null: nullpx
Abortos

La historia de Rosie Jiménez, la primera hispana que murió porque EEUU le negó el acceso a un aborto seguro

El país en el que murió Rosie Jiménez por no poder realizarse un aborto seguro era diferente al de ahora. No había comunidades organizadas ni fondos para ayudar a las mujeres a pagar por un procedimiento. Ahora existen, pero ante el fin de Roe vs. Wade los especialistas temen que muchas sean criminalizadas y hasta llevadas a prisión al estilo de países como El Salvador.
Publicado 15 May 2022 – 09:46 AM EDT | Actualizado 15 May 2022 – 09:46 AM EDT
Comparte
Default image alt
"El acceso al aborto salva vidas", se lee en la pancarta de estas activistas en una vigilia en memoria de Rosie Jiménez en McAllen, Texas. La foto de Jiménez está expuesta en el atril. Crédito: Cortesía Lilith Fund/TEA Fund

A Rosaura Jiménez le faltaba poco para graduarse de maestra en educación especial. Con ese título, soñaba, le daría a su hija Monique, de cuatro años, una infancia con menos pobreza de la que ella había vivido. Pero 'Rosie', como la conocían, murió antes de que todo eso pasara. Corría agosto de 1977. El derecho al aborto había quedado consagrado cuatro años atrás, pero la Enmienda Hyde entraba en efecto con la venia de la Corte Suprema. Con ella, los fondos federales de Medicaid no podían pagar los abortos de sus beneficiarias, mujeres pobres, como Rosie.

El 3 de octubre de 1977, a sus 27 años, la hispana falleció en el Hospital General de McAllen, en Texas. Sufrió una septicemia tras realizarse un aborto no seguro con una partera local.

Entre agosto y octubre de 1977, justo después de la implementación de la Enmienda, cuatro mujeres más llegaron a hospitales con sangramientos vaginales profusos o infecciones pélvicas tras realizarse abortos no seguros en Texas o en la fronteriza Reynosa, en México, según un reporte de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Tres tenían Medicaid, entre ellas Rosie, que se convirtió en la primera mujer que murió porque la Enmienda —una iniciativa del representante republicano Henry Hyde— le bloqueó los fondos para realizarse un aborto seguro y terminó atendiéndose en el lugar que pudo pagar. La partera le pidió a Rosie 125 dólares; un ginecólogo en McAllen cobraba 230 dólares.

Cuando se conoció la estadística, Jeannie Rosoff, entonces en Planned Parenthood, dijo: "Estos incidentes muestran que de lo que realmente estamos hablando es de mujeres pobres y desesperadas que están dispuestas (...) a morir por abortar. Los congresistas que apoyaron la prohibición de Medicaid para pagar por abortos son responsables de una cadena de eventos que inevitablemente llevaron a la muerte y sufrimiento de esas mujeres pobres".

Según un reporte publicado en la Librería Nacional de Medicina, la partera que atendió a Rosie fue detenida después de que activistas la grabaron ofreciéndoles realizar un aborto por 125 dólares. Fue sentenciada a tres días de cárcel y una multa de 100 dólares, pero no fue acusada por la muerte de Jiménez.

El incidente fue cubierto por grandes medios como The New York Times, The Washington Post, Los Angeles Times, ABC News. Abrió el debate en el país sobre los derechos reproductivos de las mujeres. Hubo vigilias en varias ciudades, algunas con cientos de personas descontentas. Rosie se había convertido en un símbolo para denunciar el daño que puede causar una ley cuando le cierra la puerta a las mujeres más pobres para que puedan realizarse un aborto seguro.

Rosie y la criminalización del aborto en EEUU

Han pasado 45 años de la muerte de Rosie. Estados Unidos ha cambiado. Existe la píldora abortiva —una forma "segura y efectiva" de poner fin a un embarazo desde casa—, hay mayor apoyo comunitario para las mujeres y fondos que financian abortos e incluso el traslado a otros estados cuando los suyos les cierran las puertas. Sin embargo, Rosie sigue inspirando a activistas que temen que el fin de Roe Vs. Wade y legislaciones estatales en al menos 26 estados puedan restringir por completo el derecho al aborto.

