null: nullpx

El agua contaminada de Flint se filtró en las primarias de Michigan

Los precandidatos han condenado lo ocurrido, pero solo Hillary Clinton y Bernie Sanders lo han convertido en punta de lanza de sus campañas
8 Mar 2016 – 6:53 PM EST

El martes 8 de marzo se realizaron las primarias demócratas y republicanas en Michigan, estado donde se encuentra la ciudad de Flint, que tiene dos meses en estado de emergencia porque sus aguas están contaminadas con plomo.

Se trata de una crisis de salud pública que ha puesto en peligro la vida de más de 100,000 personas, mayoritariamente negras y en situación de pobreza. Muchas familias hispanas también se han visto afectadas y el tema ha generado indignación nacional.

Los precandidatos demócratas y republicanos han condenado lo ocurrido, sin embargo, solo Hillary Clinton y Bernie Sanders han convertido el tema en punta de lanza de sus campañas y han exigido la renuncia del gobernador republicano, Rick Snyder, quien ha sido señalado como responsable de la crisis pero hasta ahora se ha negado a dimitir.

Esto es lo que los precandidatos a la presidencia han dicho sobre el tema:

  • Hillary Clinton

“El gobierno les ha fallado. A ustedes y a sus hijos. (...) Está lloviendo plomo en Flint y las autoridades son responsables”, dijo la precandidata demócrata en el debate efectuado en la ciudad el domingo.
La exsecretaria de Estado ya se había manifestado "indignada" durante el debate del 17 de enero, insistiendo en ha habido desidia en la respuesta al problema de la red de abastecimiento de agua potable, principalmente por motivaciones de racismo.


“Tenemos una ciudad de EEUU donde la población, en su mayoría pobre y en su mayoría negra, ha estado bebiendo y bañándose en agua tóxica contaminada con plomo. Y el gobernador del estado actuó como si no le importara (...) Estaríamos indignados si esto le sucediera a niños blancos, y deberíamos de estar indignados porque esté sucediendo ahora mismo con niños negros", dijo.

  • Ted Cruz

El senador por Texas Ted Cruz mencionó el 19 de enero durante su campaña en New Hampshire, que el problema en Michigan es una falla en “todos los niveles de gobierno, una falla de los funcionarios de la ciudad, de los funcionarios del condado y de los hombres y mujeres de Michigan que han sido traicionados”.

Cruz continuó: “Cada estadounidense tiene derecho a tener acceso a agua limpia. Es angustiante todos los niños que han sido envenenados por empleados del gobierno, por su negligencia y por su ineptitud”.

  • John Kasich

El gobernador de Ohio, John Kasich, respondió una pregunta directa sobre cómo habría manejado la crisis del agua el pasado 25 de febrero. “No conozco todos los detalles de lo que Rick Snyder ha hecho. Sé que ha habido personas despedidas, personas que han tenido que rendir cuentas. La verdad es que cada motor del gobierno debe moverse cuando uno ve una crisis como esa. He tenido muchas situaciones en el estado de Ohio donde me he tenido que mover: como las tormentas, los tiroteos en las escuelas. (...) Tienes que trabajar con las comunidades locales y tienes que trabajar con el gobierno federal, porque te das cuenta de que la gente depende de ti”.
Días después, durante su campaña en Grand Blanc, Michigan, Kasich salió en defensa del gobernador Snyder, diciendo que ha hecho todo lo que ha podido para responder a la contaminación. “No tengo todos los detalles, pero cuando sospechas de algo, tienes que actuar rápidamente y pienso que el gobernador está haciendo todo lo que puede (...) Creo que la clave está en qué hacer para que todo vuelva a recuperarse. Para mí, venir aquí y decirle cómo hacer su trabajo, no creo que eso sea apropiado”.

  • Marco Rubio

Durante el debate republicano del pasado 3 de marzo en Detroit, Michigan (a 70 millas de Flint), se mencionó la crisis de Flint. Rubio fue el único candidato que comentó sobre el tema.

“Lo que pasó en Flint es una cosa terrible”, dijo el senador por Florida. “Hubo fallas sistemáticas en cada nivel de gobierno”, pero “la politización del hecho, pienso, es muy injusta. No creo que nadie se despierte un día y diga: vayamos a envenenar a alguien’”. Luego se refirió al gobernador Snyder, diciendo: “ Le doy crédito. Asumió la responsabilidad”.

Previamente, el 18 de enero, mientras hacía campaña en Iowa, Rubio respondió a un reportero sobre Flint: “Ese no es el tema en el que nos hemos estado enfocando. (...) En general, yo creo que el rol del gobierno federal en algunas de estas cosas está ampliamente limitado a menos que involucre un asunto de jurisdicción federal”.

Cruz continuó: “Cada estadounidense tiene derecho a tener acceso a agua limpia. Es angustiante todos los niños que han sido envenenados por empleados del gobierno, por su negligencia y por su ineptitud”.

  • Bernie Sanders

El precandidato Bernie Sanders había exigido la renuncia del gobernador de Michigan antes del debate en Flint y allí reiteró su pedido. “Hay miles de niños envenenados, eso no es lo que debería ocurrir en este país”, señaló Sanders . “El país más rico en la historia debería reconsiderar sus prioridades”.
Pocos días antes, Sanders había realizado su primera visita oficial como precandidato a la presidencia a Flint y desde allí se dedicó a escuchar los testimonios de los residentes: “ Esto es tan doloroso, tan horrible, que es casi imposible de discutir”.


  • Donald Trump

El aspirante a la nominación republicana, Donald Trump, describió en NBC News la situación de Flint el 19 de enero como una “vergüenza”, aunque les dijo a los reporteros que no debería comentar sobre el tema. “Tienen un problema realmente difícil y sé que el gobernador está pasando un momento difícil”.


Publicidad