null: nullpx
Coronavirus

Medidas extremas: la hipotermia como "último recurso" para pacientes críticos con covid-19

El estado de “hibernación” en el que queda el organismo al reducir la temperatura corporal podría desacelerar el deterioro, argumentan algunos especialistas sobre los potenciales beneficios de esta técnica que ya se usa para mitigar los daños de un paro cardíaco y que ha dado resultados favorables en unos pocos casos relacionados con el coronavirus.
16 Mar 2021 – 11:17 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Inducir un estado de hipotermia a un paciente en estado crítico suena peligroso, pero esta medida extrema bien podría salvarle la vida. Unidades de cuidados intensivos usan este procedimiento para evitar el daño neurológico en pacientes con paro cardíaco, y hay médicos que proponen aplicarlo en personas con casos severos de covid-19.

Uno de ellos es Raul dos Reis Ururahy, especialista de la Escuela de Medicina de la Universidad de Sao Paulo, quien -en un artículo publicado en el Journal of Critical Care- argumenta que esta suerte de estado de “hibernación” en la que queda la persona cuando se reduce su temperatura corporal a 32-34 grados centígrados durante 48 horas, ayudaría a desacelerar los procesos de deterioro del organismo.

Creemos que gran parte del daño lo infringe no el virus per se, sino la respuesta del organismo a su presencia, por lo que ralentizar las reacciones sería un recurso valioso que también podría proteger los órganos al reducir los requerimientos de energía”, explica en conversación con Univision Noticias, agregando que un beneficio adicional sería corregir desviaciones en la coagulación, un problema frecuente en pacientes con covid-19.

A partir de extrapolaciones de estudios previos, Ururahy considera que la hipotermia podría brindar beneficios que “encajan como un guante” a los problemas creados por el covid-19: inhibición de la excesiva respuesta inflamatoria, minimización del daño a los órganos (en particular pulmones y riñones), optimización del flujo sanguíneo, aumento a la tolerancia al flujo sanguíneo insuficiente, corrección de problemas de coagulación -algo frecuente en pacientes con covid-19- y reducción del riesgo de arritmia.

Sedación total

¿Cómo se reduce la temperatura corporal? Mediante la inmersión en agua fría, con la asistencia de máquinas especializadas o el uso de ice packs. Para ello, se debe sedar al paciente antes y usar medidas que controlen los escalofríos, pues, “de lo contrario, el cuerpo genera respuestas peligrosas ante el frío, lo que no sólo limita los beneficios, sino que puede desencadenar daños”, aclara Ururahy.

Entre los riesgos de la hipotermia inducida están el desarrollo de arritmia, sepsis, desequilibrios en los electrolitos y otras complicaciones como inflamación cerebral, niveles elevados de potasio y convulsiones que pueden ocurrir en el proceso de recalentamiento si se hace demasiado rápido, explica a ABC News, el médico de atención crítica Viren Kaul.

La técnica no es nueva: se emplea en cirugías cardiacas para reducir el índice metabólico y preservar la vitalidad de los órganos, así como al tratar otras condiciones como paro cardíaco en muchos hospitales como el Cooper University Hospital de New Jersey, donde ha reducido en 35% la mortalidad de pacientes resucitados tras un paro cardíaco y aumentado en 39% las posibilidades de que no haya daños neurológicos en esos casos, según mencionan en su página web.

"Hubieran muerto sin la hipotermia"

En EEUU, un equipo de médicos liderado por Hugh Cassiere, director de servicios de atención crítica del Hospital de la Universidad de North Shore (Nueva York) ya probó la hipotermia inducida en pacientes con covid-19 hace meses.

Se usó como “último recurso” para cuatro pacientes en estado crítico conectados a un respirador artificial que ya se habían quedado prácticamente sin opciones.

Cuando los pacientes en estado crítico están conectados a un respirador artificial, el metabolismo se eleva, lo que va degradando los músculos usados para respirar. Los bajos niveles de oxígeno y altos niveles de dióxido de carbono en el flujo sanguíneo aumentan las probabilidades de falla de órganos vitales.

Aunque los pacientes en unidades de cuidados intensivos con covid-19 parecen estar bajo reposo, en realidad su organismo consume demasiada energía, algo que se conoce como respuesta hipermetabólica.

En dos de los pacientes mencionados en el estudio de caso que fue publicado en Metabolism Open, la hipotermia inducida atenuó el estado hipermetabólico y mejoró la función pulmonar: lograron ser desconectados del respirador artificial. “Estos pacientes hubieran muerto sin la hipotermia”, dijo Cassiere a ABC News.

Los hallazgos motivaron a Cassieri y a sus colegas a emprender un ensayo clínico que al final no se pudo concretar a falta de una muestra lo suficientemente grande de pacientes de covid-19 en ese hospital. “Sólo tenemos data anecdótica”, aclara a Univision Noticias.

Otro estudio de caso publicado en el Journal of Critical Care por Emmett Kistler, especialista en cuidados intensivos del Hospital General de Massachusetts, también encontró resultados favorables de la hipotermia inducida en un paciente de 38 años en estado crítico por el covid-19, quien, tras tres días bajo temperatura reducida (entre 33 y 34 grados centígrados), logró ser desconectado del respirador artificial y, eventualmente, ser dado de alta.

“La hipotermia terapéutica merece estudio adicional para determinados pacientes en estado crítico por covid-19”, concluye Kistler.

Para Ururahy, especialista de la Escuela de Medicina de la Universidad de Sao Paulo, los beneficios de la hipotermia reducida podrían incluso ser mayores si esta si la técnica -sencilla y barata- se implementa más temprano en el curso de la enfermedad severa, antes de que se llegue a un punto tan crítico. “Creo que el mejor momento para aplicarlo sería al emerger las primeras señales de deterioro clínico severo, antes de que la ventana de oportunidad para intervenir se desvanezca”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés