null: nullpx
Accidentes

Un adolescente termina con su mandíbula destrozada al explotarle un cigarrillo electrónico

Al menos dos personas han muerto como resultado de incidentes similares con estos dispositivos electrónicos desde que salieron al mercado. Esta semana la publicación New England Journal of Medicine publicó un reporte sobre uno de los casos más graves.
20 Jun 2019 – 6:00 PM EDT

Un joven de 17 años resultó gravemente lesionado, con la mandíbula rota y un agujero en la barbilla, luego de que su cigarrillo electrónico explotó en su boca. Los detalles del incidente fueron publicados esta semana por la revista especializada New England Journal of Medicine y es considerado uno de los casos más graves donde están involucrados estos dispositivos.

El adolescente, identificado como Austin, llegó al Primary Children's Hospital en Salt Lake City, para ser atendido cuando le explotó en la cara el año pasado.

Katie W. Russell, cirujana pediátrica, aseguró al diario The Washington Post que las lesiones del joven son similares a las provocadas por un accidente automovilístico de alta velocidad.

Jonathan Skirko, médico cirujano experto en orejas, nariz y garganta que operó al joven, señaló que el daño parecía "algo así como una herida de bala a corta distancia".

Buscan crear conciencia

Con el objetivo de aumentar la conciencia sobre los peligros del uso de estos aparatos electrónicos, este miércoles, el New England Journal of Medicine publicó los detalles del caso de Austin.

"En ese momento, no teníamos idea que podrían causar una lesión tan importante. Se necesita una gran cantidad de fuerza para romper tu mandíbula y romperla de la manera que lo hizo", afirmó Russell.

En entrevista para el diario The Washington Post, Kailani Burton, madre del adolescente, explicó que se suponía que el cigarrillo electrónico mejoraría la vida de Austin, para ayudarlo a dejar de fumar.

Burton dijo que su hijo, quien entonces tenía 17 años, le aseguró que el cigarro electrónico era seguro, por lo que ella le consiguió el aparato.

El 26 de marzo de 2018, aproximadamente un mes después de que Austin comenzara a usar el dispositivo electrónico, Burton acababa de regresar del trabajo y estaba en su habitación con su esposo cuando escucharon un fuerte estallido.

La madre del dijo que inicialmente pensó que un interruptor de circuito podría haberse puesto en cortocircuito. Entonces, su otro hijo irrumpió en la habitación en pánico.

"Estaba gritando, '¡Se reventó! ¡Estalló! ", explicó Burton.

Al ver a su hijo ensangrentado, Burton le entregó una toalla a Austin y lo metió en el auto para conducir rápidamente al hospital en su ciudad natal de Ely, Nevada.

Sin embargo, el hospital no contaba con el equipo necesario para manejar las lesiones graves de Austin, por lo que tuvieron que dirigirse a Salt Lake City, donde los médicos del Primary Children's Hospital lo ayudaron.

"Una pieza de dos centímetros de su mandíbula fue volada en pedazos", detalló la cirujana.

Skirko aseguró que se sorprendió al enterarse de que un cigarrillo electrónico había causado esas lesiones tan extensas.

"Traté con cosas realmente exóticas, como ataques de osos grizzly y cosas así, pero esta es una que nunca había visto antes", dijo.

Austin requirió dos cirugías para reparar el daño. Durante uno de los procedimientos, se colocaron placas de titanio en su mandíbula para estabilizar el hueso y se arreglaron las otras lesiones de la carne.

Al menos dos personas han muerto como resultado de las explosiones de cigarrillos electrónicos en los últimos años. El año pasado, un hombre de Florida falleció luego de que la explosión enviarapedazos del dispositivo a su cabeza.

En febrero, otro cigarrillo electrónico de un hombre de 24 años explotó mientras lo fumaba y le cortó la arteria carótida en el cuello.

Entre 2015 y 2017, hubo aproximadamente 2,035 lesiones por explosión y quemaduras causadas por cigarrillos electrónicos, según un informe publicado el año pasado en BMJ Journals.

De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos , que regula todos los productos de tabaco, incluidos los cigarrillos electrónicos, las explosiones puede estar “relacionadas con las baterías.”

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, 3,6 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria usaron cigarrillos electrónicos el año pasado, un aumento de alrededor de 1,5 millones en comparación con 2017.

"Todo el mundo parece estar vapeando. Parece que esta tecnología realmente ha despegado, pero no nos educamos adecuadamente sobre los posibles riesgos", comentó la médico cirujana.

Austin dijo que ya no va a fumar más nunca.

Publicidad