fotos: ellas fingieron la enfermedad de sus hijos y les indujeron síntomas de las formas más retorcidas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.