"La historia de Rosie ocurrió cuando Roe Vs. Wade era ley, el aborto se suponía que era un derecho. La realidad siempre ha sido que el derecho al aborto no ha sido suficiente si no hay acceso real, especialmente para mujeres como Rosie, de bajos recursos, madres solteras, latinas, mujeres de comunidades rurales. Rosie nos ayuda a entender que el derecho al aborto es súper importante, pero también lo es el acceso al aborto", explica Ana Rodríguez, directora de campaña de los fondos de aborto Lilith y Texas Equal Access.


Si las protecciones para el aborto se acaban con una decisión de la Corte en contra de Roe y los republicanos avanzan desde sus estados con más restricciones, se sumarían nuevos escenarios al panorama para unas 40 millones de mujeres en edad reproductiva que viven en Estados Unidos: que puedan enfrentar además penas de cárcel si se realizan un aborto incluso con la píldora, teme Sara Ainsworth, directora de temas legales y políticas en la organización If/When/How.

Ainsworth cree que la criminalización del aborto que existe en países como El Salvador —donde las mujeres son condenadas hasta a 30 años de prisión por pérdidas involuntarias— podría replicarse en un Estados Unidos sin la histórica sentencia de Roe Vs. Wade: "Ya estamos viendo casos similares", explica. Menciona el de Lizelle Herrera, quien llegó a un hospital buscando asistencia médica, le confió al personal que había intentado inducirse un aborto y fue reportada a las autoridades. Terminó acusada de asesinato a principios de abril en Texas aunque luego le retiraron los cargos.

Cargando Video...
Liberan a mujer que fue arrestada por homicidio tras abortar en Texas

Ainsworth recuerda también el caso de Purvi Patel, una mujer de 33 años que vivía en Indiana y fue acusada en 2015 de feticidio o la muerte de un feto por inducirse un aborto. En principio la condenaron a 20 años de cárcel, pero tras una apelación cumplió tres.

Desde el año 2000, dice, cuentan 60 mujeres que han sido criminalizadas por inducirse el aborto, como Herrera y como Patel.

"Tememos que haya más acusaciones por abortos si el derecho constitucional no es protegido en el país (...) Esto solo va a empeorar cuando veamos a los estados prohibir completamente el aborto", advierte la abogada. Asegura que se sintió decepcionada el miércoles cuando el Senado no apoyó una ley para blindar el derecho. "Creo que la gente va a entender mejor las consecuencias cuando la Corte Suprema tome la decisión. Van a entender lo que está en juego".

If/When/How tiene desde 2019 una línea para dar información legal gratis a quienes tienen dudas sobre sus derechos reproductivos. Desde que la semana pasada se filtró el borrador con las opiniones de los magistrados de la Corte Suprema sobre Roe, Ainsworth asegura que las llamadas se han incrementado "dramáticamente". "La gente está preocupada porque no saben qué hacer si quedan embarazadas y no se protegieran sus derechos. Están preocupados por sus hijos (...) porque potencialmente estarían sujetos a estas leyes por mucho tiempo en sus vidas reproductivas. Hay gente que quiere saber qué puede pasar si algo sale mal en su embarazo o si tienen pérdidas involuntarias, quieren saber si deben ir al hospital. Les da miedo".

Rodríguez explica que los fondos de ayuda para mujeres embarazadas existen "porque hemos estado navegando con restricciones por décadas". Igual que la línea de ayuda de If/When/How, asegura que aún si Roe Vs. Wade es revocada ellos seguirán financiando el viaje de mujeres a estados donde puedan realizarse abortos seguros: "La historia de Rosie nos ilustra que las restricciones al aborto, le quitan opciones a las personas, pueden hacer el aborto menos seguro y el impacto negativo siempre cae más duro en las personas que ya son marginalizadas (...) No es justo que el gobierno imponga tantas objeciones a alguien que ya tomó su decisión".

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés